La osteoporosis: ¿solo afecta a mujeres y ancianos?

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
20/10/2021 - 09:37
Osteoporosis/Pixabay

Lectura fácil

Hoy, día 20 de octubre, se celebra el Día Mundial de la Osteoporosis, una enfermedad que en España afecta a casi tres millones de personas de más de 50 años y a alrededor de 20 millones en toda Europa. Esta enfermedad se caracteriza por el deterioro de los huesos y la celebración de este día tiene como objetivo concienciar a la población sobre su diagnóstico y tratamiento.

Día Mundial de la Osteoporosis

El 20 de octubre de 1996, la Sociedad Nacional de Osteoporosis de Gran Bretaña, lanzó una campaña dirigida a prevenir la enfermedad y a concienciar a la población sobre su diagnóstico y tratamiento. Desde ese momento se dio inicio al Día Mundial de la Osteoporosis.

Desde 1997 la campaña de lucha contra la enfermedad ha estado en manos de la Fundación Internacional de Osteoporosis o IOF (siglas en inglés), y a partir de 1998, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido partícipe de las distintas campañas.

Qué es la osteoporosis y su principal causa

La osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza por el deterioro de los huesos (literalmente poros o agujeros en los mismos) hasta provocar fracturas, pérdida de movilidad y, a la larga, incluso problemas psicológicos por el miedo a caídas o fracturas. La llaman la enfermedad silenciosa, ya que no se suele detectar hasta que comienzan a producirse las primeras fracturas (9 millones al año en toda Europa).

Además, esta enfermedad no solo supone un grave problema de salud pública, sino también un alto coste económico por los tratamientos y asistencia. Se prevé que para 2025 se dedicarán más de 38.000 millones de euros dirigidos a este fin.

Existen algunos factores que afectan a las posibilidades de desarrollar la enfermedad: sexo femenino, la edad, la raza o los antecedentes familiares.

¿Cuáles son los síntomas de la osteoporosis y su cura?

Uno de los principales problemas de la osteoporosis es que no presenta síntomas hasta que aparecen las fracturas por la pérdida de hueso. Lo más frecuente es que las fracturas se produzcan en regiones de hueso esponjoso como las vértebras (columna), la cadera o la muñeca.

De momento no se conoce una cura definitiva para esta enfermedad, solo algunos tratamientos paliativos que, a medio plazo, suelen provocar efectos secundarios indeseados que provoca que muchos pacientes quieran abandonarlos. A pesar de eso, sí se trabaja en la prevención, con suplementos de calcio o recomendaciones de alimentación para fortalecer los huesos.

Existe un tratamiento muy novedoso, el calostro de bovino, que contiene poderosos factores inmunológicos y de crecimiento, además de sustancias específicas para la salud de los huesos.

Proyecto Colosteo

En este proyecto han colaborado las universidades de Porto (Portugal) y Thessaly (Grecia), junto con las empresas Biomechanical Solutions y Saluris (griega y española). Este proyecto ha estudiado y concluido con éxito que la suplementación previa a pacientes susceptibles de desarrollar dicha enfermedad con este calostro puede reducir los índices de incidencia, además no tiene ningún efecto secundario.

Añadir nuevo comentario