Consejos de belleza: ¡Cuida tu sonrisa!

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Paola Torres, consejos de belleza

Lectura fácil

La sonrisa mejora nuestra imagen personal.

Se suele decir que una sonrisa ilumina el rostro.

Cuando sonreímos nuestra piel está más brillante y tiene mejor aspecto.

Esto ocurre porque gracias a los movimientos musculares y a las
sustancias que libera nuestro cerebro, las células se oxigenan mejor.

Además una sonrisa sincera hace que nos brillen los ojos y que la
expresión de nuestro rostro sea más dulce y amable.

Sonreír mejora nuestro aspecto físico, levanta nuestro estado de ánimo y
también hace más fácil la comunicación con los demás.

Es un gesto sencillo de hacer y fácil de entender
porque es un lenguaje universal.

Este lenguaje expresa simpatía, alegría y felicidad 
en todos los idiomas.

Para obtener los beneficios de una sonrisa no es necesario sentirse alegre.

También podemos sonreír para ser felices.

El simple acto de sonreír hace que nuestro cerebro envíe a todo nuestro
cuerpo sustancias que nos proporcionan sensación de bienestar.

Esto ocurre porque el cerebro no tiene en cuenta la intención, solo
interpreta la posición de los músculos de la cara.

Así que la buena noticia es que la sonrisa ¡también se puede
practicar!.

Podemos practicar la sonrisa todos los días delante del espejo.

De esta forma también trabajamos los músculos de la cara.

A veces nos cuesta sonreír porque nuestros músculos faciales no están
entrenados.

Hay muchos ejercicios que podemos hacer para mejorar el tono de los
músculos de la cara.

Además hacer gestos y ejercicios delante del espejo puede ser muy
divertido y esto también nos hace sonreír.

Empezar el día sonriéndonos a nosotros mismos
envía un mensaje positivo a nuestro cerebro.

También podemos provocar la sonrisa pensando en las cosas que más nos
gustan.

Una buena idea es hacer una lista de las cosas que más nos gustan y
repasarla todos los días.

Sonreír, aunque a veces no tengamos ganas de hacerlo, eleva nuestro
estado de ánimo porque nuestro cerebro se siente más feliz.

Cuidar de nuestra sonrisa implica también cuidar de nuestra boca.

Recuerda que es muy importante:

  • Mantener sanos nuestros dientes y encías.
  • Hidratar bien los labios.
  • Sonreír no solo es una forma sencilla y barata de mejorar nuestra
    apariencia externa y nuestro estado de ánimo.
  • La sonrisa además es contagiosa por lo que tiene beneficios también para
    las personas que nos rodean.

La sonrisa mejora nuestra imagen personal.

Se suele decir que una sonrisa ilumina el rostro.

Cuando sonreímos nuestra piel está más brillante y tiene mejor aspecto.

Esto ocurre porque gracias a los movimientos musculares y a las
sustancias que libera nuestro cerebro, las células se oxigenan mejor.

Además una sonrisa sincera hace que nos brillen los ojos y que la
expresión de nuestro rostro sea más dulce y amable.

Sonreír mejora nuestro aspecto físico, levanta nuestro estado de ánimo y
también hace más fácil la comunicación con los demás.

Es un gesto sencillo de hacer y fácil de entender
porque es un lenguaje universal.

Este lenguaje expresa simpatía, alegría y felicidad en todos los idiomas

Para obtener los beneficios de una sonrisa no es necesario sentirse alegre.

También podemos sonreír para ser felices.

El simple acto de sonreír hace que nuestro cerebro envíe a todo nuestro
cuerpo sustancias que nos proporcionan sensación de bienestar.

Esto ocurre porque el cerebro no tiene en cuenta la intención, solo
interpreta la posición de los músculos de la cara.

Así que la buena noticia es que la sonrisa ¡también se puede
practicar!.

Podemos practicar la sonrisa todos los días delante del espejo

De esta forma también trabajamos los músculos de la cara.

A veces nos cuesta sonreír porque nuestros músculos faciales no están
entrenados.

Hay muchos ejercicios que podemos hacer para mejorar el tono de los
músculos de la cara.

Además hacer gestos y ejercicios delante del espejo puede ser muy
divertido y esto también nos hace sonreír.

Empezar el día sonriéndonos a nosotros mismos envía un mensaje positivo a nuestro cerebro

También podemos provocar la sonrisa pensando en las cosas que más nos
gustan.

Una buena idea es hacer una lista de las cosas que más nos gustan y
repasarla todos los días.

Sonreír, aunque a veces no tengamos ganas de hacerlo, eleva nuestro
estado de ánimo porque nuestro cerebro se siente más feliz.

Cuidar de nuestra sonrisa implica también cuidar de nuestra boca.

Recuerda que es muy importante:

  • Mantener sanos nuestros dientes y encías.
  • Hidratar bien los labios.
  • Sonreír no solo es una forma sencilla y barata de mejorar nuestra
    apariencia externa y nuestro estado de ánimo.
  • La sonrisa además es contagiosa por lo que tiene beneficios también para
    las personas que nos rodean.

Paola Torres Muinelo (VíaPaolablog)
Equipo Escuela de Imagen y Moda Fácil

Síguenos en Instagram

Añadir nuevo comentario