La Comunidad de Madrid necesita más médicos de familia y pediatras

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Médicos

Lectura fácil

Esta noticia no tiene texto fácil, se mostrará el texto normal

UGT Madrid afirmó este jueves que la Comunidad de Madrid necesitaría 527 médicos de familia y 121 pediatras para alcanzar la media nacional.

Madrid "tiene un grave problema de lista de espera en Atención Primaria"

El abordaje de la reducción de esta lista de espera hace necesaria la implementación de políticas que reduzcan el ratio de tarjetas sanitarias por profesional. Dicha medida traería consigo la mejora de la presión asistencial y los tiempos de dedicación por paciente.

En cuanto a los médicos de familia, UGT Madrid recordó que según datos del Ministerio de Sanidad, el número de tarjetas asignadas por Médico de Familia en la Comunidad Autónoma de Madrid se situaba en 1.557 tarjetas. Un 12,7 por ciento superior al conjunto del Sistema Nacional de Salud.

Madrid es la comunidad autónoma con el ratio más alto, sólo superada por Baleares

Este sindicato subrayó además que durante el pasado año aumentó la plantilla de medicina de familia en 33 profesionales hasta los 3.627 que tenían que atender a una población de 5.644.495 personas.

Hay que señalar “que este aumento de profesionales no supuso una disminución, en este mismo año la población asignada aumentó en 48.584 personas”.

Pediatras

Esta situación también se repite en la especialidad de Pediatría. El número de tarjetas asignadas por Pediatra en la Comunidad Autónoma de Madrid (1.151 TSI/profesional) también superaba la media nacional (1.007 TSI/profesional) en un 12,5 por ciento.

Según UGT Madrid, hay que señalar que durante el año 2018 aumentó la plantilla de pediatría en 5 profesionales. En ese mismo año la población asignada disminuyó en 4.635 personas, lo que permitió que la ratio se redujese en un 0,9 por ciento.

Por ello, este sindicato subrayó que “es necesaria una nueva política de recursos humanos que tenga por objeto finalizar con la escasez de profesiones en el Servicio Madrileño de la Salud. El modelo basado en la optimización de los recursos y tareas se ha agotado, ha dejado de ser eficiente, y su mantenimiento sólo conseguirá incrementar las cargas asistenciales y desmotivar a los trabajadores”.

Añadir nuevo comentario