Mutilación genital femenina: una batalla por la tolerancia cero

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
06/02/2020 - 09:14
Los motivos de la ablación genital son mayormente culturales. La práctica deja graves consecuencias físicas y psicológicas. | Foto: AP

Lectura fácil

El 06 de febrero es el Día Internacional de la Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, pero aún más de 200 millones de mujeres y niñas que viven en 30 países la han sufrido y siguen sufriéndola. 

¿Qué es la mutilación genital femenina?

La mutilación genital femenina, ablación femenina o MGF, incluye todo tipo de procedimientos de resección parcial o total, o de extirpación de los genitales femeninos, así como otras lesiones de esos órganos sin un motivo médico.

Para muchas comunidades donde se lleva a cabo la mutilación genital femenina, esta es considerada un rito que asegura que las niñas y mujeres sean aceptadas en la sociedad. Las mujeres que han sido víctimas de una mutilación genital corren un mayor riesgo de ser infértiles, y un peligro dos veces mayor que el promedio de morir al dar a luz. Además del dolor atroz que esto significa, las niñas y mujeres pueden morir debido a hemorragias e infecciones, incluso aunque se las lleve a una consulta médica de inmediato.

Se suele realizar con una cuchilla con la que se mutilan el clítoris externo, los labios mayores, los labios menores de la vagina, o todo a la vez, según el tipo de mutilación que se practique. Otra variante es la de coser los extremos de la vulva dejando solo un pequeño orificio para la salida de la orina y la sangre menstrual, conocida como infibulación. La MFG puede incluir también el rasgado, la laceración o el estiramiento de los genitales.

Tolerancia cero

La ONU tiene por objetivo poner fin a la mutilación femenina en 2030, pero será necesario aumentar los esfuerzos para lograrlo.

La MGF está vinculada con creencias religiosas y tradiciones, en las que algunos grupos ven en ella la salvaguarda de la virginidad, el control de la sexualidad femenina y hasta una protección contra las violaciones. 

La mutilación genital femenina constituye una vulneración de los derechos humanos con graves consecuencias físicas y psicológicas y una forma de violencia de género.

La mutilación genital femenina se inscribe dentro de las denominadas “Practicas Tradicionales Perjudiciales”, que afectan la salud de las mujeres y niñas y vulnera sus derechos humanos, y que son frecuentes en todo el mundo. Son realizadas mediante el uso de la fuerza (violencia o presión) y en nombre de la tradición. La MGF, como el resto de estas prácticas, tiene sus raíces en el sistema de denominación patriarcal, que se mantiene por valores y creencias sostenidas por las comunidades de generación en generación.

Fue en el año 2012, cuando la Asamblea General de la ONU aprobó la primera resolución que condena la mutilación y exigió a los estados miembros su prohibición y castigo, considerándola: un atropello irreparable e irreversible que niega los derechos humanos de las mujeres y las niñas” demandando el fortalecimiento de “los programas de concienciación y la participación de las y los lideres comunitarios y religiosos, las instituciones de enseñanza, los medios de difusión y las familias”.

El ODS de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030, se propone “Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas, y en él se incluye como meta especifica la eliminación de todas las prácticas nocivas, como la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil”.

¿En qué países se practica la ablación?

De acuerdo a un informe de la ONU, la mutilación genital femenina se continúa practicando en casi 30 países africanos, aunque en casi todos el procedimiento está prohibido.

En África, la práctica es común en ciertas comunidades de estos 30 países: Benin, Burkina Faso, Camerún, Chad, Costa de Marfil, Djibouti, Egipto, Etiopía, Eritrea, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Kenya, Liberia, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, República Centroafricana, República Democrática del Congo, República Unida de Tanzanía, Senegal, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Togo, Uganda, Yubuti y Zambia.

Más del 90 por ciento de las mujeres y niñas han sufrido la extirpación parcial o total de sus genitales externos en naciones como Somalia (98%), Guinea (97%), Djibouti (93%) y Egipto (93%).

Ciertas comunidades de la India, Indonesia, Malasia, Pakistán y Sri Lanka también practican la mutilación genital femenina. Asimismo, en España, donde la ablación está prohibida.

En Oriente Medio, la ablación se mantiene en los Emiratos Árabes Unidos, Omán y Yemen, así como en Palestina, Irak e Israel.

Añadir nuevo comentario