Natalia es una niña con fallo intestinal y todo un alegre ejemplo a seguir

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Natalia fallo intestinal

Lectura fácil

Esta noticia no tiene texto fácil, se mostrará el texto normal

Una enfermedad rara, el 'fracaso intestinal', ha llevado a Natalia García a pasar ingresada siete de sus nueve años de vida. Sin embargo, esto no le impide ser, como ella misma se define, una niña “muy alegre”.

Un ejemplo a seguir para otros menores de su edad

Natalia se pasa días 'encerrada' en el hospital, pero en una charla que ha dado frente a 200 escolares de entre 7 y 12 años del colegio Brains International School (Alcobendas), ha demostrado que lo importante no es el escenario donde uno reside, sino cómo vive.

Ataviada con la mochila que le permite alimentarse, ha llegado puntual a su cita en el colegio, acompañada de su hermana gemela Silvia.

“Estoy en el hospital. Me han dejado salir para venir a hablar con vosotros. Yo nací muy malita y me llevaron a la UVI. Primero tuve un problema del corazón y después, un fracaso intestinal. Vamos, que por la boca no puedo comer”

No ha sido una hazaña difícil, porque Natalia es “la más graciosa y la más alegre”, como dicen sus familiares. Pronto se hace con el cariño y la atención de cualquiera.

La charla ha empezado con un inusual silencio que la protagonista ha roto con un “Cuando nací estaba muy, muy, muy malita y ya me tuvieron que meter en la UVI”.

A su fallo intestinal, diagnosticado a los dos años, se suma que sufre problemas del corazón de nacimiento

Por ello, no puede ser sometida a un trasplante de intestino y a su corta edad se ha convertido en una enferma crónica.

Acompañada por Silvia, su gemela, Natalia acudió también con Alba R. Santos, la directora de Nupa. La menor relató su historia en un encuentro organizado para concienciar a los escolares. Hay realidades muy duras y muy distintas a las que ellos viven.

En Nupa respaldan a quienes sufren el denominado "fracaso intestinal" o síndrome del intestino corto, una pérdida de una parte del intestino delgado. Provoca trastornos nutricionales y metabólicos.

En Nupa han ayudado a ordenar la historia de Natalia. Tras ocho operaciones a corazón abierto, catorce cateterismos y siete cirugías del intestino, entre otras intervenciones menores, aprecia cada minuto que pasa fuera del hospital.

Cuenta que no necesita ingerir alimentos, porque su mochila le da todos los nutrientes que precisa

"Es como si tomara leche con galletas”, resume la pequeña. No obstante, celebra que en ocasiones sí le dejan tragar algunas cosas sencillas, por el simple placer de saborear alimentos.

Sopa acompañada de agua es su plato favorito si puede compartirlo con sus padres y sus otros cuatro hermanos, ya sea en el hospital o en su casa.

Natalia vive en Tres Cantos, cerca del Hospital La Paz, el único de España donde tratan su síndrome. Ello facilita que durante los ingresos (algunos muy largos, como el último, que duró trece meses), pueda salir algunas horas a la calle, de visita, o a su casa.

El colegio de Alcobendas dona 3.000 euros a la asociación Nupa para cumplir los sueños de otros menores en la misma situación

El motivo por el que Natalia se ha acercado al colegio Brains International School es que uno de sus profesores, Eduardo Pérez, va a donar a la asociación Nupa 3.000 euros procedentes de un reconocimiento que ha obtenido por haber cruzado a nado el Estrecho de Gibraltar.

Los niños le han hecho todo tipo de preguntas:

Cómo se siente cuando ingresa en áreas donde no la pueden acompañar (“solísima, echando mucho de menos a sus hermanos”); a qué quiere dedicarse cuando sea adulta (“peluquera de perros”); cómo aprende en el hospital (con un “profe particular”); si le molesta el aparato (“¡ni siquiera lo noto!”) y, la cuestión más repetida: cómo lo hace para estar tan alegre.

La propia madre de Natalia, Sara García, reconoce que es la fortaleza de Natalia la que impulsa a la familia a salir hacia adelante, buscando “el lado positivo de las cosas”. Una filosofía de vida que quieren trasladar a otras personas, enfermas o sanas, para ayudarles a hacer su día a día más llevadero.

Entre los adultos que han escuchado a Natalia se repetía esa misma idea: hay que relativizar y saber medir las preocupaciones.

Así lo han aprendido los 200 oyentes, que se han marchado con la idea compartida de que algunas son importantes pero “si no hay problemas graves a la vista, nadie debe estar ‘incontento’”.

Globalnews10 apuesta por la inclusión y la integración social de las personas con discapacidadNuestro sitio web comienza una iniciativa con el fin de garantizar que personas con capacidades especiales, mayores y otros colectivos con riesgo de exclusión, puedan acceder a toda la información que publicamos día a día.

Añadir nuevo comentario