Pasos para recargar un coche eléctrico en casa

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Chico recargando su coche eléctrico / Elcorreo.com

Lectura fácil

Cada vez son más los usuarios que deciden apostar por la tecnología pura de cero emisiones
de un coche eléctrico para sus desplazamientos diarios.

A la hora de comprar un vehículo eléctrico hay que tener en cuenta uno de los factores más importantes: su recarga. 

La recarga de coches eléctricos en casa tiene grandes ventajas
como un mayor control de la gestión de la energía, ahorro económico
o evitar desplazamientos a estaciones de servicio.
Por ello, contar con un punto de recarga en el garaje, ya sea particular o comunitario,
es más sencillo de lo que parece.

No recomendable recargar coches eléctricos en casa con un cable normal.
Este tipo de recarga es demasiado lenta, y puede no ser segura.
Las tomas de corriente más comunes no están diseñadas
para trabajar a su máxima potencia durante muchas horas consecutivas. 

La mayoría de los propietarios de coches eléctricos recargan su coche eléctrico en casa
con un punto de recarga con cable incorporado, también llamado Wallbox,
un punto de recarga con la electrónica precisa.

Además, también puedes recargar tu coche eléctrico
con la contribución de una instalación fotovoltaica,
que hará que la movilidad con tu coche eléctrico sea aún más asequible, y más verde
gracias a la energía de la luz solar.

Normalmente, los coches eléctricos quedan aparcados en el garaje de casa durante varias horas al día,
y principalmente durante la noche;
por eso, resulta muy apropiado tener un punto de recarga en tu propio parking.

En España, el precio del kilovatio tiene un precio medio de 13 céntimos de euro con impuestos
y sin aplicar tarifas especiales.

Usando un cargador en casa, cuya instalación suele oscilar entre los 750 y los 2.000 €
necesitaríamos poco más de 6 horas para recargar un coche eléctrico en casa.

Los coches eléctricos representan menos de un 2% del total de las matriculaciones, pero cada vez son más los usuarios que deciden apostar por la tecnología pura de cero emisiones para sus desplazamientos diarios.

A la hora de comprar un vehículo eléctrico hay que tener en cuenta uno de los factores más importantes: su recarga. Una cuestión que los coches eléctricos pueden realizar en casa, pero cómo se hace.

La recarga de coches eléctricos en casa tiene grandes ventajas como un mayor control de la gestión de la energía, ahorro económico o evitar desplazamientos rutinarios a estaciones de servicio. Por ello, contar con un punto de recarga en el garaje, ya sea particular o comunitario, es más sencillo de lo que parece.

Pese al desembolso económico realizado inicialmente al comprar un vehículo de estas características, su comprador acabará ahorrando a medio/largo plazo gracias a su escaso mantenimiento y, sobre todo, a lo poco que cuesta recargarlo actualmente.

¿Puedo recargar mi coche eléctrico en un enchufe normal?

Según la web conducetuciudad.com, no es lo recomendable para la recarga habitual de coches eléctricos en casa. Principalmente, tal como exponen en dicho portal, por dos motivos; la recarga es demasiado lenta, y puede no ser seguro. Las tomas de corriente más comunes no están diseñadas para trabajar a su máxima potencia durante muchas horas consecutivas. La recarga del coche eléctrico se da mayoritariamente por la noche en el garaje, bajo ningún tipo de vigilancia o supervisión, estando el vehículo totalmente desatendido, por tanto debemos tomar todas las precauciones necesarias con el fin de tener un punto de recarga seguro en nuestro hogar. 

La mayoría de los propietarios de coches eléctricos recargan su coche eléctrico en casa con un punto de recarga con cable incorporado, también llamado Wallbox.

Además, también puedes recargar tu coche eléctrico con la contribución de una instalación fotovoltaica, que hará que la movilidad con tu coche eléctrico sea aún más asequible, y más verde.

¿Qué es un Wallbox?

Un Wallbox, o punto de recarga, es un dispositivo que gestiona la carga de un coche eléctrico. Es una instalación con la electrónica precisa para el control de la recarga del vehículo de manera segura. Este va ubicado en la pared del garaje y destaca por las siguientes características:

  • Reducción de los tiempos de carga.
  • Más seguridad para las baterías, lo que evita picos de tensión con su función de protección contra descargas y armonización de la potencia.
  • Puede conocerse cuánta energía se consume en la recarga.
  • Es posible programar la recarga y así aprovechar las tarifas energéticas que más beneficien.

Cuánto cuesta recargar un coche eléctrico

Normalmente, los coches eléctricos quedan aparcados en el garaje de casa durante varias horas al día, y principalmente durante la noche; por eso, resulta muy apropiado tener un punto de recarga en tu propio parking para cargar el coche durante las horas en las que tu coche eléctrico está aparcado.

En España, el precio del kilovatio tiene un precio medio de 13 céntimos de euro con impuestos y sin aplicar tarifas especiales.

Usando un cargador en casa, cuya instalación suele oscilar entre los 750 y los 2.000 € con una potencia contratada de 5,5 kW la lógica nos dice que necesitaríamos poco más de 6 horas para recargar un coche eléctrico en casa, pero dado que no le llega toda la potencia al coche, la cuenta sale a aproximadamente 10 horas para tener el 100% de la batería.

Para tener la totalidad de la carga el coste de la misma sería aproximadamente de 4,55 euros, es decir, que podríamos recorrer 100 kilómetros por tan solos 2,27 euros, un precio muy por debajo de los coches de combustión actuales.

Diferentes tarifas horarias

Si la potencia de electricidad contratada en tu casa es baja, como por ejemplo 3,3kW, se puede instalar un cargador configurable y adaptarlo a la potencia disponible, lo único es que tu coche eléctrico tardará más en recargarse.

Actualmente las compañías eléctricas disponen de una tarifa para los coches eléctricos llamada Tarifa 2.0 DHS cuyo precio oscila entre los 0,049 céntimos para las tarifas súper valle (nocturnas), 0,09 céntimos para las valle y 0,11 céntimos para las horas punta.

No es necesario esperar a que la batería del coche se descargue del todo para realizar una carga completa. De hecho, las baterías de litio de los coches eléctricos, se benefician de cargas parciales, y no pierden autonomía realizando pequeños intervalos de recarga. Al igual que pasa con muchos teléfonos móviles de última generación.

Añadir nuevo comentario