Dentro de 20 años habrá 323 millones de vehículos eléctricos circulando

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Vehículos eléctricos / WORLD ENERGY TRADE

Lectura fácil

Wood Mackenzie, también conocido como WoodMac,
es un grupo global de consultoría e investigación en energía, energías renovables, metales y minería.

Según una nueva investigación de este grupo,
se espera que las ventas de vehículos eléctricos alcancen los 45 millones de unidades al año para 2040.

El vehículo eléctrico es una eficaz herramienta que permitiría empezar a controlar las emisiones de gases contaminantes producidos por la actividad del transporte.

El sector de la automoción emplea de manera poco eficaz
grandes cantidades de combustibles derivados del petróleo.
Por otra parte la contaminación acústica, que producen dichos motores,
son sin duda un factor más de impacto ambiental.

Numerosos países ya han comprendido el importante papel que el vehículo eléctrico
puede desempeñar en el futuro
y ya existen diversas políticas para ayudar e incentivar la difusión de esta tecnología.

Wood Mackenzie, también conocido como WoodMac, es un grupo global de consultoría e investigación en energía, energías renovables, metales y minería. Según una nueva investigación de este grupo, se espera que las ventas de vehículos eléctricos alcancen los 45 millones de unidades al año para 2040, con un parque mundial de 323 millones de coches eficientes.

La pandemia retrasa las ventas totales de vehículos eléctricos en dos años

Las respuestas a la pandemia de China y Europa han apoyado fuertemente una recuperación verde, mientras que la respuesta de Estados Unidos no ha sido tan favorable a la movilidad sostenible.

Los autobuses eléctricos en China han representado la totalidad de los vehículos eléctricos comerciales durante los últimos años. Los autobuses liderarán la electrificación del segmento comercial global hasta 2026. Después de 2026, los camiones ligeros se harán cargo.

Pero a pesar de que el parque de vehículos eléctricos crece a 35 veces su tamaño actual, la curva de emisiones del transporte se aplanará y no caerá. La contribución global del transporte a las emisiones de CO2 aumentará en 1,3 megatoneladas de aquí a 2040.

Los principales fabricantes de automóviles se han propuesto ser climáticamente neutrales para 2050 y ven a los vehículos eléctricos de batería (BEV) como el elemento clave para lograr ese objetivo”, dijo Ram Chandrasekaran, analista principal de Wood Mackenzie.

Los principales impulsores de los vehículos eléctricos

La adopción de vehículos eléctricos comerciales tiene menos barreras que la adopción de vehículos eléctricos de pasajeros y estará impulsada por los precios en lugar de las regulaciones de emisiones.

Uno de los principales impulsores de la creciente adopción de vehículos eléctricos para automóviles de pasajeros son los estrictos objetivos regulatorios exigidos a nivel mundial.

Wood Mackenzie espera que la adopción de vehículos eléctricos comerciales experimente un cambio radical cuando el coste total de propiedad se vuelva favorable para los vehículos eléctricos.

La falta de infraestructura de carga de vehículos eléctricos y el alto precio de los coches eléctricos se han citado ampliamente como barreras para la adopción generalizada de vehículos eléctricos. Sin embargo, Wood Mackenzie ve avances en ambos frentes. “El precio proyectado de los paquetes de baterías sigue cayendo. Esperamos que se supere el umbral de $ 100 / KWh para 2024, un año antes que nuestras proyecciones anteriores".

Por lo que hace referencia a los punto de carga, “se proyecta que entre los públicos y residenciales acumulados crecerán a 32,5 millones y 5,4 millones de puntos de venta para 2030 y tendrán un valor de inversión de US $ 2.700 millones y $ 3.300 millones, respectivamente”, dijo Chandrasekaran.

La movilidad compartida a la que nos ha llevado la pandemia de coronavirus reduce el escepticismo con respecto a los vehículos eléctricos y es esencial para mejorar la calidad de vida.

Reducir la cantidad de vehículos en la carretera tiene el objetivo de disminuir la congestión. También puede reducir tiempo, combustible y dinero. En definitiva, los vehículos eléctricos conllevan un indiscutible beneficio para el medio ambiente, por eso es importante que el pronóstico del estudio de Wood Mackenzie se cumpla.

Añadir nuevo comentario