Muere Carolina Cerezo, icono de la lucha contra el cáncer

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Carolina Cerezo

Lectura fácil

Esta noticia no tiene texto fácil, se mostrará el texto normal

Fallece Carolina Cerezo, la malagueña de 25 años que visibilizó su lucha contra el cáncer.

La joven, que padecía un tumor raro, estaba buscando un tratamiento experimental

Triste desenlace en la lucha contra el cáncer iniciada por Carolina Cerezo, la malagueña de 25 años que llevaba dos años enferma y estaba buscando un tratamiento experimental.

El colegio en el estudió la joven, el centro concertado Santísima Trinidad Málaga, comunicaba su fallecimiento y le transmitía sus condolencias a la familia a través de las redes sociales.

"Con enorme pesar comunicamos el fallecimiento de nuestra alumna. Queremos trasmitir nuestro más sentido pésame a su familia y rezamos por su eterno descanso. DEP". De esta manera ha anunciado el centro educativo Trinitarias de Málaga la muerta de Carolina Cerezo.

https://twitter.com/Trinitariasmlg/status/1131279760016007168

Carolina Cerezo había pasado ya por dos operaciones y hace poco más de una semana relataba que iba por su quinta hospitalización, en el Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla.

Esta operación la llevó a perder parte de sus aparatos digestivos y reproductor. Cerezo relataba en la carta su incansable búsqueda de nuevos tratamientos que pudieran funcionar en su caso, "lamentando que ninguno haya sido probado en humanos".

"Yo quiero que prueben conmigo. Sé que mi cura está ahí afuera. No me pienso rendir hasta que agote todas las opciones", concluía en su misiva a El País.

Poco después, insistía en 'La Opinión de Málaga' en la necesidad de encontrar un remedio que pudiera paliar el cáncer: "No me voy a rendir, y si hay algún tratamiento que se adapte a mi, quiero que experimenten conmigo".

Una llamada de auxilio

Carolina Cerezo estaba dispuesta a probar algún tratamiento experimental. “Busco alguna vía que me permita seguir disfrutando de la vida. Sé que mi cura está ahí afuera. No me pienso rendir hasta que no agote todas las opciones”, advertía entonces.

La joven, vecina de Puerta Blanca, sufría carcinomatosis peritoneal, que es un tumor metastásico.

Su hermana Gloria, de 39 años, ha sido su gran apoyo en esta lucha. Junto a su madre ambas la han acompañado en el hospital sevillano.

Añadir nuevo comentario