ODS 16: Paz, Justicia e Instituciones sólidas

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
11/04/2020 - 10:00
ODS 16

Lectura fácil

  • Objetivo 16: Paz, justicia e instituciones sólidas.
  • ¿En qué consiste?

España forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, también conocidos como Objetivos Mundiales que se adoptaron por todos los Estados Miembros en 2015 como un llamamiento global para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad para 2030.

Los ODS son un total de  17 Objetivos y están todos relacionados entre sí. Siguiendo la promesa de no dejar a nadie atrás, los países se han comprometido a acelerar el progreso para aquellos más atrasados. Es por esto que los ODS han sido diseñados para traer al mundo varios “ceros” que cambien la vida, lo que incluye pobreza cero, hambre cero, SIDA cero y discriminación cero contra las mujeres y niñas.

Conseguir los ODS requiere la colaboración de los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y los ciudadanos por igual para asegurar que dejaremos un planeta mejor a las generaciones futuras. 

Todo el mundo es necesario para alcanzar estos objetivos ambiciosos. Se necesita la creatividad, el conocimiento, la tecnología y los recursos financieros de toda la sociedad para conseguir los ODS en cada contexto. 

Objetivo 16: Paz, Justicia e Instituciones sólidas

Sin paz, estabilidad, derechos humanos y gobernabilidad efectiva basada en el Estado de derecho, no es posible alcanzar el desarrollo sostenible. Vivimos en un mundo cada vez más dividido. Algunas regiones gozan de niveles permanentes de paz, seguridad y prosperidad, mientras que otras caen en ciclos aparentemente eternos de conflicto y violencia. De ninguna manera se trata de algo inevitable y debe ser abordado.

Los altos niveles de violencia armada e inseguridad tienen consecuencias destructivas para el desarrollo de un país, afectan el crecimiento económico y resultan a menudo en agravios arraigados que pueden extenderse por generaciones. La violencia sexual, los delitos, la explotación y la tortura también son fenómenos generalizados donde existen conflictos o no hay Estado de derecho y los países deben tomar medidas para proteger a los sectores que corren más riesgos.

Este ODS busca reducir sustancialmente todas las formas de violencia y trabajan con los gobiernos y las comunidades para encontrar soluciones duraderas a los conflictos e inseguridad. El fortalecimiento del Estado de derecho y la promoción de los derechos humanos son fundamentales en este proceso, así como la reducción del flujo de armas ilícitas y la consolidación de la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernabilidad mundial.

https://youtu.be/b4BE54p2TPM
ODS 16

Algunos datos

  • A finales de 2017, 68,5 millones de personas fueron forzosamente desplazadas como resultado de la persecución, el conflicto, la violencia o las violaciones de los derechos humanos.
  • Unos 49 países en todo el mundo aún carecen de leyes que protejan a las mujeres de la violencia doméstica.
  • 1.000 millones de personas son legalmente "invisibles" porque no pueden probar quiénes son. Se estima que 625 millones de nacimientos de niños menores de 14 años nunca fueron registrados.
  • Entre las instituciones más afectadas por la corrupción se encuentran el poder judicial y la policía.
  • La corrupción, el soborno, el robo y la evasión impositiva cuestan alrededor de US $ 1,26 billones para los países en desarrollo por año; esta cantidad de dinero podría usarse para ayudar a aquellos que viven con menos de $ 1.25 al día por encima de $ 1.25 durante al menos seis años.
  • Aproximadamente 28.5 millones de niños en edad escolar primaria que no asisten a la escuela viven en áreas afectadas por conflictos.
  • El estado de derecho y el desarrollo tienen una interrelación significativa y se refuerzan mutuamente, por lo que es esencial para el desarrollo sostenible a nivel nacional e internacional.
  • La proporción de presos detenidos sin sentencia se ha mantenido casi constante en la última década, en el 31% de todos los presos.

Metas a alcanzar

  • Garantizar la adopción en todos los niveles de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades.

  • Ampliar y fortalecer la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernanza mundial.

  • De aquí a 2030, proporcionar acceso a una identidad jurídica para todos, en particular mediante el registro de nacimientos.

  • Garantizar el acceso público a la información y proteger las libertades fundamentales, de conformidad con las leyes nacionales y los acuerdos internacionales.

  • Fortalecer las instituciones nacionales pertinentes, incluso mediante la cooperación internacional, para crear a todos los niveles, particularmente en los países. en desarrollo, la capacidad de prevenir la violencia y combatir el terrorismo y la delincuencia.

  • Promover y aplicar leyes y políticas no discriminatorias en favor del desarrollo sostenible.

¿Qué hay que hacer para lograr este ODS?

Para lograr la paz, la justicia y la inclusión, es importante que los gobiernos, la sociedad civil y las comunidades trabajen juntos para poner en práctica soluciones duraderas que reduzcan la violencia, hagan justicia, combatan eficazmente la corrupción y garanticen en todo momento la participación inclusiva.

La libertad para expresar las propias opiniones, en privado y en público, debe estar garantizada. Las personas deben poder participar en el proceso de adopción de las decisiones que afectan a sus vidas.

Las leyes y las políticas deben aplicarse sin ningún tipo de discriminación. Las controversias deben resolverse mediante sistemas de justicia y política que funcionen bien.

Las instituciones nacionales y locales deben rendir cuentas y tienen que prestar servicios básicos a las familias y las comunidades de manera equitativa y sin necesidad de sobornos.

¿De qué modo me afecta este objetivo en el lugar donde vivo?

Los delitos que amenazan los cimientos de las sociedades pacíficas, incluidos los homicidios, la trata y otros tipos de delincuencia organizada, así como las leyes o las prácticas discriminatorias, afectan a todos los países.

Incluso las democracias más consolidadas del mundo se enfrentan a enormes dificultades en su lucha contra la corrupción, la delincuencia y las violaciones de los derechos humanos en sus propios países.

¿Qué podemos hacer nosotros para mejorar la sociedad?

Interesarnos realmente por la actuación de nuestro gobierno. Concienciar a nuestra propia comunidad sobre la realidad de la violencia y sobre la importancia de construir sociedades pacíficas y justas, y determinar de qué manera podemos contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en nuestra vida cotidiana.

Ejercer nuestro derecho a exigir que los funcionarios electos rindan cuentas de su actuación.
Ejercer nuestro derecho a la libertad de información y compartir nuestra opinión con los representantes electos.
Impulsar el cambio –promover la inclusión y el respeto hacia las personas de diferente procedencia, origen étnico, religión, género, orientación sexual u opinión–.

Juntos podemos ayudar a mejorar las condiciones para lograr una vida digna para todos.

Las Mujeres de Guatemala rompen su silencio

“Ya no aguantábamos el hambre, no teníamos casa, no teníamos cosecha ni animalitos, porque todo lo habían destruido. Estábamos desesperados y por eso mi mamá decidió entregarse al destacamento, porque se cansó. […] En vez de recibirnos de buena manera, fue allí donde nos hicieron el daño”, relata Elena de Paz, sobreviviente de violación sexual durante el conflicto armado interno en Guatemala.

Imagen de Elena en su comunidad destruida.
Imagen de Elena en su comunidad destruida

Treinta y un años después de ver a su familia y comunidad destruidas, Elena finalmente decidió contar su historia. Ella es una de las 97 testigos que presentaron su declaración en el juicio por genocidio y crímenes de lesa humanidad.

Añadir nuevo comentario