El tiempo da un respiro en los incendios forestales que arrasan Australia

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Un automóvil se abre paso a través de una espesa niebla mezclada con humo de incendios forestales de las Montañas Azules, a unos 75 kilómetros de Sydney. | Fuente: AFP

Lectura fácil

Esta noticia no tiene texto fácil, se mostrará el texto normal

Desde septiembre se han quemado más de 10 millones de hectáreas, una superficie equivalente a la suma de la extensión total de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco y se han destruido más de 1.500 casas en Australia.

Bajan las temperaturas y las lluvias trajeron algo de alivio en Australia

Los incendios forestales que están arrasando el sureste de Australia están lejos de controlarse, pero la lluvia que llegó este sábado a la región dio una tregua a los exhaustos bomberos y habitantes locales.

Tras una catastrófica noche en la que varios fuegos se fusionaron para convertirse en grandes incendios en los estados de Nueva Gales del sur y de Victoria, las temperaturas declinaron y las lluvias trajeron algo de alivio en estas regiones.

"Pese a que ha sido una larga y difícil noche, esta mañana nos alegra que no haya pérdidas de vidas ni daños materiales importantes" indicó este sábado a la prensa la primera ministra de Nueva Gales del sur, Gladys Berejiklian.

Se espera que estas mejoras de las condiciones meteorológicas duren una semana, lo que dará a los bomberos más posibilidades para controlar los incendios.

26 víctimas mortales y seis desaparecidos

Los incendios han provocado ya al menos 26 víctimas mortales y cuatro bomberos más han resultado heridos en los más de 200 incendios de los estados australianos de Nueva Gales del Sur y Victoria, que han arrasado ya tres millones de hectáreas en el último mes.

Además, al menos seis personas siguen desaparecidas en Victoria, donde hay al menos 50 incendios en curso. En Nueva Gales del Sur, las autoridades están intentando despejar un área de 14.000 kilómetros, con cinco 'zonas prohibidas'.

En Victoria, estado que en febrero de 2009 vivió el peor incendio de la historia de Australia, con 173 fallecidos, se han emitido seis alertas de emergencia y tres de evacuación antes de que comience la noche por considerarse que los fuegos pondrían en riesgo la vida de las personas.

En el estado aledaño de Nueva Gales del Sur, unos 3.300 bomberos luchan contra 137 incendios, de los cuales 66 arden sin control.

El cambio de los vientos provenientes del sur, que crearán una situación errática y agravarán varios de los focos, han puesto en peligro la región alpina, colindante con Victoria, así como la localidad de Coonabarabran, a 459 kilómetros al oeste de Sídney y que aloja un poderoso telescopio astronómico.

En las localidades de Tumut y Tumbarumba, a 411 kilómetros al suroeste de Sídney, "un par de focos están convergiendo en varios lugares. Al final de la jornada e independientemente de lo que suceda esta noche, el resultado será otro complejo de fuegos que se han unido para crear otro enorme problema", dijo el comisionado de los bomberos de NSW, Shane Fitzsimmons.

Expertos de la Universidad de Sídney consideran que la catástrofe ha provocado la muerte de 1.000 millones de animales, cifra que incluye a mamíferos, aves y reptiles.

El jefe de los bomberos de la localidad de Towamba, Nathan Barnden, dijo a la AFP que la lluvia es algo "fantástico", pero "no suficiente de momento para acabar con estos incendios".

"Vamos a necesitar" mucha más lluvia "para que la lucha contra los incendios sea más fácil para nosotros", aseguró.

Helicópteros lanzan verduras en Australia para alimentar a los animales

Aprovechando esta tregua, el Gobierno de Nueva Gales del Sur ha decidido suministrar , a través de los helicópteros, miles de kilogramos de verduras, sobre todo zanahorias y boniatos, a los animales australianos.

En las zonas más rurales, los ciudadanos también se han organizado para crear pequeñas estaciones con comida y agua para los animales.

Matt Kean, ministro de Medio Ambiente del estado de Nueva Gales del Sur, compartió imágenes de la operación de lanzamiento de decenas de zanahorias destinadas sobre todo a una especie, el walabí de las rocas, que es una de las que más está sufriendo la destrucción de sus hábitats a causa del fuego.

Estos marsupiales de la familia de los canguros se están viendo obligados a abandonar sus espacios habituales de alimentación, por lo que necesitan ayuda externa para obtener alimento.

Miles de australianos piden la dimisión de Morrison

Miles de australianos se han manifestado este fin de semana en varias ciudades de Australia para pedir la dimisión del primer ministro, Scott Morrison, por su inacción ante los incendios forestales y falta de compromiso contra la crisis climática.

Durante los incendios, el jefe del Gobierno también se ha negado a relacionar la crisis climática con el agravamiento de los incendios forestales, algo confirmado por la propia Oficina de Meteorología oficial.

"El cambio climático está influyendo en la frecuencia y gravedad de las condiciones peligrosas de los incendios en Australia y otras partes del mundo", admite la oficina meteorológica en su página web.

Añadir nuevo comentario