Unidas Podemos retrocede pero sigue exigiendo a Sánchez

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Unidas Podemos Iglesias 10N

Lectura fácil

Esta noticia no tiene texto fácil, se mostrará el texto normal

-AMAZONPOLLY-ONLYAUDIO-START-

Unidas Podemos cosechó este domingo 3.097.070 votos (un 12,8% del total) y 35 escaños, con lo que bajó en 650.000 votos (1,5 puntos porcentuales) y siete diputados respecto a las elecciones de abril, pero mantiene intactas sus exigencias de un Gobierno de coalición al PSOE de Pedro Sánchez. Pese a este retroceso en votos y escaños, el candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, se declaró en su comparecencia ante la prensa “muy satisfecho” de que, aunque el PSOE quisiera repetir los comicios con la intención, según su hipótesis, de “destruir” a Unidas Podemos, este grupo es “tanto o más decisivo” que en las elecciones de abril.

-AMAZONPOLLY-ONLYAUDIO-END-

-AMAZONPOLLY-ONLYWORDS-START-

“Se duerme peor con 50 diputados de extrema derecha que con ministros de Unidas Podemos en el Gobierno”, ironizó Pablo Iglesias.

Podemos se mantiene como cuarta fuerza política pero pierde siete escaños

Unidas Podemos repite como cuarta fuerza política más votada, pero no logra mantener el número de escaños. La irrupción de la candidatura de Íñigo Errejón, unida a la caída de la participación (un 1,8% menos que abril) pasan factura a la formación morada que con 663.000 votos menos pierde siete escaños respecto a las elecciones anteriores. Es el peor resultado del partido en unas elecciones generales desde su aparición en los comicios de diciembre de 2015,cuando tocó techo hasta la fecha y logró 71 escaños.

Los 34 diputados conseguidos en las elecciones es el resultado de sumar los 26 que obtiene la alianza de Podemos e IU (siete menos que el 28A); los dos de En Común Unidas Podemos –la coalición de Podemos y Esquerda Unida en Galicia–y los otros siete que alcanza En Comú Podem, la confluencia catalana de Podemos. Es precisamente en Cataluña donde más representación logra el partido de Pablo Iglesias que mantiene los siete parlamentarios del 28A. Por detrás se situaría Andalucía con seis diputados –tres menos que en los anteriores comicios– y cinco en Madrid, frente a los seis del 28A.

El partido liderado por Pablo Iglesias también pierde fuerza en Canarias donde se deja un parlamentario y limita su representación a dos; Valencia, que baja otro escaño, hasta los cuatro y el País Vasco donde logra tres diputados, frente a los cuatro de abril. Como ya ocurriera en la pasada consulta, a Podemos se le siguen resistiendo cinco regiones (Cantabria, Castilla y León, Extremadura, Castilla- La Mancha y La Rioja) en las que no logra ningún diputado, al igual que el Senado, donde sigue sin tener presencia.

Sobre los resultados electorales de este domingo, Iglesias ha dicho que “no son buenos” ni para el PSOE ni para Unidas Podemos

Pese a este retroceso en votos y escaños, el candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, se declaró en su comparecencia ante la prensa “muy satisfecho” de que, aunque el PSOE quisiera repetir los comicios con la intención, según su hipótesis, de “destruir” a Unidas Podemos, este grupo es “tanto o más decisivo” que en las elecciones de abril.

“Le he transmitido que lo que en abril era una oportunidad histórica ahora es una necesidad”, ha dicho Iglesias tras lamentar que las elecciones de esta noche hayan servido para fortalecer a la derecha y “para que tengamos una extrema derecha de las peores de Europa”, en referencia a Vox.

"Se duerme peor con Vox"

Iglesias comenzó su intervención desafiante, criticando que la repetición de elecciones sólo había servido para engendrar a “una de las extremas derechas más fuertes de Europa”, dado que Vox ha pasado de 24 a 52 escaños y se ha convertido en el tercer partido del Congreso. “Se duerme peor con 50 diputados de extrema derecha que con ministros de Unidas Podemos en el Gobierno”, llegó a permitirse ironizar sobre la ya célebre frase de Sánchez en una entrevista.

El líder de Unidas Podemos dejó claro que el que su resultado electoral no haya sido bueno (como “tampoco” el del PSOE, puntualizó) no resta un ápice de su exigencia de formar un Gobierno de coalición con representación proporcional a los votos de cada partido. Es más, ante el auge de Vox, consideró que ese Ejecutivo conjunto ya no es “una oportunidad histórica”, como tras el 28-A, sino “una necesidad histórica”. Así se lo trasladó por escrito al propio Sánchez, atestiguó, convencido de que el resultado le “va a hacer reflexionar”.

Por eso, invitó al presidente del Gobierno en funciones a que “valore su error y rectifique” después de haber creído que la nueva convocatoria le valdría para conseguir mayoría absoluta y “destruir” a Unidas Podemos y ofreció, como ya anunció en el cierre de campaña, “dejar atrás los reproches” y “tender la mano” al PSOE para “negociar desde mañana mismo un Gobierno de coalición”, estable, donde cada partido esté “representado exclusivamente en la proporción a los votos y a los apoyos electorales que ha tenido”. Como los españoles han dado todavía más hoy que en abril su apoyo a una pluralidad de partidos, razonó, “nadie puede pretender tener todo el poder; hay que negociar y compartir responsabilidades”.

La puesta en marcha de políticas sociales basadas en los propios artículos de la Constitución que viene enumerando Iglesias desde abril sería “la única manera de hacer frente a la extrema derecha”. Para Iglesias, la Carta Magna es la “receta” y “el mejor instrumento”, como de las políticas que “son imprescindibles para frenar a la extrema derecha”, para hacer frente a la recesión económica que se avecina y para garantizar la cohesión social. O, como concretó en la misma comparecencia el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, “si no queremos que la extrema derecha siga creciendo en los barrios populares, habrá que abandonar el neoliberalismo”.

Garzón también estuvo afilado cuando atribuyó la repetición electoral a la “irresponsabilidad” y el “cálculo partidista de ingenieros sociales de la Moncloa”, y cuando criticó a “quien ha pensado que romper la unidad de la izquierda iba a ser positivo”, en obvia referencia al Más País de Íñigo Errejón, al que acusó de la pérdida de escaños en Málaga, Alicante y Cádiz.

Sin embargo, el fracaso de Más País fue, quizá, el mayor consuelo para Unidas Podemos, que vio como la amenaza de un partido rival nacido de su propio seno quedaba en tres míseros diputados. Hasta el punto de que Iglesias, después de la invectiva de Garzón, se limitó a mandar, con satisfecha pero calculada crueldad, “un abrazo solidario” a Errejón, que estaría pasando “el día más difícil de su vida”.

-AMAZONPOLLY-ONLYWORDS-END-

Añadir nuevo comentario