Ábalos pondrá tope a los precios del alquiler en verano

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
José Luis Ábalos ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Lectura fácil

El ministro José Luis Ábalos anuncia que quiere aprobar
una ley para controlar los precios de los pisos de alquiler
en las zonas donde han subido mucho.
Muchos jóvenes no pueden irse a vivir solos
por culpa de esta subida de precios.

El ministro de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, acaba de anunciar que este mismo año contará con un mecanismo para poder controlar el precio de los alquileres, medida que se ceñirá a las zonas más calientes.

Un paso más allá de las políticas que hasta ahora había anunciado su ministerio

"No pienso mirar hacia otro lado. No pienso estar ausente en la protección del derecho a la vivienda. Mi responsabilidad es mirar a los jóvenes de cara y decirles que tengan esperanza, porque este Gobierno no les da la espalda", ha dicho Ábalos como antesala de la medida estrella que ha llevado al Congreso.

"Antes del verano traeré a esta cámara una iniciativa para permitir el control de precios del alquiler en aquellas zonas que hayan experimentado subidas desorbitadas", ha dicho Ábalos.

Una herramienta destinada a facilitar el acceso a la vivienda de los jóvenes

"Venimos de una década perdida en materia de vivienda. Este Gobierno no va a dar la espalda a los jóvenes de este país. No estaremos ausentes en la protección de la vivienda"

Esta medida, anunciada en su comparecencia en el Congreso para avanzar las líneas generales de su departamento en esta legislatura, se enmarca dentro de la nueva política de vivienda del ejecutivo que va a constar de dos iniciativas.

Por un lado, un plan de rehabilitación que pretende, además, servir como una herramienta de creación de empleo. Por el otro, un plan de acceso que incentive el alquiler en el que se enmarcará el control de precios.

Hasta ahora, Ábalos había centrado los esfuerzos en ampliar el periodo de vida de los contratos de alquiler a cinco y siete años; limitar al IPC el incremento de la renta durante este tiempo; crear un índice de referencia y diseñar un plan de colaboración público-privada que permita promover 20.000 viviendas, así como instar al resto de ministerios a que cedan suelos públicos para este objetivo.

Sin embargo, hasta ahora, su cartera se había resistido a aplicar medidas más intervencionistas, como es la fijación de topes de precio. "Es una medida en la que creo", ha señalado el ministro, quien ha sustentado este convencimiento en que "el derecho a una vivienda digna es un derecho nuclear".

Antes de lanzar la iniciativa de control de precios, el próximo mes de marzo, el Gobierno publicará el índice de precios de viviendas en alquiler, otra de las medidas estrellas del Ejecutivo, ya que permitirá tener una radiografía real del mercado.

Ayuntamientos y Comunidades Autónomas podrán poder los topes

Este diseño, y las tensiones de precio que llevan tiempo denunciándose en Madrid Barcelona, pone los cimientos a que sea en alguna de estas capitales donde puedan verse los primeros controles de precio, especialmente la segunda, cuya alcaldesa, Ada Colau, procede de movimientos sociales antidesahucios.

A estos planes se sumará el impulso de acciones para favorecer la oferta de vivienda en alquiler asequible, como el Plan 20.000 viviendas. Para ello, buscará fórmulas de colaboración público-privadas, mediante modelos de derechos de superficie o concesiones administrativas que fomenten la oferta de vivienda asequible, y movilizando suelo público empezando con los departamentos y organismos públicos de la Administración General del Estado.

El ministerio todavía está analizando qué norma será la elegida para instaurar esta medida, ya que su deseo de tenerla lista para verano, lo que conlleva que no pueda incluirse en la futura Ley de Vivienda. De este modo, las opciones que baraja el Ejecutivo es un decreto o introducir una modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Añadir nuevo comentario