La Amazonia arde sin control en un año en el que van 33.000 incendios forestales

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
amazonia

Lectura fácil

Esta noticia no tiene texto fácil, se mostrará el texto normal

La tala descontrolada de árboles de los últimos años no tiene nada que ver ya con la verdadera amenaza de la selva del Amazonas, los incendios. El fuego es el que está destruyendo el 'pulmón del planeta' a una velocidad que da miedo. Y es que solo en lo que va de año ha habido ya más de 40.000 incendios en la zona de la Amazonia brasileña, esto es un 60% más que en el mismo periodo de 2018.

La cifra de incendios en 2019 se ha disparado en la Amazonia, sobre todo en Brasil

En este sentido, el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) de Brasil reconoce que los incendios han aumentado en lo que va de año más del 80% si lo comparamos con el mismo periodo de 2018.

Si hablamos solo de Brasil, los incendios han subido aún más, nada menos que el 83%, hasta más de 70.000. A su vez coinciden con niveles muy altos de deforestación que se suma también al poco interés del Gobierno de Brasil por la protección medioambiental de la selva amazónica. Tanto es así que el actual presidente ultraconservador Jair Bolsonaro, que tomó posesión en enero de este año, ve la Amazonia como una zona que se puede explotar.

Volviendo a los incendios, las áreas de la selva destruidas en junio fueron un 80% más que en el mismo mes del 2018 y el aumento de la deforestación el mes pasado fue del 270% frente a julio del 2018.

Los expertos señalan a Bolsonaro

Según los expertos reunidos en Salvador da Bahía para la semana del clima en América Latina, organizada por las Naciones Unidas, Bolsonaro ha debilitado el sistema de controles sobre la deforestación a la vez que anima a los intereses agroindustriales y mineros a expandir en áreas protegidas de la selva amazónica.

“Los incendios están súper relacionados con las políticas antimedioambientales del Gobierno de Bolsonaro y los datos de incendios están estrechamente relacionados con la deforestación, indicó Ane Alencar, del Instituto de Investigaciones sobre Amazonia de la ciudad de Belém, que asistía al evento en Salvador. “Podemos relacionarlo con la falta de inversión del ministerio de medio ambiente y con las declaraciones del presidente”, añadió también.

Por su parte, Bolsonaro niega que tenga cualquier implicación en los sucesos y resta importancia a los incendios. Así las cosas, tanto él como su ministro de medio ambiente, Ricardo Salles, cuestionan la objetividad de los datos sobre deforestación del INPE.

Añadir nuevo comentario