Españoles, y ahora ¿qué hacemos con Franco?

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Franco

Lectura fácil

Esta noticia no tiene texto fácil, se mostrará el texto normal

Expertos, ciudadanos, simpatizantes, españoles, anti franquistas.... todos debaten sobre la exhumación del dictador, su futura sepultura y el uso que deberíamos dar al Valle de Los Caídos.

Han pasado más de 42 años tras su muerte

42 años, nueve meses y cuatro días después de que Francisco Franco muriera con las riendas de España en las manos, el Gobierno no cesa su lucha para acabar con el 'honor' que se le concedió al dictador: descansar enterrado en un edificio creado a su 'gloria'.

El Consejo de Ministros aprobó un decreto ley de aplicación inmediata para la exhumación de los restos. El objetivo de emplear esta vía, que modifica la Ley de Memoria Histórica de 2007, es evitar que las demandas judiciales por parte de la familia del dictador paralicen la iniciativa del Gobierno del socialista Pedro Sánchez. Hoy en día, Los Franco se mantienen firmes ante su negación para la exhumación y anuncian que acudirán al Supremo.

¿Hay que exhumar a Franco del Valle de los Caídos?

Movimiento por España, la asociación nacida para oponerse a la exhumación, ha puesto en marcha una campaña en Internet con la intención de evitar que se saquen los restos del dictador de la basílica del Valle de Los Caídos.

El equipo de Pilar Gutiérrez (presidenta de Movimiento por España) espera alcanzar el medio millón de firmas en contra de la exhumación de Franco y la resignificación del Valle de los Caídos.

"La ILP es un fraude, como todo en esta democracia, ya se mostró con Hablemos Español”. Alude a la iniciativa que el año pasado se presentó al Congreso en favor de la libertad de elección de lengua en todas las comunidades con lenguas cooficiales, que quedó bloqueada en el parlamento. Pilar Gutiérrez, que desde su asociación ya pidió iniciar un proceso de beatificación de Francisco Franco, carga también contra las intenciones del Gobierno actual: “Nos están llevando a un nuevo enfrentamiento civil”.

En El HuffPost han recabado la opinión de cuatro historiadores sobre este proceso. Estas son sus respuestas.

  • "Deber ser exhumado", escribe sin dudas el catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza Julián Casanova. A su entender, "la continuidad de su tumba, con sus restos, en ese lugar, es un símbolo de la pervivencia de la larga y cruel dictadura que no debe mantenerse". Apuntala su opinión con una contundente enumeración de lo que hizo Franco. "Tras ganar la Guerra Civil, iniciada con un golpe de Estado contra la Segunda República, presidió una dictadura que ejecutó a no menos de 50.000 personas y dejó morir en las cárceles a varios miles más de hambre y enfermedad, convirtiendo a la violencia en una parte integral de la formación de su Estado. Franco ideó el Valle de los Caídos, y así se hizo, para inmortalizar su victoria en la Guerra Civil y honrar sólo a los muertos de su bando, aunque se montara después la farsa de trasladar también allí los restos de miles de rojos muertos o asesinados por su bando durante esa guerra", explica.
    • Carme Molinero, directora del Centro de Estudios sobre las Épocas Franquista y Democrática de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y que en 2011 participó en la elaboración de un informe esencial sobre el futuro del Valle para el Ministerio de Presidencia, afirma que "mientras Franco esté enterrado allí, en un edificio que es Patrimonio del Estado, en un símbolo de homenaje y de reconocimiento, no podemos dejar de señalar que hay un desajuste, porque eso no debe ser posible en una democracia consolidada como la española. Es algo incompatible e injustificable", zanja.
  • El investigador de la Universidad de Cádiz y director científico de la web Todos los Nombres José Luis Gutiérrez Molina comparte la opinión de los anteriores. "Los cadáveres no pueden estar en los armarios de la sociedad y el franquismo es un armario que está muy presente en la nuestra".

Si Franco levantara la cabeza...

Para muchos la continuidad de su tumba, con sus restos, en ese lugar, es un símbolo de la pervivencia de la larga y cruel dictadura que no debe mantenerse.

Para otros, la tumba la visita quien quiere, se ha quedado integrada en un complejo religioso que no hace daño a nadie.

2019-03-08

Añadir nuevo comentario