¿Debemos pedir comida a domicilio durante el confinamiento por coronavirus?

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
¿Debemos pedir comida a domicilio durante el confinamiento por coronavirus?

Lectura fácil

Una pregunta que nos estamos haciendo muchos ciudadanos

es si podemos o debemos comprar en las plataformas digitales 

para pedir comida en nuestros domicilios durante el confinamiento 

y el estado de alarma decretado por el Gobierno por coronavirus.

Los repartidores de Glovo, Uber Eats o Deliveroo tienen miedo de infectarse

Las empresas no les facilitan a los trabajadores material de protección.

El trabajo de los repartidores va en contra del propio estado de alarma, Segunda el sindicato de UGT.

Una pregunta que nos estamos haciendo muchos ciudadanos es si podemos o debemos de hacer uso de las plataformas digitales para pedir comida en nuestros domicilios durante el confinamiento y el estado de alarma decretado por el Gobierno.

Los repartidores de Glovo, Uber Eats o Deliveroo tienen miedo de infectarse

Los repartidores de muchas de estas empresas llevan ya varias semanas sin trabajar, por lo que no cobran absolutamente nada. Los que están saliendo a trabajar tienen miedo de contraer el coronavirus. En otros países como Reino Unido o Australia, los riders no están trabajando por el miedo al contagio, pero claro, no están ingresando nada.

En España, uno de los países con más casos diagnosticados de coronavirus, hay alrededor de 14.000 repartidores de plataformas digitales como Glovo, Uber Eats o Deliveroo que se siguen exponiendo al COVID-19 por un sueldo de unos 10 euros por 10 horas de trabajo.

Las empresas no les facilitan material de protección

El sindicado de UGT asegura que los trabajadores de plataformas de envío de comida rápida a domicilio están viviendo una situación complicada, las empresas no les facilitan material de protección porque sería una prueba de relación laboral y supuestamente son autónomos.

Algunos repartidores han reconocido que han tenido algunos problemas con la policía porque les dice que no pueden estar en la calle, pero tienen que estar ahí esperando a que les lleguen pedidos. Es por eso, por lo que los sindicatos piden que se cancele la actividad laboral de estas empresas mientras dure la situación de alarma. "No entienden por qué tienen que seguir trabajando", alega el sindicato.

El trabajo de los repartidores "va en contra del propio estado de alarma"

De hecho, UGT denuncia que la situación "va en contra del propio estado de alarma". "Estas personas inevitablemente están expuestas al contagio y pueden transmitirlo ya que constantemente y tocan puertas, telefonillos… O les dan medidas de prevención, o esto es una locura ¿De qué sirve confinarte si al final te llevan el virus hasta la puerta de casa?", comenta UGT.

Aún así, ellos continúan con su jornada porque por una parte, si no no ingresarían durante el tiempo que no trabajen, y por otra, temen que el propio funcionamiento de las plataformas digitales les penalicen.

La peor parte de la precariedad se la llevan los trabajadores

Están obligados a cumplir un horario al que se han comprometido con anterioridad, por lo que no existe esa flexibilidad de las plataformas, si faltas, te perjudica en el sistema de valoración constante y cuando quieras tener pedidos más adelante, será más difícil, explica el coordinador de turespuestasindical.es.

"Yo creo que la peor parte de la precariedad se la llevan aquellas personas que siguen trabajando en las plataformas en esta situación, porque la mayoría de restaurantes han cerrado, hay menos pedidos y sus ingresos van a ser mucho más bajos que antes por esta actividad", explica Adrián Todolí, economista, profesor de derecho laboral de la Universidad de Valencia y autor de El trabajo en la era de la economía colaborativa.

Además, añade el economista, tendrán que enfrentarse a todos los problemas de ir por la calle hoy en día "sin medidas de seguridad". "Como son calificados por las empresas como autónomos, estas no les están dando ningún tipo de equipo de protección que otros trabajadores en otros sectores si tienen. Están sin mascarillas y sin guantes", critica Todolí. 

Ayudas para autónomos cuando luchan por ser reconocidos como empleados

El principal problema, según explica el profesor de derecho laboral, reside en "el mismo que dicen ya varias sentencias del juzgado: estos trabajadores son falsos autónomos". "Están a expensas de lo que la empresa decida. Si decide que trabajen y que sigan manteniendo la actividad, entonces ellos tendrán que seguir trabajando, si no no tendrán ingresos, pero sin poder tomar ellos una decisión, es decir, sin tener realmente ningún tipo de libertad", comenta.

Esta situación les complica poder acogerse a medidas que ha aprobado el Gobierno para ayudar a los trabajadores afectados por el coronavirus. Por ejemplo, no se les puede hacer un ERTE y cobrar el paro, como está ocurriendo en otros sectores. A lo que sí podrían intentar acceder, sería a las ayudas para los autónomos.

Según anunció el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, todos los trabajadores autónomos afectados por el coronavirus podrán cobrar una prestación por desempleo y dejar de pagar la cuota de autónomos sin tener que darse de baja de Hacienda ni de la Seguridad Social. En esta caso, la ayuda mínima es de 661,08 euros, al establecer el BOE que será el 70% de la base reguladora (el mínimo se sitúa en 944,40 euros).

Añadir nuevo comentario