Ocupémonos de servir: somos incluyentes

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Imagen de muchas personas incluyentes

Lectura fácil

En el artículo de hoy, nuestra colaboradora Carolina
habla de Johana Oliveros.
Ella es una mujer incluyente que decidió crear un proyecto llamado Ocupémonos de servir .

Este proyecto incluyente está formado principalmente por madres de familia
que reconocieron la necesidad de ayudar desde lo que ya tenían.

Ocupémonos de servir son 15 mujeres que evaluaron cuales eran las necesidades de una comunidad, por ejemplo: donar artículos como ropa, sabanas, colchones a personas que lo necesitan...

Varias de ellas son profesionales, y se mueven en varios círculos sociales
y aprovechan esto para hacer más por la gente,
como mirar qué personas serán desplazadas o inmigrantes
para poder donar lo que tengan en su casa a otras personas que lo necesiten.

En el artículo de hoy vamos a hablar de Johana Oliveros. Ella es una mujer incluyente que decidió crear un proyecto llamado Ocupémonos de servir .

Este proyecto incluyente está formado principalmente por madres de familia que reconocieron la necesidad de ayudar desde lo que YA tenían, y esto es algo curioso, porque muchas veces (lo digo en general) pensamos en ayudar cuando quizás nos sobre, o nos ganemos un poquito más o incluso nos ganemos la lotería.... parece chistoso, pero realmente es una realidad. Comentarios así o similares tienden a mostrar que nuestro deseo de ayudar aumenta cuando nos abunda todo. Sin embargo este grupo de mujeres en su mayoría, decidieron empezar con lo que tenían en sus recursos próximos, colocándose en la necesidad de otro, ¿por qué esperar a tanto?

Existen muchas formas de servir

A veces pensamos que lo que tenemos no es mucho y ¿por qué darlo?. Otras veces pensamos en tener lo mejor de lo mejor para dar y no es que este mal, de ninguna forma, pero es importante dar de lo que ya hay.

Ocupémonos de servir son 15 mujeres que evaluaron cuales eran las necesidades de una comunidad, por ejemplo: donar artículos como ropa, sabanas, colchones a personas que lo necesitan... Varias de ellas son profesionales, y se mueven en varios círculos sociales y aprovechan esto para hacer más por la gente, por ejemplo mirar qué personas serán desplazadas o inmigrantes para poder mirar quien tiene qué en casa y poder donarlo.

Otra forma de servir de este grupo, es teniendo vinculación con otros, porque ellas reconocen que una golondrina NO HACE UN VERANO y que es importante hacer alianza con otros grupos que ya estén llevando a cabo proyectos y de esa manera es unir fuerzas y objetivos, para generar un mayor impacto sociocultural.

Una sonrisa, pueda cambiar una vida, ¿ no? Claro que sí, querer es poder, y es actuar, la intención no es suficiente, es importante demostrarlo con las acciones.

No se necesita necesariamente ser una organización o una fundación para impactar a las personas

Lo que se necesita es tener corazón, empuje, ganas, coraje, capacidad de decisión y determinación. Realmente con eso es con lo que podemos contar y hacer, las palabras y las buenas intenciones quedan cortas y efímeras si esto no se lleva a la práctica. No esperes empezar con mucho, solo empieza, y camina diariamente, quizás de esa forma empezaras a recorrer el mundo y a impactar multitudes.

Recuerda: Un buen mensaje puede cambiar toda una vida

[Puedes leer más artículos de Carolina en este enlace]

Carolina Guañarita Flórez (Expresatecarol)
No te pierdas ninguna de nuestras publicaciones cada seman
a

Añadir nuevo comentario