Sánchez cree que el voto del 10N será más pragmático que ideológico

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Voto

Lectura fácil

Esta noticia no tiene texto fácil, se mostrará el texto normal

Al líder socialista no parece preocuparle la irrupción del partido de Íñigo Errejón, Más Madrid, en la política nacional y recuerda que se trata de un fundador de Unidas Podemos que ahora pide el voto para otro partido.

El presidente en funciones arranca su campaña con ataques a Unidas Podemos

Sánchez sugiere que ante la irrupción de Errrejón, el daño sería mayor para Pablo Iglesias este 10N.

El líder socialista compartió anoche estas reflexiones en Nueva York durante una conversación informal con la prensa española tras su primera jornada en esta ciudad, donde participó en la Cumbre del Clima y otros eventos paralelos.

En su opinión, falta mucho aún para la cita con las urnas -que este martes queda convocada oficialmente con el decreto que van a firmar el rey y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet- y no se puede prever el resultado pensando en la fotografía política actual.

Aconsejó dejar de pensar en el "aquí y ahora" y "levantar la mirada"

Además, Sánchez augura un octubre "muy político" que puede ser "decisivo" y condicionar mucho el voto, con cuestiones como el "Brexit" o la sentencia del procés.

Quitó hierro a las encuestas que ahora le culpan del bloqueo -algo que ve normal por ser el principal responsable de intentar formar Gobierno- o no le auguran una subida relevante. Y recordó que a Mariano Rajoy le pasó lo mismo en 2016.

A su vez, el presidente en funciones defiende que el trasvase de votos puede darse de muchas formas, y recalcó, por ejemplo, que no todos los votos que pierda Ciudadanos van a ir a parar al PP, sugiriendo de nuevo que los socialistas pueden llevarse muchos apoyos que antes tenía el partido naranja.

Del mismo modo, Sánchez tiene su percepción particular y no cree que el Partido Popular vaya a subir tanto como le auguran muchas encuestas.

Lo que tiene claro el presidente del Gobierno en funciones es que tras el 10N todos los partidos tendrán que cambiar de actitud

Pedro Sánchez no quiere hacer cábalas sobre futuros pactos pero cuando se le volvía a preguntar por Errejón señalaba, tras reconocer que no ha hablado nunca con él, que "parece más posibilista" que Iglesias a la hora de buscar un acuerdo.

Y en otro momento de la conversación volvió a poner el énfasis en el mal momento de Unidas Podemos al recordar que no está cohesionado territorialmente.
Sobre el fantasma de la abstención, Sánchez asume que aumentará pero recuerda que se parte de una participación muy alta en los últimos comicios. En cualquier caso no cree, en absoluto, que vaya a haber una caída en picado de la participación.

Añadir nuevo comentario