Muchos fumadores han dejado el tabaco durante el confinamiento

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Casi un 7% de los fumadores han dejado el tabaco durante el confinamiento.

Lectura fácil

Una parte de los fumadores ha dejado de fumar

y otros han reducido su consumo 

durante el confinamiento,

según un estudio del Ministerio de Sanidad.

El estudio se titula 'Tabaco, otras formas de consumo y confinamiento'.

Los que han dejado de fumar han principalmente

estudiantes, la población en paro o con situación laboral de ERTE.

Otro de los resultados destacados indica que

un gran número de los encuestados son conscientes

de la relación que existe entre el consumo de tabaco

y una mayor gravedad del coronavirus.

Concretamente, un 6,73% de los fumadores ha dejado el tabaco durante el confinamiento y un 5,98% ha reducido su consumo en este tiempo, según un estudio del Ministerio de Sanidad.

'Tabaco, otras formas de consumo y confinamiento'

Estos son algunos de los datos preliminares de la encuesta 'Tabaco, otras formas de consumo y confinamiento', llevada a cabo por el Ministerio de Sanidad, el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT) y las comunidades de La Rioja y Murcia, en la que han participado 17.017 personas.

El 13,56% de los fumadores ha indicado, además, que ha intentado dejar de fumar durante esta etapa, y la mayoría de ellos, el 70,8%, por sí solos. Solo cerca de un 10% está haciéndolo con ayuda de medicamentos.

Menos tabaco durante el confinamiento en estudiantes, parados o en ERTE

Cabe destacar que la reducción de consumo ha sido mayor en determinados subgrupos de población como los estudiantes, la población en paro o con situación laboral de ERTE.

Otro de los resultados destacados indica que el 81,52% de los encuestados es consciente de la relación existente entre el consumo de tabaco y una mayor gravedad de la COVID-19.

Cigarrillos, tabaco de liar y electrónicos o vapeadores, en este orden

Los productos que, según la encuesta, han sido consumidos mayoritariamente por los encuestados durante el confinamiento, independientemente de la edad, sexo y situación laboral, son cigarrillos (54,74%), seguidos del tabaco de liar (26,13%) y cigarrillos electrónicos o vapeadores (4,34%).

Otro de los resultados pone de manifiesto que la exposición al humo ambiental del tabaco en los hogares durante el confinamiento ha disminuido. De hecho, el 61,83% de las personas que indicaron que estaban expuestas al humo antes del confinamiento han dejado de estarlo durante éste.

¿Cómo reacciona el organismo de una persona que deja de fumar?

El tabaquismo continúa siendo la principal causa de morbimortalidad en España y se estima que su consumo causa una media de 60.000 muertes prematuras al año. Esta es la lista de beneficios que puede aportar el hecho de dejar de fumar.

  • Disminuye el riesgo de los diferentes tipos de cáncer asociados (como el de pulmón, vías respiratorias, cérvix, vejiga y páncreas).
  • Reduce notablemente el riesgo de padecer enfermedades de la vía respiratoria como asma, bronquitis y otras enfermedades crónicas (enfisema y bronquitis crónica). Además el entorno familiar del fumador también se beneficiará de ello (en casas donde se fuma hay un incremento de niños con asma).
  • Disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • El riesgo de alergias y enfermedades del área ORL también se ve reducido.
  • La piel es la gran beneficiada dado que el tabaco favorece el envejecimiento cutáneo y una peor cicatrización de las heridas.
  • Menor riesgo de enfermedad periodontal, caries y mejoría de las manchas dentales.
  • Disminuye la presión arterial y del ritmo cardíaco a los pocos minutos de dejar de fumar.
  • Los niveles de monóxido de carbono en la sangre y un aumento del nivel de oxígeno al pasar pocas horas y seguir sin fumar.
  • Los sentidos del gusto y del olfato se normalizan progresivamente al pasar dos o tres días.
  • Desaparición del mal aliento, y del olor a tabaco en ropa y cabello.
  • Pérdida del color amarillo en dedos y uñas.

Añadir nuevo comentario