COVID-19 y la polémica de los test defectuosos

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Ministro de Sanidad/ El Correo

Lectura fácil

El Ministerio de Sanidad devuelve 9.000 pruebas de detección del coronavirus.
Los test no han podido ser utilizados. 
El Ministerio los compró a una empresa en China y están rotos.

El Gobierno ya ha encargado otro tipo de pruebas.

 

 

 

  • Sanidad devuelve 9.000 test inservibles a China.
  • El Ministro de Sanidad, segura que realizó "comprobaciones sobre la fiabilidad" del proveedor.
  • Difunden dos documentos oficiales con los permisos de la empresa china.

La Embajada de China en España aseguró que los tests rápidos para el coronavirus COVID-19 que compró el Ministerio de Sanidad español fueron encargados a una empresa sin licencia. Además acusó al Gobierno de Pedro Sánchez de desestimar la lista de proveedores clasificados ofrecida por el Ministerio de Comercio de China.

Según la versión de las autoridades chinas, los 9.000 test de diagnóstico rápido que España ha ordenado devolver por incumplir criterios de fiabilidad fueron encargados a Shenzhen Bioeasy Biotechnology, una empresa que “no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos”.

Mientras tanto, el Ministerio de Sanidad según ha informado, ordenó la devolución de estos test. Según el Centro Nacional de Microbiología, no funcionan bien al tener una sensibilidad del 30%, cuando deberían superar el 80%. El ejecutivo mueve ficha y ha encargado otro tipo de test para aliviar la carga de trabajo de los laboratorios.

Obviamente, esto ha obligado a devolver los lotes, la empresa va a cambiarlos y se van a utilizar otro tipo de tests rápidos que nos van proveer”, ya que “Sanidad ha conseguido otros proveedores”, informó el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en la rueda de prensa del comité técnico del COVID-19.

Según China, la compra de materiales sanitarios anunciada por el Ministerio de Sanidad de España está en curso y los materiales no han salido aún”, y aseguró que “el Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida”.

Las redes sociales también participan en esta polémica, y en este caso es alimentada desde la Embajada china que Shenzhen Bioeasy Biotechnology “no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos”, pese al encargo de España.

Respuesta del Gobierno Español

El Gobierno de España afirmó que los test rápidos para detectar el coronavirus que fueron comprados y han tenido que ser devueltos por no ser fiables "contaban con homologación europea" y se adquirieron "a un proveedor nacional".

A través de un comunicado oficial aseguró que los "test rápidos defectuosos contaban con homologación europea para su compra y comercialización en todo el espacio comunitario". Además, "no adquirió estos test a China, sino a un proveedor nacional" tras realizar "comprobaciones sobre su fiabilidad".

Ante la situación, el Gobierno ha difundido dos certificados oficiales de la empresa china Shenzhen Bioeasy Biotechnology con permisos para operar en la Unión Europea. Uno de ellos es una declaración de conformidad expedida el 1 de febrero de 2020 y con sello CE del mercado europeo en el que la empresa declara cumplir la directiva europea 98/79/EC y estándares correspondientes a ocho acreditaciones ISO de 2002, 2011, 2012, 2015 y 2016.

El otro documento es un certificado de TÜV (Technischer Überwachungs-Verein), que tiene validez del 12 de julio de 2019 al 11 de julio de 2022, una de las entidades más exigentes del mundo, y que hace referencia a la calidad en el diseño, desarrollo, producción y distribución de la empresa china Shenzhen Bioeasy Biotechnology.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez aclara que la controvertida compra de los test inservibles "no está relacionada" con la anunciada ayer por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, a China por un importe de 432 millones de euros para adquirir una gran cantidad de guantes, mascarillas, test y respiradores.

El alcalde de Madrid

José Luis Martínez-Almeida, recomendó al Gobierno que dirige Pedro Sánchez "extremar el cuidado y las precauciones” porque, frente a la ciudadanía, actuaciones como la compra de test fallidos por parte del Ejecutivo central “no inducen a la confianza y la credibilidad que le debemos transmitir a los ciudadanos vistos los esfuerzos que les estamos exigiendo”.

Así lo indicó en una entrevista con Servimedia hoy jueves, en la que apuntó que “obviamente” habrá que depurar responsabilidad cuando acabe esta crisis, pero “lo que esperamos todos es que ese material llegue cuanto antes a España”. Desde luego, continuó, “si esta noticia se confirma, es obvio que no es una noticia agradable en el momento en el que estamos”.

Por ello, el regidor madrileño abogó por extremar el cuidado y las precauciones”, “en este caso frente a la ciudadanía, actuaciones de este tipo no inducen a la confianza y la credibilidad que le debemos transmitir vistos los esfuerzos que les estamos exigiendo”.

Añadir nuevo comentario