¿Qué deben hacer los gobiernos ante una crisis pandémica?

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Pleno del Congreso de los Diputados

Lectura fácil

La epidemia del síndrome respiratorio agudo severo 2002-2003, conocida como SARS,
puede servir de guía ante el impacto del nuevo coronavirus.

A ese SARS se le denomina neumonía atípica. 
El misterioso virus surgió por primera vez en el invierno, en el este de China.
Entonces, la Organización Mundial de la Salud pidió medidas inmediatas
para evitar que la amenaza a la salud internacional avanzase por varios continentes.

Al igual que el coronavirus que se extiende actualmente en todo el mundo,
el virus del SARS llevó a las personas a vestir con mascarillas y guantes,
cancelar viajes e instituir cuarentenas.
Ocho meses después de que el SARS comenzase a circular, estaba contenido.

El brote de SARS llegó a 29 países. El país más afectado fue China continental, 
después Hong Kong, Taiwán, Singapur, Toronto y Hanoi.
España efectuó la declaración oficial de un caso sobre el cual la información conocida fue escasa.
En Francia se confirmaron 5 casos. 

El SARS fue contenido con medidas tradicionales como pruebas, aislamiento de pacientes
y la revisión de personas en aeropuertos y otros lugares donde se podía transmitir el virus. 

 

La estrategia es simple: si se puede evitar que la gente enferma infecte a las sanas, la enfermedad se extingue

Actualmente los riesgos son mayores.
Los ciudadanos chinos viajan a nivel nacional e internacional a un ritmo muy superior.
 
Los científicos de todo el mundo respondieron con rapidez al coronavirus.
Durante el brote de coronavirus de 2003, el SARS, tardaron casi tres meses en publicar estudios.

 

La Organización Mundial de la Salud dice que el momento de actuar
era hace un mes y desperdiciamos la primera oportunidad.

El mundo no está listo para una pandemia
y no tenemos reservas de los materiales que necesitamos
para proteger a los trabajadores sanitarios y tratar a los pacientes.

Las medidas agresivas para encontrar, aislar, hacer la prueba, tratar y rastrear
son la mejor forma y la más rápida para salir de las restricciones y de evitarlas.

 

Pablo Casado demanda al Gobierno más eficacia en la gestión del coronavirus.

Casado propuso a Sánchez 10 puntos de urgente necesidad para paliar los efectos económicos del coronavirus y conservar el empleo.

Abascal reclama que Sánchez dimita o permita un Gobierno de unidad nacional

Sánchez avisa de que cuando pase el coronavirus podrá defenderse
pero ahora toda su energía es para combatirlo

 

 

Debemos dejar de lado las críticas frente al coronavirus

Las fuerzas políticas deben centrarse en la unidad y en dejar a un lado su actitud crítica.

Todos los ciudadanos deben dejar a un lado su ideología.

Ahora solo sirve la unidad y el esfuerzo conjunto.

 

La epidemia del síndrome respiratorio agudo severo 2002-2003, conocida como SARS, puede servir de guía ante el impacto del nuevo coronavirus.

A ese SARS se le denomina "neumonía atípica", aunque, no obstante, resulta ser lo más típico que se pueda imaginar. Prácticamente, cualquier elemento sigue la protocolaria conducta de la SARS, y la globalización no es otra cosa que el efecto de una transmisión incontrolada de los modos de vida, la organización del trabajo y las franquicias de cualquier clase.

El misterioso virus surgió por primera vez en el invierno, en el este de China: un patógeno nunca antes visto, que puso a prueba la sensación de seguridad del mundo y provocó pánico global.

En los meses siguientes, cientos de personas comenzaron a buscar tratamiento médico a causa de la tos que experimentaban, los problemas para respirar y, en algunos casos, se sentían tan mal que estaban al borde de la muerte.

Entonces, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió medidas inmediatas para evitar que la amenaza a la salud internacional se extendiera por varios continentes y acabara con miles de personas.

Al igual que la cepa del coronavirus que se extiende actualmente en todo el mundo, el virus del SARS llevó a las personas a vestir con mascarillas y guantes, cancelar viajes e instituir cuarentenas. Ocho meses después de que el SARS comenzase a circular, estaba contenido.

Una rápida y fuerte respuesta y una dosis de buena suerte

La erradicación del SARS fue elogiada como una de las mayores victorias recientes de la sanidad pública, algo que se logró con una rápida y fuerte respuesta y una dosis de buena suerte. Sin emabrgo, la ruta del COVID-19 sugiere que la contención será mucho más difícil que con el SARS.

El brote de SARS llegó a 29 países. El país más afectado fue China continental con 5.327 casos y 349 muertes; después, según el número de casos, otras zonas afectadas fueron: Hong Kong, Taiwán, Singapur, Toronto y Hanoi. España efectuó la declaración oficial de un caso sobre el cual la información conocida fue escasa. En Francia se confirmaron 5 casos. En EEUU el CDC consideró como casos probables 105 afectados.

En la curva epidémica elaborada por la OMS la fecha de aparición del primer caso fue el 22 de noviembre de 2002 y la del último el 11 de julio de 2003; esta curva presenta un pico máximo muy apuntado el 28 de marzo de 140 casos, y otro cerca del 1 de mayo de unos 120 casos que persistió en niveles elevados al menos una semana. El SARS fue contenido con medidas tradicionales como pruebas, aislamiento de pacientes y la revisión de personas en aeropuertos y otros lugares donde se podía transmitir el virus. Además, el SARS nunca apareció en países en desarrollo, con sistemas de salud menos sofisticados, que hubieran tenido problemas para contenerlo.

El virus también fue más fácil de detener porque resultó tener una transmisibilidad relativamente baja. Las personas con SARS no contagiaban hasta que estaban muy enfermas, esto no ocurre con el COVID-19, por lo cual será más difícil aislar a los enfermos antes de que infecten a otros.

La estrategia es simple: si se puede evitar que la gente enferma infecte a las sanas, la enfermedad se extingue

Actualmente los riesgos son mayores. Los ciudadanos chinos viajan a nivel nacional e internacional a un ritmo muy superior ahora que en 2003. La OMS declaró al COVID-19 como una emergencia sanitaria internacional.

Pues bien, parece que en países como España, la población sigue saliendo a las calles propagando así el virus.

Los avances en la secuenciación del gen han facilitado a los científicos hacer el seguimiento de la pandemia de COVID-19 con mayor rapidez que la de cualquier brote previo.

Cuando en enero se identificó en China el nuevo coronavirus, los científicos de todo el mundo respondieron con rapidez. A los pocos días se publicó en Internet toda la composición genética, o genoma, del virus. Durante el brote de coronavirus de 2003, el SARS, se tardó casi tres meses, después de que la enfermedad se atribuyera en un principio a clamidias.

Medidas preventivas ante el COVID-19 propuestas por los diferentes partidos

La OMS: “El momento de actuar era hace un mes y desperdiciamos la primera oportunidad”

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, reprochó a la comunidad internacional la tardanza en aplicar medidas contra el nuevo coronavirus, ya que “el momento de actuar era hace un mes” y “llevamos diciendo más de dos meses que el virus es el enemigo público número uno”.

El momento de actuar era hace un mes; la primera oportunidad la desperdiciamos, pero ahora tenemos una segunda. No la malgastemos, es una responsabilidad de todos", declaró el doctor Tedros en la rueda de prensa telemática que ofrece desde Ginebra (Suiza) cada lunes, miércoles y viernes para informar del coronavirus.

Por su parte, el director de Emergencias de la OMS, el doctor Mike Ryan, reconoció que “desafortunadamente, el mundo no está listo para una pandemia y no tenemos reservas de los materiales que necesitamos para proteger a los trabajadores sanitarios y tratar a los pacientes".

No obstante, Tedrows Adhanom aseguró que la sociedad cuenta con herramientas para combatir el virus. "Las medidas agresivas para encontrar, aislar, hacer la prueba, tratar y rastrear no son sólo la mejor forma y la más rápida para salir de las restricciones económicas y sociales, sino también de evitarlas", declaró.

Y es que “hemos pasado muchas pandemias y crisis antes”, por lo que “ésta la venceremos también”, aunque “la cuestión es en cuánto tiempo y a qué precio”, añadió.

Por último, el director general de la OMS recordó la necesidad de que los países impongan el confinamiento y aseguró que más de 150 estados con menos de cien casos positivos ya lo han implantado. Y es que, aunque sean “medidas agresivas”, estos países “tendrán la oportunidad de prevenir la transmisión comunitaria del virus y evitar que las consecuencias, tanto sanitarias como económicas, sean severas, como ha ocurrido en otros países”.

Mientras tanto, la oposición sigue apostando por la bronca, por el ruido.

Pablo Casado demanda al Gobierno “más eficacia en la gestión” del coronavirus

El presidente del PP, Pablo Casado, demanda al Gobierno de Pedro Sánchez “más eficacia en la gestión, más medios de protección e intervención ya” para luchar contra la pandemia del coronavirus en España.

Así lo trasladó el líder de la oposición tras analizar con el Comité de Dirección del partido “la terrible expansión del coronavirus”. Casado recordó que “en 24 horas hay 514 muertes más, 2.696 en total”, y la cifra de contagiados roza los 40.000 en España. “Demasiadas vidas truncadas y familias destrozadas que ni pueden despedirles. Pido más eficacia en la gestión y más medios de protección e intervención ya, solicitó.

“Nunca un Gobierno con más poderes ha sido capaz de hacer menos” Así respondió a Sánchez desde la tribuna del Congreso de los Diputados, antes de apoyar la prórroga al estado de alarma en España ante la expansión de la pandemia del coronavirus a pesar de considerar que se han tomado decisiones “tardías o insuficientes” en este sentido.

“¡Un poco de autocrítica y de humildad!”, demandó Casado. “Por favor, aunque sea por respeto a los millones de españoles que están en sus casas y le tienen a usted al frente del Gobierno”, espetó el líder de la oposición al jefe del Ejecutivo.

Como mínimo, el presidente de los populares consideró que Sánchez debería “lamentar lo que está pasando”. También le demandó “algo de responsabilidad” y le preguntó si “cree que tan bien ha hecho todo para tener el segundo país del mundo en número de muertes”. “¡Y un poco de gratitud!”, agregó el presidente del PP, amparándose en que su partido le apoya más que sus socios de investidura en esta crisis.

Le advirtió de que “la petición de unidad no puede acallar a la oposición” y defendió el incremento presupuestario en la Comunidad de Madrid: “No mientan. No es cuestión de recortes, ha habido gran inversión” y aseguró que ello contribuirá a salir de esta crisis.

A pesar de estas críticas, Casado se comprometió a apoyar las medidas económicas del Gobierno, pero con la exigencia de que las pongan ya en marcha, bajen impuestos, costes laborales y reduzcan la burocracia. No obstante, lamentó que la crisis haya pillado al Ejecutivo “sin los deberes hechos” y auguró que precisamente por ello los efectos en España serán “más intensos”.

Casado propuso a Sánchez un “plan de choque” con 10 puntos “de urgente necesidad” para paliar los efectos económicos del coronavirus y conservar el empleo

#PlanDeChoqueCOVID19 del Partido Popular

1.- Reducir a la mitad el Impuesto de Sociedades a los sectores afectados, en concreto al turismo. Y suprimir este impuesto temporalmente a la empresa en zona de cuarentena.

2.- Aplazar el cobro del IVA a las empresas afectadas y suprimir las subidas fiscales anunciadas, tanto la financiera, las tecnológicas, y las medioambientales

3.- Devolver los 2.500 millones de euros adeudados a las CC.AA. para reforzar su gestión sanitaria y de educación

4.- Aprobar un Plan de Contingencia sanitaria para reforzar los recursos de las autonomías

5.- Aprobar un fondo de garantía para Pymes y autónomos con línea de liquidez específica para que no les supriman el crédito, en colaboración público-privada con la banca, el ICO, el BCE y el BEI

6.- Ampliar a 12 meses más la tarifa plana para autónomos reduciéndola a los 50€ iniciales y rebajar otros módulos en los sectores más afectados

7.- Cancelar la contra reforma laboral para garantizar la flexibilidad y la competitividad de las empresas y autónomos, e impulsar el teletrabajo

8.- Aprobar una partida extraordinaria para financiar las bajas por aislamiento y la reducción de jornada, aportando fondos públicos a las empresas y permitir que los trabajadores afectados por un ERE no consuman su tiempo de prestación durante la suspensión del contrato

9.- Aplazar el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social, rebajar las de empresas afectadas, y cancelar toda la subida propuesta en las bases mínimas y el destope de la máxima

10.- Aprobar un paquete legislativo para eliminar trabas burocráticas, potenciar la unidad de mercado y la internacionalización, con refuerzo de personal en puertos y aeropuertos y un plan de comercio exterior y fomento del turismo

Abascal reclama que Sánchez dimita o permita un “Gobierno de unidad nacional”

El líder de Vox, Santiago Abascal, reclamó que el presidente Pedro Sánchez dimita o permita la formación de un “Gobierno de unidad nacional” si no es capaz de afrontar la crisis generada en España por la propagación del COVID-19.

El líder de Vox advirtió a Sánchez de que le exigirán “responsabilidades políticas y penales” si no aprovecha estos quince días “para combatir la amenaza sanitaria y evitar la ruina económica” del país.

Por este motivo, Abascal dijo que si Sánchez no es capaz de afrontar esos retos “puede irse”. Sobre la gestión de la crisis por el COVID-19, el responsable de Vox sostuvo que en el Ejecutivo “lo han hecho todo tarde y lo han hecho todo mal”, ya que, a pesar de las advertencias que existían ya en febrero, no dedicaron “ni un minuto” a pensar en cuestiones como la adquisición de material sanitario o a tomar medidas para que el sistema hospitalario no esté “al borde del colapso”.

Sánchez avisa de que se defenderá cuando pase el coronavirus pero ahora toda su “energía” es para combatirlo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, avisó de que se defenderá de los duros ataques de la oposición por su gestión cuando pase la crisis del coronavirus, ya que ahora no piensa “perder ni un gramo de energía” en cualquier cuestión que no sea combatir esta pandemia.

Tras escuchar a los partidos recriminarle su gestión y exigirle endurecer las medidas, Sánchez les aseguró que “tendrán mucho tiempo para hacer oposición al Gobierno”. La “diferencia con respecto a hoy”, subrayó, es que cuando se gane “la guerra al virus” combatirá todas estas críticas.

Hasta el 13 de marzo, el día en el que anunció que se aprobaría el estado de alarma en España, “la capacidad de las consejerías de Salud de todas las comunidades autónomas era plena”. “No lo olviden. Podían haberse provisto de todo cuanto necesitaran”, trasladó, y recordó que las “quejas” del PP empezaron a partir del 14, ya con el mando único del Gobierno frente a esta pandemia.

Con esta acusación velada respondió Sánchez a los gobiernos autonómicos que arremeten contra el Gobierno central por falta de material sanitario, porque “a partir de que el Gobierno de España declara el estado de alarma. Ese día muchos vieron claro lo que antes no habían visto”.

Sánchez se defendió de las acusaciones de “intervención tardía” asegurando que el mismo día que los nuevos ministros tomaron posesión de sus cargos, el 13 de enero, se constituyó en el Ministerio de Sanidad el Comité de Seguimiento del COVID-19. Eso fue, dijo, “50 días antes del primer fallecido y dos meses antes del decreto de estado de alarma”.

Además, comparó la acción del Ejecutivo español con la de países del entorno y aseguró que España decretó estado de alarma con menos fallecidos y contagiados que Francia, Italia o Reino Unido. Pidió, entonces, “ser humildes y situar el tema en su verdadero punto” porque el COVID-19 ha pillado a todos “sorpresivamente”.

Debemos dejar de lado las críticas frente al coronavirus

Las fuerzas políticas deben centrarse en la unidad y en dejar a un lado su actitud excesivamente crítica para que se convierta en una postura constructiva.

Todos los ciudadanos deben dejar a un lado su ideología ya que esta no les había servido para resolver sus problemas.

Sirven de poco las ideologías, el querer ser más brillante que otro. Ahora solo sirve la unidad y el esfuerzo conjunto.

Ahora más que nunca necesitamos a Europa.

Añadir nuevo comentario