La variabilidad genética marca diferencias en la estructura cerebral

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Imagen de la superficie cortical y el grosor del cerebro

Lectura fácil

El cerebro controla lo que piensas y sientes,
cómo aprendes y recuerdas y la forma en que te mueves.
También controla el latido de tu corazón y la digestión de la comida.

La revista Science ha publicado los resultados de una investigación internacional
gracias al trabajo en red entre distintos investigadores, algunos de ellos españoles.

Los científicos han descubierto la estructura de las regiones claves del cerebro.
Apuntan que los diferentes genes marcan diferencias en la estructura del cerebro
y ayudan a no sufrir algunas enfermedades mentales.

  • La corteza cerebral es la parte externa del cerebro donde residen las capacidades cognitivas.
  • Estos hallazgos representan un hito en el camino para conocer cómo la variabilidad genética marca diferencias en la estructura cerebral”.

El cerebro controla lo que piensas y sientes, cómo aprendes y recuerdas y la forma en que te mueves. También se ocupa de muchas otras acciones, que, por rutina ya ni nos damos cuenta: como el latido de tu corazón y la digestión de la comida.

Para que lo puedas visualizar, el cerebro se asemeja a una computadora central que controla todas las funciones de tu cuerpo. El resto del sistema nervioso viene a ser una red o entramado que envía mensajes en ambos sentidos entre el cerebro y distintas partes del cuerpo. Lo hace a través de la médula espinal, que desciende por la espalda desde el cerebro. Contiene nervios en su interior, unos filamentos que se ramifican hacia los demás órganos y partes del cuerpo.

En el día de hoy estamos de enhorabuena, la revista Science ha publicado los resultados de una investigación internacional gracias al trabajo en red entre distintos investigadores, algunos de ellos españoles.

Se trata de un importante avance en el grado de conocimiento sobre el mapa genético que determina la estructura de las regiones claves de la corteza cerebral humana. Las conclusiones de la publicación aportan luz para llegar a conocer cómo la variabilidad genética marca diferencias en la estructura cerebral asociadas al riesgo de padecer algunas enfermedades mentales.

Tal y como informamos, se trata de un trabajo colaborativo a nivel mundial (360 científicos de 184 instituciones). Ha participado el equipo del Ciber de Salud Mental (Cibersam) que lidera Benedicto Crespo-Facorro en el Hospital Universitario Virgen del RocíoIBiSUniversidad de Sevilla, del Instituto de Investigación Sanitaria Valdecilla (Idival) y la Universidad de Murcia.

El estudio se ha llevado a cabo dentro del consorcio ENIGMA y los análisis principales han sido realizados por la Dra. Katrine Grasby de la Universidad de California del Sur (EEUU). Este trabajo es fruto de un consorcio integrado por 900 investigadores, 296 grupos de investigación de 45 países, con el fin de desvelar el papel de los genes sobre la estructura y función del cerebro, mediante el uso de datos genéticos y clínicos de 30.000 pacientes de todo el mundo.

Lo que desconocíamos de la corteza cerebral

La corteza cerebral, también conocida como la “sustancia gris”, es la parte externa del cerebro donde residen las capacidades cognitivas, la capacidad de pensar, de procesar información, la memoria y la atención. Es una capa altamente compleja y plegada, relativamente fina, que permite albergar gran número de neuronas.

Las variaciones en la superficie y el grosor de la corteza influyen en los rasgos psicológicos, comportamentales y neurológicos de cada una de las personas, y se han asociado a enfermedades como la esquizofrenia, déficit de atención e hiperactividad, depresión, autismo y trastorno bipolar. Estas variaciones en la corteza se pueden medir in vivo mediante Resonancia Magnética Nuclear (RMN).

Hasta la fecha se han identificado diversos genes que afectan a la estructura de la corteza cerebral de organismos modelos, no obstante, a fecha de hoy se sigue conociendo muy poco sobre las variantes genéticas que afectan a la estructura de la corteza cerebral de humanos. En este contexto, el objetivo del estudio ha sido identificar las variantes genéticas que afectan a la estructura de la corteza cerebral humana, tanto a nivel global como a nivel regional.

Conclusiones

Los expertos revelan que:Encontramos que las variantes genéticas asociadas a tener una menor superficie cortical, o menor plegamiento de la misma, también contribuyen a un riesgo mayor de depresión, insomnio y trastorno de déficit de atención e hiperactividad” ha afirmado otra de las autoras del estudio, la Dra. Katrine Grasby. “Usando la información de la RM y la genética podemos predecir un tercio de las diferencias en la estructura cortical entre individuos con variantes genéticas”, añade.

En este sentido, estos hallazgos representan un hito en el camino para conocer cómo la variabilidad genética marca diferencias en la estructura cerebral que a la postre nos pone en riesgo de padecer algunas enfermedades mentales, concluye Benedicto Crespo-Facorro.

Añadir nuevo comentario