La película Mulán regresa al cine con grandes críticas internacionales

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
La última producción de Disney empañada por guiños al PCC

Lectura fácil

Disney ha lanzado este año una nueva versión actualizada de la película Mulán.

La popular actriz Yifei Liu, la que interpreta el papel de Mulán en Xinjiang,

donde no se respetan los derechos humanos por parte del régimen chino,

lo que ha despertado en las organizaciones de todo el mundo

una tensa reacción a la película.

Varios analistas y medios internacionales han advertido

de la dureza del relato y han criticado la película.

Disney propone en 2020 una nueva versión actualizada de Mulán, que ya no es una animación como la ficción de 1998. En ese momento los cines nos trajeron un dibujo animado que impactó a la sociedad. Ahora es la popular actriz Yifei Liu, la que interpreta el papel de Mulán en unos escenarios repletos de controversia al ser localizaciones de Xinjiang, epicentro actual de la violación sistemática de los Derechos Humanos por parte del régimen chino, lo que ha despertado en las organizaciones de todo el mundo una tensa reacción a la película.

La controversia de Mulán en 2020

Los escenarios de la película son el foco de la tensión internacional. Muchas de las escenas de Mulán fueron grabadas en Xinjiang, el epicentro de la violación sistemática de los derechos humanos por parte del régimen chino. El asunto clave de estas localizaciones, es que, varios analistas y medios internacionales, advirtieron que sobre el final de la producción de Disney con un coste superior a 200 millones de dólares se explicitaba lo que podría considerarse un exceso por parte de los productores. “Un escándalo”, en palabras del diario americano The Washington Post.

Es que los realizadores no tuvieron mejor idea que agradecer al Partido Comunista Chino (PCC) y a las autoridades regionales por prestarles las escenografías. También se mostraron complacidos con los medios propagandísticos de Beijing por el apoyo dado durante su estancia durante el rodaje. El PCC y los representantes políticos de Xinjiang son blanco de denuncias internacionales por violaciones a los derechos humanos.

“Hay un lado oscuro en esos paisajes. Disney filmó Mulán en regiones de China. En los créditos, Disney ofrece un agradecimiento especial a más de una docena de instituciones chinas que ayudaron con la película. Estos incluyen cuatro departamentos de propaganda del Partido Comunista Chino en la región de Xinjiang, así como la Oficina de Seguridad Pública de la ciudad de Turpan en la misma región, organizaciones que están facilitando crímenes contra la humanidad”, escribió en su columna Isaac Stone Fish.

Ataque a los Derechos Humanos

El remake tiene un presente adverso a raíz de los agradecimientos en los créditos al régimen comunista chino y se enfrenta a nuevas llamadas de boicot a nivel internacional en defensa de los Derechos Humanos.

Grupos en defensa de los derechos humanos, académicos y periodistas han denunciado una dura represión contra los musulmanes uigur y kazajo en Xinjiang, hacen referencia a internamientos masivos, esterilizaciones forzosas y entre otras cuestiones, trabajos de esclavitud.

En esta línea,  Badiucao, un artista chino disidente que vive en Melbourne, dijo que actualmente está trabajando en una nueva caricatura que retrata a Mulán como un guardia en uno de los campos de internamiento en Xinjiang para satirizar la nueva megaproducción. “Es muy problemático y no hay excusa. Quiero decir, está claro, tenemos toda la evidencia que muestra lo que está sucediendo en Xinjiang“, dijo a raíz de conocer el gesto de agradecimiento de la productora de Disney al PCC en la versión actualizada de Mulán.

Añadir nuevo comentario