Trabajadores de Atención Primaria se sienten agredidos y desatendidos

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Un hombre frente a un centro de salud de la Comunidad de Madrid |EFE

Lectura fácil

Las urgencias de centros de salud de Madrid cumplen dos meses cerradas

sin previsión de reabrir en plena desescalada.

Pero si va alguien sin cita de manera urgente, les siguen atendiendo.

Los refuerzos que prometió la consejería no llegan y los sanitarios

alertan de que, en estas condiciones, no podrán frenar un rebrote.

Además, fuentes consultadas nos cuentan que se les está tratando de malas maneras,

incluso la gente les insulta porque tienen que esperar a ser atendidos.

Ellos, desde personal de limpieza hasta médicos,

salvan vidas ajenos al aplauso que España les brinda, cada día, a las ocho.

Y lo hacen, en muchos casos, percibiendo salarios bastante bajos con su responsabilidad.

Los celadores apenas perciben 18.600 euros anuales,

los auxiliares de enfermería no superan los 23.000€ 

y los médicos especialistas no sobrepasan los 45.493€ en la Comunidad de Madrid.

Necesitan ayuda, los aplausos se han vuelto en su contra

y no ven reconocido su trabajo.

Desde que comenzaron los recortes en el año 2010,

los salarios bajaron un 5%

El personal sanitario, cada vez más ahogado, más agotado,

ha tenido que trabajar con menos medios,

con mayor carga de trabajo y con un sueldo inferior.

Piden hechos y que se refuercen las plantillas. 

Que se contrate a enfermeras, enfermeras especialistas y fisioterapeutas,

que se les proporcione el material suficiente para que puedan ofrecer la sanidad que queremos

y que se les pague un salario acorde a su responsabilidad.

Las urgencias de centros de salud de Madrid cumplen dos meses cerradas sin previsión de reabrir en plena desescalada. Pero si va alguien sin cita de manera urgente, les siguen atendiendo. Los refuerzos que prometió la consejería no llegan y los sanitarios de Primaria alertan de que, en estas condiciones, no podrán frenar un rebrote.

Además, fuentes consultadas nos cuentan que se les está tratando de malas maneras, "la gente ha olvidado los aplausos y ahora vienen al mostrador del centro de salud amenazando con palabras como 'la próxima vez que pase algo como el coronavirus no os va a aplaudir nadie'". Y así cada día, un nuevo episodio de violencia verbal al que hacer frente.

"Los pacientes llegan al centro de Atención Primaria y exigen que se les atienda como antes", comparte con nosotros una trabajadora de un centro madrileño. "Se encuentran con un 'no', la tensión se desata y estamos solos".

Menos aplausos y más sueldo: esto es lo que ganan nuestros médicos, enfermeras y auxiliares

Se juegan la vida en plena crisis por el coronavirus. Ellos, desde personal de limpieza hasta médicos, salvan vidas ajenos al aplauso que España les brinda, cada día, a las ocho. Y lo hacen, en muchos casos, percibiendo salarios bastante bajos con su responsabilidad.

Las cifras hablan por sí solas. Los celadores apenas perciben 18.600 euros anuales, los auxiliares de enfermería no superan los 23.000€ y los médicos especialistas no sobrepasan los 45.493€ en la Comunidad de Madrid, según la última tabla salarial publicada en el BOCM (Boletín Oficial) a fecha 28 de febrero de 2020 de la que se ha hecho eco el periódico digital 'El Español'.

En GNDiario hemos hablado con distintas personas que trabajan en un centro de salud de la sierra de Madrid, en su caso, cuando tuvieron que trabajar los fines de semana y festivos, les prometieron días libres a cambio de esos días trabajados. Pues bien, a los médicos les han pagado 165 euros en bruto por trabajar en festivo; a las enfermeras 56 euros, a los auxiliares administrativos les han pagado los festivos a 41 euros, y ya al personal de limpieza, imaginaos. Necesitan ayuda, los aplausos se han vuelto en su contra y no ven reconocido su trabajo. Es más, estos profesionales no comen de los aplausos.

Desde que comenzaron los recortes en el año 2010, los salarios bajaron un 5%

El personal sanitario, cada vez más ahogado, más agotado, ha tenido que trabajar con menos medios, con mayor carga de trabajo y con un sueldo inferior. Entre 2018 y 2020, la población de Madrid creció en casi medio millón de personas y, sin embargo, el número de personal sanitario cayó en 3.300 puestos de trabajo entre los 33 hospitales públicos y los 50 privados que hay en la región, según datos del Servicio Madrileño de Salud (Sermas).

Según un informe elaborado conjuntamente por la Fadsp y el sindicato CCOO, la atención primaria "ha tenido crónicamente un maltrato presupuestario, incluso si se compara con el resto de las comunidades autónomas". Según la Estadística del Gasto Sanitario Público correspondiente a la serie 2002-2016 del Ministerio de Sanidad recogida por la organización de Sánchez Bayle, la Comunidad de Madrid pasó de destinar el 13,52% del gasto sanitario a la atención primaria en 2010 a destinar el 11,63% en 2016. Números, por otro lado, siempre por debajo de la media estatal (que dedicó el 14,49% en 2010 y el 12,67% en 2016).

No queremos el aplauso y las buenas palabras de los políticos. Queremos hechos y que se refuercen las plantillas. Que se contrate a enfermeras, enfermeras especialistas y fisioterapeutas, que se nos doten de los EPIS y el material suficiente para que podamos ofrecer la sanidad que queremos y no podemos ofrecer”, indican desde SATSE Madrid. "Y que se reconozca nuestro trabajo", añaden fuentes consultadas.

“No nos merecemos cómo nos están tratando, continúan. En Madrid hemos estado en primera línea, sin libranzas, sin poder abrazar a nuestros familiares más queridos por miedo a contagiarles y, ahora, nos dicen que no nos merecemos descansar (si no hay contrataciones no podremos hacerlo ya que las plantillas son exiguas) y que tenemos que seguir trabajando en condiciones precarias", señalan desde SATSE.

Y los rebrotes llegarán tarde o temprano

Si todos volvemos a estar en la calle haciendo lo que queramos, volveremos al mismo sitio. "Quieren que le hagamos pruebas PCR a todos los pacientes que vengan con síntomas y que rastreemos sus contactos pero, por ejemplo, nos faltan PCR", asegura una de las profesionales con quien hemos hablado.

Sin embargo, Sanidad defiende que se están haciendo 1.300 test al día en los centros de Atención Primaria, cerca de los 1.500 diarios que prometieron, lo que está bastante por encima de su capacidad asistencial.

Se recomienda limitar el número de pacientes citados de forma presencial e incrementar los tiempos para la atención telefónica y en domicilios. Pero la gente sigue acudiendo a los centros por pequeños cortes, por ejemplo. Debe quedar claro que los centros de salud priorizarán las actividades asistenciales dirigidas a pacientes crónicos, especialmente inmovilizados, pacientes mayores y tras alta hospitalaria. "Empiezan a llegar personas que exigen atención inmediata para problemas que no son prioritarios", apunta la auxiliar administrativa con quien hemos hablado.

La profesional y su compañera enfermera aseguran que, en general, la gente "está siendo sensata", pero, el aislamiento ha agravado la agresividad de las personas y cuando esto pasa, los profesionales sanitarios están solos.

Además, en caso de que sea necesario contar con valoración por parte de un especialista hospitalario, están estudiando priorizar las opciones telemáticas, incluso añadiendo el servicio de videollamada.

Para realizar el seguimiento de COVID-19, el personal sanitario insiste en que hace falta incorporar a nuevo personal. Tal y como recuerda el sindicato de enfermería, la Comunidad explicó que se contrataría a 380 enfermeras y a 400 rastreadores. No obstante, el sindicato de enfermería Satse ya hablaba de que serán finalmente 200 los nuevos contratos para los centros de salud y otros 175 profesionales para rastrear el virus... y "¿dónde están?" se preguntan las profesionales que esconden su anonimato bajo la mascarilla.

A esa falta de personal, además, hay que sumar las complicaciones que ha supuesto la propia pandemia. La edad hace que muchos profesionales no hayan podido enfrentarse a la recta final del COVID-19. Nos consta que han retirado a muchos, a estas alturas, porque ellos mismos eran personal de riesgo.

"Las prisas no son buenas. Lo peor que nos puede pasar a todos es una segunda oleada. Nos pillaría agotados, cansados, quemados... mentalmente y salarialmente castigados. Sí, queremos pasar de fase, como todo el mundo, pero cuando estemos preparados".

El eco de los aplausos se desvanece, como las promesas de Sanidad que nunca llegaron. La Atención Primaria es la primera barrera ante un contagio. Sus profesionales son las legiones que nos librarán del rebrote y siguen avanzando sin escudo y sin un salario digno.

En la Comunidad Valenciana, los profesionales también han denunciado "su sueldo vergonzoso"

Para demostrarlo, han remitido a NIUS Diario, la nómina de uno de los facultativos que ejerce en el Hospital de la Plana en Villarreal.

En el documento publicado por dicho diario, se detalla la cantidad bruta percibida por el médico, que no alcanza los 1.250 euros mensuales. Una cantidad similar a la que cobran los residentes y muy inferior a la que perciben los facultativos con plaza en la sanidad pública, cuyos emolumentos van desde 2.800 hasta 5.000 euros, en función de la responsabilidad y la antigüedad.

Los contratos que tienen estos médicos de acumulo de tareas de interinidad COVID-19 son temporales, por obra o servicio, como recoge la nómina.

Precisamente, temen que con la reducción de los contagios y el control de la crisis sanitaria, empiecen los despidos.

Añadir nuevo comentario