Las mejores bromas para el Día de los Santos Inocentes

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
28/12/2020 - 08:20
Muñeco Inocente

Lectura fácil

Este 28 de diciembre, como cada año, se celebra el Día de los Santos Inocentes. La conmemoración del Día de los Santos Inocentes se expandió en todo el mundo. En varias regiones las personas suelen disfrazarse, hacer danzas tradicionales y también hacer bromas a la gente que estén más descuidados.

¿Sabes ya qué broma vas a gastar a tus seres queridos? Aquí te dejamos alguna inocentada.

Cambiar la hora a los relojes

Aprovecha un momento de descuido de tus conocidos para adelantar o atrasar las horas del reloj. Esto hará que la rutina de tu la persona a quien le gastes esta broma se verá alterada. Si lo adelantas y alguien tiene un compromiso, no llegará tarde a su cita.

Cambiar el azúcar por la sal

Esta es una de las bromas más clásicas y extendidas de todas, ¿quién no lo ha hecho alguna vez? Este 28 de diciembre es un día fantástico para repetirla.

Es muy fácil: solo hay que cambiar azúcar por sal. Durante la hora del desayuno tendrá mucho éxito entre los miembros de tu hogar.

Moneda pegada al suelo

Si te encontraras dos euros en el suelo, ¿te agacharías a recogerlos? Seguro que la respuesta es sí. Si quieres echarte unas risas, pega una moneda de dos euros al suelo y observa a los viandantes. Puedes hacerlo también con un hilo transparente y un billete.

Una llamada falsa

Para este tipo de bromas la tecnología puede ser tu cómplice. Si tienes un teléfono móvil podrás hacer caer a más de una víctima. 

Solo deberás descargar la aplicación Juasapp que te permitirá realizar la clásica llamada telefónica falsa pero esta vez será por WhatsApp.

Muñeco a la espalda

Si hay una broma tradicional y arraigada en el Día de los Inocentes es colgar el muñeco de color blanco en la espalda de alguna persona. Puedes incluir algún mensaje si lo deseas.

Pasta de dientes

Esta inocentada también se podría incluir en el top de las típicas bromas de los Santos Inocentes. Consiste en colocar un poco de pasta de dientes o alguna crema en la cara o en las manos de nuestra víctima mientras está descuidada o duerme. Al despertar y mirarse en el espejo, verá como una extraña sustancia ha aparecido en su piel.

Sustos en cada rincón

Escondernos detrás de una puerta, tras una esquina, con la habitación a oscuras. Todos los rincones y recovecos son útiles si se consigue al fin asustar a alguien.

Recuerda que es mucho mejor que las bromas sean de buen gusto para el que las vaya a recibir. La intención es sorprenderles y no hacerles pasar un rato desagradable.

Cuéntanos, a través de un comentario, cuál ha sido la mejor broma que te han gastado o que has gastado.

Añadir nuevo comentario