Caravaning: Guía básica para viajar en autocaravana

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Autocaravana en la naturaleza

Lectura fácil

Viajar por primera vez en autocaravana es una de esas experiencias que no se olvidan. 

El caravaning es el término que utilizan los amantes de los viajes en caravana
para referirse a esta práctica.

Si no sabes por dónde empezar, no olvides esto:
las recargas y los residuos son dos de las claves a solucionar del viaje en autocaravana.
Lo imprescindible para un buen viaje en caravana se basa en llenar el agua,
recargar la energía eléctrica o el gas y vaciar correctamente los residuos.

A cualquier aficionado al caravaning le encanta dormir al aire libre, descansar en plena naturaleza.
Para ello hay que conocer la legislación vigente antes de pasar la noche en un lugar u otro.
Mientras el vehículo esté estacionado y no acampado,
podrás dormir en casi cualquier lugar.

Aparcar la autocaravana como si fuese un coche nos facilitaría mucho las cosas.
Para ello no podremos poner barras estabilizadoras,
y respetaremos el perímetro del vehículo a la hora de abrir ventanas o subir el techo.

Están prohibidos los toldos que ocupen más que la superficie de la autocaravana parada.
Lo mismo sucede con verter todo tipo de fluidos o emisiones. 
Para vaciar el vehículo o recargar agua o energía hay que acudir a un lugar autorizado para estacionar autocaravanas.

Una autocaravana es, ante todo, un vehículo.
Esto implica respetar el Reglamento General de Circulación.
Las autocaravanas podrán circular por autopista y autovía a 120 km/h. 
En carreteras convencionales se mantiene la velocidad de 90 km/h. 

Elige tu vehículo

  • Autocaravana: Tiene un motor propio, por lo que no precisa de otro vehículo que le remolque. Dentro de él, al igual que en la caravana disponemos de todo lo necesario para «vivir».
  • Caravana: Es un vehículo remolcado por un automóvil. Una opción perfecta para aquellos que prefieren estacionarse en un punto en concreto y a partir de ahí moverse y hacer turismo con el coche.
  • Camper: Furgonetas convertidas en autocaravana pero en un espacio más reducido. Es la típica Wolkswagen de cuadros, fotos, películas...

 

Viajar por primera vez en autocaravana es una de esas experiencias que no se olvidan. El caravaning está de moda, crea nuevos seguidores cada día, y casi todos ellos repiten en esta modalidad de viaje.

Si no sabes por dónde empezar, no olvides esto: las recargas y los residuos son dos de las claves a solucionar del viaje en autocaravana. Lo imprescindible para un buen caravaning se basa en llenar el agua, recargar la energía eléctrica o el gas y vaciar correctamente los residuos. Operaciones básicas y obligatorias que debemos tener en cuenta en todo viaje.

Viajar en autocaravana supone vivir una aventura nueva cada día

A cualquier aficionado al caravaning le encanta dormir al aire libre, descansar en plena naturaleza. El grado de libertad que te da una autocaravana es muy grande, pero hay que conocer la legislación vigente antes de pasar la noche en un lugar u otro. Una regla básica al respecto: mientras el vehículo esté estacionado y no acampado, podrás dormir en casi cualquier lugar "como si fuera un vehículo normal". En caso de señales específicas o prohibiciones sobre este tipo de vehículos tenemos las de perder.

Aparcar la autocaravana como si fuese un coche nos facilitaría mucho las cosas. Para ello no podremos poner barras estabilizadoras, y respetaremos el perímetro del vehículo a la hora de abrir ventanas o subir el techo.

¿Y si mi autocaravana tiene toldo? Están prohibidos los toldos que ocupen más que la superficie de la autocaravana parada. Lo mismo sucede con verter todo tipo de fluidos o emisiones. Para vaciar el vehículo o recargar agua o energía hay que acudir a un lugar autorizado para estacionar autocaravanas.

Al volante, sentido común

Una autocaravana es, ante todo, un vehículo. Esto implica respetar el Reglamento General de Circulación, que equipara, a estos efectos, a las autocaravanas y furgonetas camper con los turismos, siempre y cuando tengan una masa máxima autorizada igual o inferior a 3.50900 kg.. las autocaravanas y las furgonetas camperizadas, siempre y cuando tengan una masa máxima autorizada igual o inferior a 3.500 kg.

Así las cosas, las autocaravanas podrán circular por autopista y autovía a 120 km/h. En carreteras convencionales se mantiene la velocidad de 90 km/h. En el caso de las autocaravanas de más de 3.500 kg, la velocidad máxima será de 90 km/h en autopista y autovía y de 80 km/h en carretera convencional, al igual que los camiones y las furgonetas. Recuerda que el carnet de categoría B marca un límite de 3.500 kilogramos a la hora de conducir vehículos con carga.

Además, como buen caravaning debes saber que las autocaravanas son mucho más grandes y pesadas que los turismos, así que ten cuidado al dar las curvas, al adelantar o al pararte en un semáforo. Tendrás que aprender a calcular bien las distancias.

Cómo iniciarse en el arte del caravaning

Antes que nada, tendrás que conseguir una autocaravana, pero te surgirán ciertas dudas sobre si es mejor comprarla o alquilarla. Si no tienes ningún amigo que te deje la suya y no estás convencido de si te va a gustar el caravaning, de si vas a volver a usarla, de dónde aparcarla cuando no la utilices... es más sensato alquilar una.

El precio por día ronda los 100-200 euros, más unos 600 de fianza, y algunas agencias te piden un mínimo de días de alquiler.

El precio de compra de una autocaravana comienza desde los 30.000 euros. Puedes encontrar alguna de segunda mano eso sí, su precio siempre superará los 10.000 euros.

A todo esto tienes que sumarle el coste del seguro -unos 1.000 euros- y el mantenimiento, mejor reservarse unos 300 euros al año. ¡Ah, y no te olvides del parking!

Elige tu vehículo

  • Autocaravana: Tiene un motor propio, por lo que no precisa de otro vehículo que le remolque. Dentro de él, al igual que en la caravana disponemos de todo lo necesario para «vivir».
  • Caravana: Es un vehículo remolcado por un automóvil. Una opción perfecta para aquellos que prefieren estacionarse en un punto en concreto y a partir de ahí moverse y hacer turismo con el coche.
  • Camper: Furgonetas convertidas en autocaravana pero en un espacio más reducido. Es la típica Wolkswagen de cuadros, fotos, películas...

Planifica una ruta

  • Debes saber a qué puntos quieres llegar para visitar.
  • Conocer los puntos para cambiar agua, para repostar, para descansar… La mayoría de las áreas de servicio suelen ser municipales y de uso gratuito, pero también hay áreas privadas y espacios habilitados en los campings que se pueden utilizar previo pago. Podrás encontrar todos estos estacionamientos en portales como areasAC -para España- y Camper Contact -para Europa-.
  • El hecho de salir a carretera siempre es un punto que merece una revisión total del automóvil para evitar cualquier tipo de sobresalto. Y en el mundo de la caravana, más todavía.

Sin embargo, si eres de los que prefieres que la ruta sea improvisada, te recomendamos que visites páginas o que te descargues algunas de las aplicaciones que existen especializadas en la materia.

  • Camper Spots: es una aplicación gratuita con la que podrás filtrar los resultados mediante filtros relacionados con tus necesidades, estilo de vida o actividades deportivas.
  • Park4Night: una aplicación colaborativa en la que los usuarios van añadiendo localizaciones que les han gustado y que les parecen recomendables.
  • Autocaravanas En Ruta: es la más global, puesto que indica todas las áreas de estacionamiento y servicio de autocaravanas en todo el continente europeo.

Lo último y lo más importante en el arte del caravaning es disfrutar del paisaje y de la carretera.

Añadir nuevo comentario