Conmemoramos el Día del Comportamiento Humano para fomentar la armonía en la convivencia social

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
31/03/2021 - 13:14
Hoy celebramos el Día del Comportamiento Humano

Lectura fácil

Hoy, 31 de Marzo de 2021, se conmemora el Día del Comportamiento Humano en homenaje a Don Francisco Rizzuto, destacado luchador en favor de la solidaridad social que fundó la Liga Pro Comportamiento Humano, una institución sin fines de lucro cuyos ideales eran difundir hermandad y el respeto en la sociedad. Rizzuto falleció el 31 de marzo de 1965.

El Día del Comportamiento Humano

En 1992, la Resolución Ministerial número 1729 estableció que el 31 de marzo de cada año sería conmemorado como el Día Nacional del Comportamiento Humano en homenaje a Rizzuto, destacado luchador en favor de la solidaridad social que falleció el 31 de Marzo de 1965.

Rizzuto fue un empresario, periodista, escritor, sociólogo y humanista. Fundador de la Liga Pro Comportamiento Humano en 1960, lo que destaca su lucha por la seguridad social. Esta institución sostiene los principios morales del hombre: dignidad, cortesía, urbanidad, respeto y buenas costumbres, cuyo fin es difundir la hermandad y la armonía en la sociedad.

Por tanto, esta celebración es una fecha propicia para difundir la importancia de los valores éticos y espirituales de las personas y fomentar la armonía en la convivencia social.

La Liga Pro Comportamiento Humano

Esta institución sostiene los principios morales del hombre con el objetivo de recordar la importancia de tratar con consideración a otros. El comportamiento humano, no se limita al cumplimiento de las leyes, que es obligatorio sino que comprende: la buena educación, las buenas costumbres, la cortesía y la solidaridad.

En honor a Rizzuto, este día invita a intentar humanizar nuestra forma de ser, para ser más compasivos a la hora de juzgar y tratar a la gente, para practicar la tolerancia y sobre todo para perfeccionarnos como personas y como sociedad.

Así como ponernos en el lugar del otro, ser respetuosos y prudentes en la manera de interpretarlo y conceptuarlo, es la única manera de comprender el contexto completo y, definitivamente, el camino hacia la propia paz mental y hacia un mayor equilibrio, tanto individual como social.

El decálogo de la buena conducta

  • Servir los principios de las buenas maneras, de la cortesía y de la urbanidad.
  • Respetar la propiedad y los bienes de la comunidad.
  • Mantener la compostura y corrección en los lugares públicos. Suprimir el diálogo desagradable y toda otra manifestación ruidosa que pueda alterar la tranquilidad de los demás. 
  • Guardar consideración para los mayores, caballerosidad para los demás y practicar culto de la amistad.
  • Entender que servir al semejante es una virtud que enaltece la propia personalidad, así como sentirse solidario con toda empresa que beneficie la humanidad.
  • Desterrar del lenguaje todo vocablo o expresión grosera que afecte a la cultura y lastime al otro; y confinar los arrebatos de la soberbia, de la petulancia y del egoísmo.
  • Auxiliar al enfermo y al necesitado con abnegación y generosidad.
  • No hacer galas de las propias virtudes por entender que la modestia es el patrimonio de los que viven liberados de la arrogancia y de la vanidad.
  • Respetar las ideas ajenas y defender las propias con raciocinio, con tolerancia y con dignidad.
  • Medir la responsabilidad que presupone un compromiso contraído, una palabra empeñada y el cumplimiento de las demandas de puntualidad.
  • Y sobre todo tener mucha conciencia con el medio ambiente.

Añadir nuevo comentario