40 millones de estadounidenses viven debajo de la línea oficial de pobreza

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Estados Unidos registra una tasa de pobreza del 12%.

Lectura fácil

Estados Unidos es el país más rico del mundo

pero tiene sorprendentemente algunos de los peores índices de pobreza

entre las naciones desarrolladas.

Concretamente, 40 millones de estadounidenses

viven por debajo de la pobreza.

Aunque se podría culpar de los índices a la pandemia de coronavirus,

la realidad es que el problema va mucho más allá de la crisis por la COVID-19.

Aunque este país está siendo uno de los más golpeados por la enfermedad

y por una profunda crisis, se ha evitado que muchas más personas

caigan en la pobreza gracias a una expansión histórica

de subsidios gubernamentales, según un estudio.

El problema está en que Estados Unidos no tiene

una red firme de protección social o de un sistema de apoyo

a los ingresos de las personas como tienen otros países,

por ejemplo con prestaciones por hijos a cargo.

Los programas de bienestar social que este país implementó en las últimas décadas,

como los cupones de alimentos o el seguro de desempleo,

le permitieron reducir algunos puntos su tasa de pobreza,

pero no cambian mucho  los malos datos que registra en cuando a la pobreza.

Estados Unidos, el país más rico del mundo, tiene sorprendentemente algunos de los peores índices de pobreza entre las naciones desarrolladas, según afirma la BBC. Concretamente, 40 millones de estadounidenses viven debajo de la línea oficial de pobreza.

Estados Unidos registra una tasa de pobreza del 12%

El presidente Lyndon B. Johnson declaró en 1964 una "guerra incondicional contra la pobreza", pero Estados Unidos aún tiene que descubrir cómo ganarle la batalla a la pobreza norteamericana. Desde esa declaración, Estados Unidos apenas ha bajado la tasa de pobreza al 12%, del 19% que había en aquel momento.

Aunque se podría achacar los índices a la pandemia de coronavirus, la realidad es que el problema va mucho más allá de la crisis por la COVID-19. Aunque este país está siendo uno de los más azotados por la enfermedad y por una profunda crisis, se ha evitado que muchas más personas caigan en la pobreza gracias a una expansión histórica de subsidios gubernamentales, según un estudio.

EE.UU es una gran potencia que no logra bajar esa tasa

Estados Unidos destina anualmente miles de millones de dólares desde hace mucho tiempo a programas contra la pobreza, pero "eso es lo irónico: una cosa sería si fuéramos un país pobre y realmente no pudiéramos hacer mucho al respecto. Pero tenemos los recursos", dice Mark Rank, quien es considerado uno de los mayores expertos en pobreza en EE.UU.

Sorprende que ocurra esto en una gran potencia global, como lo es EE.UU. Según los expertos, hay dos razones de peso detrás de los índices de pobreza en este país. Uno está relacionado con la forma de enfrentarse al asunto y otro es económico.

La pobreza en Estados Unidos no es un fracaso individual de los ciudadanos

Primeramente, Estados Unidos no tiene una red firme de protección social o de un sistema de apoyo a los ingresos de las personas como tienen otros países, por ejemplo con prestaciones por hijos a cargo. Los programas de bienestar social que este país implementó en las últimas décadas, como los cupones de alimentos o el seguro de desempleo, le permitieron reducir algunos puntos su tasa de pobreza, pero no cambian drásticamente los malos datos que registra en cuando a la pobreza.

"Tendemos a ver la pobreza en EE.UU. como un fracaso individual, es decir, que las personas no trabajan lo suficiente, están tomando malas decisiones, no tienen suficientes habilidades y ese tipo de cosas. Por lo tanto, depende de ti levantarte", señala Rank.

"El resultado es que realmente no hacemos mucho en términos de política social para sacar a la gente de la pobreza", agrega. A esto se suman las diferencias raciales: las minorías en Norteamérica sufren el problema de una forma desproporcionada.

Blancos y negros

El racismo sigue estando latente. Según los datos del Centro de Datos Kids Count, mientras que 11% de los niños blancos en EE.UU. viven en la pobreza, esa tasa llega a 32% para los niños negros y a 26% para los niños latinos.

"La pobreza a menudo se considera un problema para los no blancos y eso también reduce la voluntad de ayudar a los demás", apunta Rank. "Hay estudios que muestran que en países más homogéneos en términos de raza y etnia hay una red de seguridad más robusta, porque las personas ven a otros como parecidos a ellos y es más probable que estén dispuestas a ayudar", agrega.

La desigualdad aumenta

Algunos expertos señalan como causa del mantenimiento de la pobreza al deterioro del mercado laboral norteamericano. La realidad es que los trabajadores peores pagados, que son casi el 40% del total, han sufrido pérdidas de sus ingresos reales en los últimos años.

Estos recortes son atribuidos a la desindustrialización, al debilitamiento de los sindicatos e incluso a las transformaciones tecnológicas. En EE.UU, la desigualdad de ingresos no deja de aumentar, según varios estudios recientes.

Según Christopher Wimer, codirector del Centro sobre Pobreza y Política Social en la Universidad de Columbia, en EE.UU. "las oportunidades en el mercado laboral tienden a ir a personas con títulos universitarios y que se han beneficiado del crecimiento económicoY gran parte de ese crecimiento económico no se ha compartido hacia abajo de la escala de ingresos o educativa".

Añadir nuevo comentario