Héctor Cabrera: “El primer pensamiento que tuve al clasificarme para Tokio fue mi abuelo"

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Héctor Cabrera prepara sus segundos Juegos Paralímpicos

Lectura fácil

Héctor Cabrera irá a los Juegos Paralímpicos de Tokio.

Días antes de clasificarse perdió a uno de sus mayores apoyos, su abuelo.

La competición está aplazada y los Juegos se disputarán en 2021.

Además de competir, el valenciano estudia el último año de Ciencias del Deporte y la Actividad Física.

Además de hablar de deporte con él nos ha dicho que su sueño es ser profesor de Educación Física.

 

Héctor Cabrera es un deportista valenciano que obtuvo dos diplomas en Río y una plata en los Mundiales de Atletismo adaptado de Dubai en 2019. Cabrera es un joven de 25 años que se encuentra terminando la carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Aunque ahora se dedica al atletismo a nivel paralímpico, empezó a practicar deporte desde muy pequeño.

Practicó fútbol hasta los catorce años. Aparte del fútbol que fue una de sus primeras pasiones, a nivel federativo comenzó a practicar natación, senderismo, escalada y ajedrez. “Poco a poco cuando entré en la ONCE me enseñaron el atletismo, que para mí era desconocido. A partir de ahí compaginé varios deportes hasta la adolescencia”. Fue una etapa importante para Héctor porque comenzaba a forjarse sin saberlo una carrera en la que iría tomando forma el atletismo. “Mi relación con el atletismo es como si fuera un matrimonio y cada día me gusta más”.

El atleta tiene el Sindrome de Stargardt que es “una enfermedad degenerativa que afecta a una parte del ojo. Por ello llegará un día que la probabilidad de quedarse ciego total sea muy grande”. Aunque él mismo ha matizado que “no se quedará ciego hasta ver negro”. Reconoce que pasar de ver a la situación en la que está ahora “es frustrante”. “Tu cabeza cambia y sabe que eres así y ya está. No puedes hacer nada más”.

Héctor se encuentra terminando la carrera de Ciencias del Deporte y la Actividad Física

Compatibiliza su carrera deportiva, que, a la vista está, es muy buena, con su último año de carrera. Dentro de su vida como estudiante, Héctor siempre lo tuvo muy claro. Él nunca quiso tener adaptaciones y ha sido uno más en clase. “He crecido sin ningún tipo de adaptación, aunque en los exámenes si necesitaba más tiempo porque yo no leo al ritmo que lo hacen los demás. También es verdad que en los exámenes mi letra era más grande” Nunca ha utilizado sistemas como braille. Ha aclarado que “con la tecnología que hay en los propios teléfonos” ha sido suficiente para él.

Además, Cabrera es uno de los deportistas becados gracias al Programa Becas Iberdrola que se entregaron durante el pasado mes de enero. “Es una ayuda al estudio y al deporte. Somos once deportistas que estamos apoyados por Iberdrola para continuar realizando nuestra carrera deportiva y poder compaginarla con los estudios”.

También colabora con el proyecto FER PLAY junto con el Comité Olímpico Español. “El proyecto FER PLAY es un proyecto del COE junto a la Fundación Trinidad Alfonso, que es una organización a la que pertenezco y es un mecenazgo por parte de Juan Roig”. Esto consiste en que hay dos deportistas o ex deportistas que se dedican a dar charlas por colegios y a enseñarles lo que es el deporte y el espíritu olímpico. Él forma parte como uno de los deportistas referentes del momento. “Contamos un pequeño trozo de nuestra historia y les enseñamos nuestro deporte”.

Héctor Cabrera es embajador del proyecto FER / Proyecto FER
Héctor Cabrera es embajador del proyecto FER / Proyecto FER

Héctor Cabrera también es conferenciante

Dentro de sus conferencias, le da valor a “la importancia de las oportunidades”. Declara que “hay muchas oportunidades en el mundo y hay mucha gente que queda lamentándose sobre las cosas que han pasado y no ven lo que realmente puede ocurrir en un futuro". En el caso de Héctor, entró con once años en la ONCE hubo una situación que le hizo pensar en sí mismo. Él pensaba que “quería ser un niño totalmente normal”.

Sin embargo, su madre quería ir a Estados Unidos a buscar la cura para su enfermedad. Él habló con su madre que no quería ir. La enseñanza de Héctor Cabrera es que “aprovechamos las malas situaciones” y gracias a ello conoce el deporte, que es su ámbito de trabajo.

“Parece que la tendencia es llevarse las competiciones a esos países, ojalá no sea así”

“Sabemos que aquellos países (Dubai en referencia al Mundial de 2019) tienen muy poca atracción hacia los deportes y no podemos hacer nada más. Te tienes que adaptar a todas  las situaciones. Se notaba en el ambiente que había muchísimo polvo, la temperatura era alta”. Concluye que no podían quejarse, que ante ello, lo único que podían hacer era “competir de la mejor manera posible”.

“Nosotros hemos sido la continuación de toda esta tendencia de trasladar competiciones a estos países. Hace años se disputó un Mundial de balonmano, se va a jugar el Mundial de Fútbol (Qatar 2022). Parece que sea la tendencia y ojalá no sea así.”

La medalla de plata para Héctor Cabrera en aquel Mundial fue su mejor marca en un campeonato internacional. “Fue el trabajo de todo el año reflejado en seis lanzamientos. Fue la mejor serie de mi vida, con un récord del mundo, con una medalla de plata. Llegó a Dubai con el objetivo de subir al podio y volvió con muchísimos más objetivos cumplidos”.

“Aunque Tokio fuese un gran escenario para subir al podio, no está asegurado subir”

“El primer pensamiento que tuve al clasificarme para Tokio fue mi abuelo”. Él faltó varias semanas antes de conseguir la marca y fue un varapalo para mí. "Fue algo bastante sentimental. Pensé que gran parte de mi éxito fue gracias a él porque fue un referente para mí. A partir de ahí se me pasó mi familia, mi entrenador, mis amigos”….

Afronta Tokio con ganas de subirse al podio tras dos diplomas paralímpicos en la cita de Río 2016. “Ojalá fuese así. La verdad es que hay que tener los pies en la tierra porque hay muchos atletas en el mundo paralímpico”. Ha matizado que “aunque fuese un gran escenario para subir al podio, nunca está asegurado subir”. Sin embargo antes de Tokio está el Campeonato de Europa a finales de mayo, el Campeonato de España para terminar en Tokio con los Juegos Paralímpicos.

El futuro de Héctor Cabrera  

El futuro para Héctor Cabrera es un capítulo que queda muy lejano. Apenas tiene 25 años y es un poco premeditado hablar de futuro cuando este atleta valenciano tiene todo su futuro por delante, pero, queremos saber, qué sueños forman parte de su vida. “Mi objetivo es ser profesor de Educación Física y enseñar a todos los niños los valores paralímpicos y los valores del deporte que he adquirido. Es mi gran objetivo, mi gran final”.

Ha afirmado que es un objetivo ambicioso porque hay muchos que quieren ser profesores de Educación Física” pero declara que también le gustaría transmitir a los niños “todas las vivencias” que tiene, tendrá y ha tenido en el mundo del deporte. 

Añadir nuevo comentario