Moda responsable

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Paola Torres con zapatos fabricados a partir de botellas de plástico recicladas

Lectura fácil

En  la  fabricación  de  ropa  y complementos 
se  emplean grandes cantidades de recursos y materias primas.

La industria textil utiliza billones de litros de agua para cultivar plantas como el algodón
y para teñir los tejidos.

Además los procesos de fabricación tienen un gran impacto sobre el medio ambiente.

Por ejemplo para teñir los tejidos se utilizan productos químicos que pueden filtrarse a los ríos ,
dañar a plantas y animales e incluso entrar en la cadena alimentaria.

Nuestro planeta tiene unos recursos limitados
y para no agotarlos se tienen que utilizar de forma consciente y responsable.

Las marcas de moda se preocupan cada vez más por su impacto social y medioambiental
llevando a cabo iniciativas sostenibles.

Estas iniciativas están orientadas sobre todo a:
- Reducir las emisiones de carbono.
- Reducir el consumo de agua.
- Reducir los residuos.
- Utilizar materiales sostenibles.

Algunos de los nuevos materiales sostenibles que se utilizan para fabricar prendas y complementos
son por ejemplo el “lyocell” y el piñatex”.

El lyocell es una fibra que se extrae de la celulosa de los árboles y se utiliza para confeccionar todo tipo de prendas de vestir.

El piñatex es un material que se elabora a partir de las hojas de la planta de la piña.
Este material es muy parecido al cuero y se utiliza para fabricar bolsos.

También es cada vez más frecuente ver productos hechos a partir de botellas de plástico recicladas.

Las fibras que se obtienen reciclando botellas de plástico
se están empleando para fabricar prendas y calzado deportivo, zapatos
y ¡hasta vestidos de novia!.

Muchas marcas de moda están apostando por el reciclaje y la reutilización de materiales.
Algunas firmas elaboran sus productos con telas sobrantes tanto propias como de otros fabricantes.

En esta línea llama la atención la iniciativa de la firma de moda de alta costura Alexander McQueen
que está donando los excedentes de tejidos que guardaba en sus almacenes
a los alumnos de las Escuelas de Diseño británicas
para que puedan confeccionar sus colecciones de fin de curso.

 En España el diseñador Adolfo Domínguez
ha lanzado una campaña bajo el lema “Atrévete a repetir la ropa, compra menos, compra mejor”
en la que reflexiona sobre el consumo de ropa desmedido.

Pero la responsabilidad en el mundo de moda no consiste solo en respetar el medio ambiente.
También trata de respeto a las condiciones laborales de los trabajadores
y de implicarse en iniciativas que promuevan la igualdad de oportunidades
de colectivos en riesgo de exclusión.

 El compromiso social de las empresas en algunos casos se pone de manifiesto
colaborando con Fundaciones que trabajan para mejorar la vida de mujeres
en diferentes lugares del mundo
y empleando a colectivos de mujeres en riesgo de exclusión
para confeccionar distintos elementos de sus productos
como hace la firma española Mipoppins, que fabrica sus bolsos con piñatex.

 En España también podemos encontrar empresas de moda que,
además de comprometerse con el medio ambiente,
apuestan por dar empleo a personas con discapacidad intelectual,
aportando un valor añadido a sus productos, como Dalaldar (@dalaldarluxury) en Madrid,
y Superdown21(@superdown21) en Barcelona.

Como consumidores nosotros tenemos la responsabilidad de informarnos
sobre la sostenibilidad de los productos que compramos
y la conciencia social de las empresas que los fabrican.

En la fabricación de ropa y complementos se emplean grandes cantidades de recursos y materias primas.

La industria textil utiliza billones de litros de agua para cultivar plantas como el algodón y para teñir los tejidos.

Además los procesos de fabricación tienen un gran impacto sobre el medio ambiente.

Por ejemplo para teñir los tejidos se utilizan productos químicos que pueden filtrarse a los ríos, dañar a plantas y animales e incluso entrar en la cadena alimentaria.

Nuestro planeta tiene unos recursos limitados y para no agotarlos se tienen que utilizar de forma consciente y responsable

Paola Torres con camiseta de 'Superdown21'
Paola Torres con camiseta de la marca Superdown21

Las marcas de moda se preocupan cada vez más por su impacto social y medioambiental llevando a cabo iniciativas sostenibles.

Estas iniciativas están orientadas sobre todo a:

  • Reducir las emisiones de carbono.
  • Reducir el consumo de agua.
  • Reducir los residuos.
  • Utilizar materiales sostenibles.

Algunos de los nuevos materiales sostenibles que se  utilizan para fabricar prendas y complementos son por ejemplo el “lyocelly el “piñatex”.

El lyocell es una fibra que se extrae de la celulosa de los árboles y se utiliza para confeccionar todo tipo de prendas de vestir.

El piñatex es un material que se elabora a partir de las hojas de la planta de la piña. Este material es muy parecido al cuero y se utiliza para fabricar bolsos.

También es cada vez más frecuente ver productos hechos a partir de botellas de plástico recicladas.

Las fibras que se obtienen reciclando botellas de plástico se están empleando para fabricar prendas y calzado deportivo, zapatos y ¡hasta vestidos de novia!.

Muchas marcas de moda están apostando por el reciclaje y la reutilización de materiales

Algunas firmas elaboran sus productos con telas sobrantes tanto propias como de otros fabricantes.

En esta línea llama la atención la iniciativa de la firma de moda de alta costura Alexander McQueen que está donando los excedentes de tejidos que guardaba en sus almacenes a los alumnos de las Escuelas de Diseño británicas para que puedan confeccionar sus colecciones de fin de curso.

En España el diseñador Adolfo Domínguez ha lanzado una campaña bajo el lema “Atrévete a repetir la ropa, compra menos, compra mejor” en la que reflexiona sobre el consumo de ropa desmedido.

Pero la responsabilidad en el mundo de moda no consiste solo en respetar el medio ambiente. También trata de respeto a las condiciones laborales de los trabajadores y de implicarse en iniciativas que promuevan la igualdad de oportunidades de colectivos en riesgo de exclusión.

El compromiso social de las empresas en algunos casos se pone de manifiesto colaborando con Fundaciones que trabajan para mejorar la vida de mujeres en diferentes lugares del mundo y empleando a colectivos de mujeres en riesgo de exclusión para confeccionar distintos elementos de sus productos como hace la firma española Mipoppins, que fabrica sus bolsos con piñatex.

En España también podemos encontrar empresas de moda que, además de comprometerse con el medio ambiente, apuestan por dar empleo a personas con discapacidad intelectual, aportando un valor añadido a sus productos, como Dalaldar (@dalaldarluxury) en Madrid, y Superdown21(@superdown21) en Barcelona.

Como consumidores nosotros tenemos la responsabilidad de informarnos sobre la sostenibilidad de los productos que compramos y la conciencia social de las empresas que los fabrican.

[Puedes leer más artículos de Paola aquí]

Paola Torres Muinelo (VíaPaolablog)
Equipo Escuela de Imagen y Moda Fácil

www.tomu.es

2020-11-20

Añadir nuevo comentario