La industria textil se plantea la producción de ropa biodegradable para evitar la contaminación

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
La industria textil se plantea la producción de ropa biodegradable para dejar de contaminar.

Lectura fácil

La industria textil apuesta por la sostenibilidad

a través de la producción de ropa biodegradable

para evitar la contaminación.

La ropa biodegradable es una de las respuestas

y una de las principales apuestas del sector para impulsar la sostenibilidad.

Esta industria es la responsable

de parte de las emisiones mundiales de CO2 a la atmósfera,

es decir, de contaminar el medio ambiente.

Concretamente, es la segunda más contaminante después del petróleo,

aunque la mayoría de los consumidores desconocemos que los vaqueros

o las zapatillas de deporte que llevamos

conllevan un proceso de fabricación

en el que se utilizan numerosos productos químicos

muy dañinos para el medio ambiente.

La industria textil apuesta por la sostenibilidad a través de la producción de ropa biodegradable para evitar la contaminación.

Producción de ropa biodegradable para evitar la contaminación

La ropa biodegradable es una de las respuestas y una de las principales apuestas del sector para impulsar la sostenibilidad. Esta industria es la responsable de un 8% de las emisiones mundiales de CO2 a la atmósfera.

Concretamente, es la segunda más contaminante después del petróleo, aunque la mayoría de los consumidores desconocemos que los vaqueros o las zapatillas de deporte que llevamos conllevan un proceso de fabricación en el que se utilizan numerosos productos químicos muy dañinos para el medio ambiente.

La industria textil y la contaminación de una moda fugaz

Otro de los condicionantes que tiene la moda es que es un fenómeno fugaz, lo cual hace que se agrave el problema de la contaminación. Las campañas publicitarias y de moda hacen que cada vez la ropa dure menos en los armarios de los consumidores, ya que son diseñadas para que "se lleven" durante una temporada concreta y luego terminan acabando en los vertederos, donde pasan meses e incluso años hasta desaparecer.

La ropa es un producto casi de usar y tirar. En la actualidad, las cadenas de tiendas cambian el repertorio cada pocas semanas, lo que genera un ciclo de producción constante que ocasiona importantes daños a la naturaleza debido, entre otras cosas, al uso constante de pesticidas y de tintes contaminantes.

Agua, energía y humos

La fabricación de ropa también ocasiona un gran consumo de agua, energía y una emisión a la atmósfera de humos contaminantes durante el transporte. La 'moda rápida' se fabrica mayoritariamente en países como Asia o India y desde allí se distribuye a todo el mundo.

En términos medioambientales, la industria textil causa al menos un 20% de la contaminación acuífera y provoca, indirectamente, la acumulación de ingentes cantidades de ropa en los vertederos, un tipo de desecho difícil de gestionar.

En la Unión Europea apenas se recicla el 25% de los residuos textiles

Como dato importante, en la Unión Europea apenas se recicla el 25% de los más de 16 millones de toneladas de residuos textiles que se generan cada año.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) calificó en 2018 la contaminación derivada de la industria de la moda como una "emergencia medioambiental". "Está claro que la industria de la moda debe cambiar sus engranajes y ser responsable con el medio ambiente", afirmó Olga Algayerova, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa.

Los tóxicos más peligrosos de la ropa, por Greenpeace

Greenpeace elaboró en 2012 una lista con los once tóxicos más peligrosos y contaminantes en la elaboración de la ropa. Concretamente citó los siguientes: alquifenoles, ftalatos, retardantes de llama bromados y clorados, colorantes azoicos, compuestos organoestánnicos, perfluorados, clorobencenos, disolventes clorados, clorofenoles y parafinas cloradas de cadena corta (PCCC).

Como consecuencia, la ONG lanzó la 'Campaña Detox' y consiguió que 80 empresas de moda se comprometieran a eliminar dichas sustancias de su cadena de producción para el año 2020.

Los certificados ecológicos más populares en el sector textil

Los certificados ecológicos son otra medida encaminada a impulsar la moda sostenible, ofreciendo un sello de calidad bío que asegura que la empresa que lo tiene está comprometida con la preservación y el cuidado del medio ambiente. Los más conocidos en el mundo textil son Global Organic Textile Standard (GOTS) y Naturtextil IVN Certified.

Aunque la ropa biodegradable es mucho más respetuosa con el medio ambiente, el impacto cero no existe. Por esa razón, también hay que apelar a la conciencia del consumidor que para minimizar el impacto negativo de la industria de la moda. Lo más coherente puede ser alargar la vida de las prendas, entregarlas a organizaciones que se encargan de darles una segunda vida o depositarlas en los contenedores especialmente habilitados para ello, antes que tirarlas.

Añadir nuevo comentario