Los videojuegos nos hacen más felices

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Consola Xbox Series X / Mobilesyrup

Lectura fácil

Un nuevo estudio de la Universidad de Oxford
sugiere que los videojuegos pueden ser buenos para la salud mental de una persona.

El estudio, con 3.247 jugadores mayores de 18 años,
señaló que las personas que consumen videojuegos durante largos periodos de tiempo
son más felices.

Las empresas que participaron en el estudio
compartieron datos sobre cuánto tiempo jugaron los usuarios para el estudio y su desempeño.

En concreto, el estudio se basó en el análisis de las respuestas de personas
que jugaron Plants vs Zombies: Battle for Neighborville y Animal Crossing: New Horizons.

El hallazgo se produce mientras la venta de videojuegos se ha disparado este año
porque muchísimas personas han permanecido en casa debido a la pandemia del coronavirus.

Los videojuegos tienen la mala fama de ser considerados una mala influencia para los jugadores por el peligro de adicción o la violencia que muchos muestran. Sin embargo, la investigación sobre el efecto psicológico de los juegos continúa, y un estudio reciente de la Universidad de Oxford sugiere que los videojuegos pueden ser buenos para la salud mental de una persona.

El estudio, con 3.247 jugadores mayores de 18 años, señaló que las personas que consumen videojuegos durante largos periodos de tiempo son más felices

El estudio de Oxford Internet Institute del que nos hacemos eco, que pertenece a la prestigiosa Universidad de Oxford, sugiere que jugar a videojuegos puede beneficiar la salud mental y el bienestar de las personas. Sin embargo, se llegó a esta curiosa conclusión en base al tiempo de juego dedicado.

Por su parte, el estudio, en el que participaron 3.247 jugadores mayores de 18 años, señaló que las personas que juegan a videojuegos durante largos periodos de tiempo están más felices que las que no lo hacen.

Las empresas que participaron en el estudio compartieron datos sobre cuánto tiempo jugaron los usuarios para el estudio y su desempeño.

El dato recogido fue comparado con las respuestas de las preguntas de encuesta en la que fue evaluada la felicidad de los usuarios.

El profesor Andrew Przybylski quien dirigió el estudio dijo que los datos son sorprendentes y que una persona que juega a videojuegos durante cuatro horas se siente más feliz que una persona que no juega.

El hallazgo se produce mientras la venta de videojuegos se ha disparado este año porque muchísimas personas han permanecido en casa debido a la pandemia del coronavirus

En concreto, el estudio se basó en el análisis de las respuestas de personas que jugaron Plants vs Zombies: Battle for Neighborville y Animal Crossing: New Horizons.

[…] Encontramos una pequeña relación positiva entre el tiempo de juego y el bienestar de ambos juegos. No encontramos evidencia de que esta relación estuviera moderada por la satisfacción de necesidades y motivaciones. En general, nuestros hallazgos sugieren que la regulación de los videojuegos, basada en el tiempo, puede no brindar los beneficios que muchos pueden esperar, aunque la naturaleza correlacional de los datos limita esa conclusión.

La relación entre el tiempo de juego y el bienestar fue positiva en dos muestras grandes. Por tanto, nuestro estudio habla en contra de la necesidad inmediata de regular los videojuegos como medida preventiva para limitar la adicción a los videojuegos. De cualquier manera, nuestros resultados sugieren que el juego puede ser una actividad que se relaciona positivamente con la salud mental de las personas, y la regulación del juego puede retener estos beneficios de los jugadores.

Esta conclusión va en línea con "la literatura que enfatiza los beneficios de los videojuegos como una actividad de ocio que contribuye a la salud mental de las personas", señaló el estudio, que también publicó otra conclusión: "quienes se sienten bien están más inclinados a coger el mando".

"Si juegas a Animal Crossing durante cuatro horas al día, todos los días, es probable que digas que te sientes mucho más feliz que alguien que no lo hace", ha afirmado el profesor Andrew Przybylski, quien ha dirigido el estudio, a la cadena británica BBC.

Añadir nuevo comentario