Las viviendas accesibles brillan por su ausencia

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Viviendas accesibles

Lectura fácil

En España hay muy pocas viviendas accesibles.

Desde 2011 la accesibilidad no se ha extendido.

Esto supone un gran problema para las personas con algún tipo de discapacidad

Solamente el 2% de las viviendas en Epaña son accesibles

Las personas con discapacidad siguen enfrentándose a las barreras arquitectónicas desde la entrada al edificio.

Sólo el 2% de los edificios construidos después de 2011 son viviendas accesibles. Así lo demuestra el informe 'La accesibilidad de la nueva vivienda en España', elaborado por la Fundación Mutua de Propietarios en colaboración con la Cátedra Unesco de Vivienda de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona.

El trabajo denuncia que, pese a las estrictas medidas recogidas en la Ley sobre Accesibilidad y no discriminación de las Personas con Discapacidad de 2010, los nuevos inmuebles siguen incorporando barreras arquitectónicas.

En los edificios de nueva construcción, aún existen un 30% de entradas con escalones o escaleras, un 54% carece de rampa y sólo un 8% tiene elevadores eléctricos.

La falta de viviendas accesibles en España es bastante preocupante

En España 9,8 millones de edificios son destinados a viviendas. A esto hay que añadir que, 2,5 millones de personas tienen problemas de movilidad, 608.000 viven solas en su hogar y 100.000 no salen nunca de su casa.

El informe ha analizado y comparado el grado de accesibilidad de las viviendas construidas antes y después de 2011, tanto desde el punto de vista de la accesibilidad universal, como desde la óptica de la accesibilidad legal.

Desde el primero se ha mejorado ligeramente, al pasar de un 0,6% en los inmuebles construidos antes de 2011 a un 2% en aquellos construidos después de 2011.

En cuanto a la “accesibilidad legal”, sólo un 5% de los edificios construidos después de 2011 son viviendas totalmente accesibles en todos sus puntos, a pesar de que ya debieron construirse conforme a los requisitos que marca la ley.

Fijándose en el portero automático, en un 31% de los edificios no lo pueden usar personas con sillas de ruedas y en un 48% de los casos no hay ni videoportero.

Además, el 45% de las puertas de entrada al edificio no se aguantan solas ni se cierran lentamente y el 35% son demasiado pesadas, por lo que las viviendas accesibles continúan sin serlo.

En los inmuebles de nueva construcción aún siguen existiendo un 30% de entradas con escalones o escaleras, un 54% carecen de rampa y sólo un 8% tienen elevadores eléctricos.

Cuando existe rampa, el principal problema es que no tiene barandillas a ambos lados o que está excesivamente inclinada, así que tampoco pueden llamarse viviendas accesibles.

La accesibilidad en los ascensores también flaquea

Sin embargo, la accesibilidad del ascensor sigue siendo la peor de todo el recorrido. Aunque los edificios sin ascensor han pasado del 21% en los pisos construidos antes de 2011 a un 3% para los construidos a partir de entonces.

Pero todavía algunos ascensores se cierran demasiado pronto, en otros no existen botones en sistema Braille y otros tantos no anuncian los pisos con audio.

En el caso de los buzones, un 46% no son accesibles para personas en silla de ruedas. Y si avanzamos hacia el garaje, la estrechez de las plazas sigue siendo un inconveniente para las personas con movilidad reducida en un 53% de los casos.

Las viviendas accesibles si que han experimentado un cambio en jardines, piscinas y otras zonas comunes. Han mejorado, pues dichas zonas, un 74% son universalmente accesibles, frente al 57% registrado en los inmuebles anteriores al 2011.

Añadir nuevo comentario