Aislamiento por el coronavirus: ¡Primera semana superada!

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Taza de té con un mensaje feliz para aplicar durante este aislamiento por el coronavirus

Lectura fácil

El aislamiento que estamos viviendo por el coronavirus nos afecta a todos.

Los psicólogos informan que tenemos que tener paciencia.

Los psicólogos de mundo psicología nos dan unos consejos para pasar esta cuarentena

Los psicólogos dicen que no pasa nada por querer estar solos mientras que estamos en casa con la familia.

Los expertos para ayudarnos con esta situación nos dan unos consejos:

  1. Llama a tus familiares y amigos por videollamada.
  2. Pregunta a la gente de tu familia y amigos cómo están.
  3. Las personas tenemos que aprender a estar solos y con su soledad.
  4. Hacer ejercicio en casa.
  5. También podemos ordenar nuestra casa.
  6. Podemos hacer yoga y meditación.
  7. Debemos ir más despacio, para mejorar nuestras vidas.
  8. También podemos dedicarnos a hacer otras tareas, como estudiar o hacer manualidades.
  9. Las personas que tengan hijos, aprovechan este aislamiento para pasar más tiempo con ellos.
  10. Podemos entrar en la cocina, y hacer platos que nos gustan.

 

 

Ya hemos superado la primera semana de aislamiento. Pero el número de infecciones y las muertes siguen ocupando las pantallas de todos los canales de televisión.

Las cifras crecen, y lo que se quiere conseguir ahora es ese nivel máximo lo antes posible para poder pasar a la fase con tendencia negativa y poder iniciar la vuelta a la normalidad de manera paulatina.

Muchos nos encontramos desafiando los largos días en casa. Y tal y como explican desde MundoPsicólogos, muchas personas se topan con la convivencia forzada con toda la familia, o la absoluta soledad a lo que se suma esa sensación de no tener libertad, acompañado de esa angustia que crea la incertidumbre de no saber cuándo y de qué forma acabará todo esto.

Todos esos factores ejercen una presión sobre el cuerpo y la mente y es por esta razón que los expertos de Mundopsicologos.com han preparado una lista de consejos para vivir mejor estos días de encierro.

Aislamiento forzado: Consecuencias en las personas

Los expertos de MundoPsicólogos nos cuentan que el aislamiento juega un papel importante en nuestras vidas.

Según los psicólogos, podemos fijarnos en los prisioneros, esas personas que se encuentran aisladas de la sociedad como castigo por un crimen, o en aquellos ermitaños o misántropos, que deciden marcharse de repente para conocerse a sí mismos y no vivir condicionados por un mundo material.

El caso, es que vivir aislado puede acabar siendo alienante, y es algo que requiere de mucha autodisciplina. Pues el estado de ánimo sufre a menudo, se es más susceptible, etc.

Y tal y como indican los psicólogos, se corre el riesgo de entrar en mecanismos dominados por pensamientos negativos, perdiendo el entusiasmo y cualquier hito de esperanza.

Es por ello, que debemos aprender a vivir el aislamiento como una oportunidad para ponernos en contacto con nuestro interior. Si tener miedos y abandonando toda actitud crítica hacia uno mismo.

Convivencia más o menos forzada

Uno de los puntos críticos de este aislamiento se refiere a la convivencia en el hogar las 24 horas del día, por tiempo indefinido, con personas que son nuestra familia, pero con quienes a menudo no compartimos más que la hora de la cena y después de cenar.

La rutina normal nos hace encontrarnos algo por la mañana, intercambiamos dos palabras rápidamente y luego cada cual se dedica a su jornada laborar y sus quehaceres diarios.

La reunión más extensa sucede por la noche, en la hora de la cena, cuando podemos compartir alegrías y preocupaciones personales o intercambiar opiniones sobre la actualidad que nos rodea.

Ahora bien, el problema puede surgir cuando esta situación pasa a convertirse en nuestra jornada a tiempo completo. A veces, el cambio supone un choque y no siempre es indolora.

Lo que aconsejan los psicólogos es no sentirnos culpables si no nos soportamos o si queremos estar solos. Es totalmente normal querer momentos para uno mismo.

Así como es muy normal que el hecho de que compartir un espacio cerrado y limitado durante semanas se ponga a prueba la paciencia de todos los que estamos conviviendo juntos.

Esa sensación de impaciencia no tiene nada que ver con el amor, con la armonía de las parejas o las familias, y lo más probable es que desaparezca con la pandemia.

Esta claro que estos momentos son una prueba difíciles, pero que acabaremos superando todos juntos. Por otro lado los psicólogos dicen que en el caso de las parejas, si durante este período se dan cuenta de que hay demasiadas incompatibilidades y el amor no es suficiente, será una excelente oportunidad para mirar la realidad con nuevos ojos y actuar en consecuencia.

"Miedo a lo que conocemos, angustia hacia lo desconocido"

La sensación de desconcierto e incomprensión que uno siente en este momento va más allá del miedo, el miedo es un estado que caracteriza lo que se conoce y se teme, mientras que la angustia es típica de lo desconocido. Cuando nos enfrentamos a una situación crítica, cuyo alcance se desconoce y las consecuencias no se pueden predecir, entonces es angustia.

El sentimiento de angustia no es fácil de manejar, porque sus fronteras no se pueden delimitar y está dominado por lo desconocido, por esta razón es importante darse cuenta de ello y encontrar herramientas que permitan superarlo.

Consejos para vivir la reclusión de la mejor manera posible

  1. Comparte. Pero no solo a través de las redes sociales. En estas semanas tenemos mucho tiempo para llamar y hacer videollamadas con quienes no solemos contactar,  cuando andamos atrapados por la rutina. Estos contactos serán una panacea para nuestro estado de ánimo.
  2. Aprende que la cercanía no solo consiste en quedar sino también en preguntar ¿cómo estás? Los que se encuentran lejos de nosotros a menudo no necesitan nada más que un mensaje para sonreír. Esto es lo que pasa en estas semanas de cuarentena: preguntar a los seres queridos cómo están es una forma de transmitirles ánimo y cercanía.
  3. Aprende a estar solo contigo mismo. Es una excelente oportunidad para practicar la soledad, al igual que los monjes. No olvidemos que hoy en día se paga para ir a un retiro espiritual y practicar el silencio. No hay que temer a nuestras propias debilidades. Por el contrario, sólo escuchándolas y entrando en contacto con ellas podrán resolverse.
  4. Haz movimiento. Si tienes la bicicleta estática o la cinta de correr, ¡aprovéchalas! y si no, hay muchos videos online para hacer ejercicio en casa. ¡Moverse es importante para el estado de ánimo!
  5. Ordena tu hogar. Un ambiente ordenado es bueno para la mente, también lo es encontrar tiempo para hacer cosas que seguimos posponiendo y que nos ponen nerviosos.
  6. Haz yoga y meditación. Las disciplinas orientales, la práctica de la respiración, ayudan a encontrar la paz y afrontar mejor las situaciones estresantes.
  7. Ralentiza. Esta es una oportunidad perfecta para recuperar ritmos más humanos y aprender a escucharse y escuchar a los demás. No la dejemos escapar.
  8. Conócete mejor y dedícate a pasatiempos nuevos o abandonados. Puedes también dedicarte a tu formación, entre cursos online y actividades manuales, las posibilidades son infinitas.
  9. Pasa más tiempo con tus hijos. Siempre nos quejamos de que nos gustaría pasar más tiempo con nuestros hijos. Probablemente esta no sea la situación ideal, encerrados en casa y tal vez teniendo que trabajar. Pero ciertamente se puede encontrar una manera de organizarse para poder disfrutar de los más pequeños sin dejar de ser productivos.
  10. Cocina platos que te gustan. Uno de los placeres de la reclusión es disfrutar de la cocina y deleitar el paladar. En lugar de consumir sándwiches y alimentos preparados, este tiempo extra de aislamiento nos ofrece la posibilidad de consumir platos más saludables y nutritivos.

Este aislamiento, aunque tenga sus momentos de crisis, tiene también cosas positivas que ofrecernos. Aunque nos cueste verlas, hemos de luchar todos juntos.

Añadir nuevo comentario