Recomendaciones a tener en cuenta ante el cambio horario

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Niños jugando en casa

Lectura fácil

Establecer unos horarios fijos en cuanto a alimentación y descanso
es clave para evitar la sensación de fatiga.

Para dormir mejor, nuestro colchón debe ser firme y grande
 y la almohada debe soportar cabeza, cuello y columna.

También es aconsejable que el dormitorio esté orientado al descanso y la relajación,
para ello hay que vigilar la temperatura, la luz y la ventilación de la habitación.

Realizar ejercicio y llevar un estilo de vida activo es muy recomendable. 

Se aproxima el verano y con él, un cambio de hora.

Establecer unos horarios fijos en cuanto a alimentación y descanso es clave para evitar la sensación de fatiga, estableciendo un ritmo regular a la hora de acostarse y levantarse, y del mismo modo, en las comidas. Todo ello facilitará la adaptación al nuevo horario.

Debemos observar la situación anómala que vivimos en esta ocasión, al cambio horario se une el estrés que genera el confinamiento al que obliga la pandemia del nuevo coronavirus.

"A la reclusión en casa se suma el cambio de hora, que viene acompañado del aumento de la luminosidad y de las temperaturas propio de la primavera, e influye en los ritmos biológicos. A pesar de que solamente se adelanta una hora (a las 2.00 de la madrugada del domingo 29 de marzo serán las 3.00), los estudios indican que nuestro organismo puede tardar días en adaptarse al nuevo horario provocando diferentes trastornos", señala Servimedia en un comunicado de Tempur Sealy Internacional.

Pequeños detalles

Junto a estas recomendaciones, hay algunas concretas acerca del momento de ir a la cama. Así que, sin perder de vista las ya mencionadas sobre mantener horarios regulares en el descanso y las comidas añadimos que el colchón tenga la firmeza y tamaño adecuado y que la almohada ofrezca soporte a la cabeza, cuello y columna.

También es aconsejable que el dormitorio se oriente al descanso y la relajación, teniendo en cuenta la temperatura, la luz y la ventilación de la habitación.

Realizar ejercicio y llevar un estilo de vida activo es muy recomendable. Dada la situación de confinamiento este punto es complicado, por lo que recomienda caminar dentro de casa o hacer cualquier tipo de ejercicio que sea posible en los hogares.

Los más pequeños

Los más pequeños en casa son los que más notan los cambios y los que mayor capacidad presentan para adaptarse a ellos.

Ante esta situación, el tiempo de confinamiento, el cambio de hora y las modificaciones que esto comporta en el ser humano, ponemos atención en los más pequeños de la casa también a lo largo de las siguientes líneas.

Aldeas Infantiles, conscientes de la realidad que nos toca vivir y la incertidumbre que supone pensar cómo encajan los más pequeños esta situación de confinamiento, propone algunas pautas:

  • Fomentar la escucha activa y una actitud de comprensión hacia los niños.
  • Crear un entorno "más sensible y afectuoso que de costumbre" a su alrededor.
  • Ayudarles a encontrar "formas positivas de expresar sentimientos que les inquieten", como la ira, el miedo y la tristeza.

Indica la organización que es positivo hablar en casa sobre lo que está  sucediendo, "dándoles información clara y adaptada a su edad" sobre cómo reducir el riesgo de infección y "permanecer seguros" e invita a mantener las rutinas y los horarios "regulares" a los que los menores están habituados o crear otros nuevos que incluyan el aprendizaje, el juego, el ejercicio físico y la relajación.

Añadir nuevo comentario