Me han concedido una beca, ¿puedo cobrar esa beca y el paro?

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Estudiante de universidad con su ordenador sentado en el suelo de la biblioteca / Pixabay

Lectura fácil

La creencia colectiva es que cobrar el paro es incompatible con trabajar.
Sin embargo, existe una serie de situaciones que permiten que podamos cobrar el paro
y trabajar al mismo tiempo.
Eso sí, para ello hay que cumplir ciertos requisitos.

Situaciones en que se puede cobrar el paro y trabajar:

- Trabajo de jornada completa

Solamente será compatible trabajar con una beca y cobrar el paro
en caso de que el contrato sea de apoyo a emprendedores.
En esta situación, se recibirá un 25 % del total del paro.

- Trabajo a tiempo parcial

En lo que respecta al trabajo a tiempo parcial, sí es compatible cobrar el paro y una beca
 y es el propio trabajador el que decide si quiere seguir cobrando la prestación
y trabajar al mismo tiempo,
o si prefiere posponer el cobro de los meses que le faltan hasta que finalice el contrato.

En este caso, lo que hay que tener en cuenta es que aceptar un trabajo a tiempo parcial en una beca
reducirá la cuantía de la prestación de manera proporcional a las horas que se trabajen. 

Por ejemplo: si estás cobrando una prestación de 1.000 euros durante seis meses
y al cuarto mes encuentras un trabajo parcial gracias a una beca de 20 horas,
puedes cobrar tu salario de media jornada más 500 euros (la mitad de la prestación).

¿Qué ocurre si tienes una beca?

En este caso, depende de si se trata de una beca formativa o remunerada. 

Las becas formativas serán compatibles con el cobro del paro,
ya que no existe relación laboral y no hay alta en la Seguridad Social.

En cambio, las becas colaborativas y remuneradas
 solo podrán simultanearse con el cobro de la prestación en caso de que no sean de jornada completa,
y la cantidad a cobrar se vería reducida proporcionalmente a la jornada de trabajo.

En este caso, habría que avisar al Servicio de Empleo ya que,
cuando la Tesorería da de alta de oficio al becario,
se produce automáticamente la baja en la prestación por desempleo.

Así pues, un aspecto fundamental a la hora de poder compatibilizar trabajo y cobro del paro
es el tipo de jornada.
Mientras que la jornada completa es, generalmente, incompatible con el cobro de la prestación,
la jornada parcial permite una mayor flexibilidad.

 

El SEPE indica que es compatible cobrar el paro con las becas y ayudas que se obtengan por asistencia a acciones de formación ocupacional o para realizar prácticas en entidades públicas o privadas que formen parte del plan de estudios y se produzcan en el marco de colaboración entre dichas entidades y el centro docente de que se trate.

De este modo, la percepción de la prestación contributiva por desempleo o del subsidio está condicionada a que el trabajador acredite su situación de desempleo y como demandante de empleo y no se perciban ingresos por trabajos por cuenta propia o ajena.

En caso de ser perceptor de una beca, el trabajador puede compatibilizar el cobro de los ingresos con el paro en ciertos casos

En concreto, el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) distingue tres casos según el tipo de beca que se esté percibiendo y de si el beneficiario ingresa, además, la prestación o el subsidio por desempleo

La cuestión es: ¿Cuál es la diferencia entre becas formativas y no formativas?

El art. 221 LGSS las establece las incompatibilidades de las prestaciones y subsidios por desempleo:
1. La prestación o el subsidio por desempleo serán incompatibles con el trabajo por cuenta propia, aunque su realización no implique la inclusión obligatoria en alguno de los regímenes de la Seguridad Social, o con el trabajo por cuenta ajena, excepto cuando éste se realice a tiempo parcial, en cuyo caso se deducirá del importe de la prestación o subsidio la parte proporcional al tiempo trabajado.
 
2.  (Las prestaciones) serán, asimismo, incompatibles con la obtención de pensiones o prestaciones de carácter económico de la Seguridad Social, salvo que éstas hubieran sido compatibles con el trabajo que originó la prestación por desempleo.

Visto lo anterior, en primer lugar, las prácticas formativas se podrán compatibilizar con el paro si se realizan en entidades públicas o privadas y están incluidas en el plan de estudios correspondiente. Además, se exige que se realicen en el marco de colaboración entre aquellas entidades y el centro docente de que se trate.

Otra opción que permite cobrar una beca y el paro cuando las prácticas no requieran dedicación exclusiva por parte de las personas participantes, ya que estas han de continuar acreditando que están disponibles para buscar activamente empleo, así como para aceptar una colocación adecuada.

Y, por último, el tercer caso que permite compaginar una beca con las ayudas por desempleo, se produce cuando la contraprestación económica que perciban las personas participantes se limite a compensarles por los gastos derivados de la participación en dichas prácticas: material de trabajo, locomoción, alojamiento o manutención.

En todos los casos anteriores, el trabajador en situación de desempleo podrá ingresar a la vez las ayudas públicas y los ingresos por la beca

En aquellos casos en que las prácticas formativas no conlleven contraprestación económica alguna, la percepción de las prestaciones y subsidios por desempleo pueden compatibilizarse siempre que continúen cumpliendo todos los requisitos exigidos para ello.

Por el contrario, las ayudas del SEPE por estar en paro son incompatibles con la realización de prácticas no laborales, no ligadas a un plan de estudios, que supongan estar dentro del Régimen General de la Seguridad Social como asimilado o asimilada a persona trabajadora por cuenta ajena.

Además, con carácter general, serán incompatibles con la participación en programas de formación vinculados a estudios universitarios o de formación profesional en los que se realicen prácticas formativas curriculares o no curriculares, que no den lugar a una relación laboral, pero sí supongan el cobro por las personas participantes de una cantidad económica y su introducción en el Régimen General de la Seguridad Social como asimilado o asimilada a persona trabajadora por cuenta ajena.

Añadir nuevo comentario