Un dispositivo desarrolla energía desde un proceso de fotosíntesis artificial

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
La naturaleza crea energía desde la luz solar

Lectura fácil

Un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge 

ha desarrollado un dispositivo independiente

que convierte la luz solar, el CO2 y el agua en un combustible neutro en carbono,

sin necesidad de otro tipo de técnicas o instrumentos.

Hacemos referencia en esta información a una innovadora propuesta inalámbrica

que nace de la fotosíntesis artificial.

Un instrumento que se basa en el comportamiento de las plantas

para convertir la luz solar en energía.

Demostramos así que el ser humano cada vez aprende más

a través de la observación de la naturaleza y de los procesos similares a la fotosíntesis.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge ha desarrollado un dispositivo independiente que convierte la luz solar, el CO2 y el agua en un combustible neutro en carbono, sin necesidad de otro tipo de técnicas o instrumentos.

Un dispositivo semejante a la fotosíntesis

Hacemos referencia en esta información a una innovadora propuesta inalámbrica que nace de la fotosíntesis artificial. Un instrumento que se basa en el comportamiento de las plantas para convertir la luz solar en energía. Demostramos así que el ser humano cada vez aprende más a través de la observación de la naturaleza y de los procesos similares a la fotosíntesis.

Los datos publicados al respecto en la revista de impacto, Nature Energy, indican que la pericia empleada se ubica en el desarrollo de “fotocopias” y convierte la luz solar, el dióxido de carbono y el agua en oxígeno y ácido fórmico, un combustible almacenable que puede usarse directamente o convertirse en hidrógeno para posteriores usos, como por ejemplo, la energía.

Este avance simboliza un nuevo punto de partida

En este sentido, los investigadores indican que este avance simboliza un nuevo punto de partida para la aplicación de un nuevo método que facilitará la transformación de dióxido de carbono en combustibles limpios.

“Ha sido difícil lograr la fotosíntesis artificial con un alto grado de selectividad, por lo que está convirtiendo la mayor cantidad de luz solar posible en el combustible que desea, en lugar de quedarse con una gran cantidad de desechos”, dijo el primer autor, el Dr. Qian. Wang del Departamento de Química de Cambridge.

Por su parte, el profesor Erwin Reisner, director del proyecto, señaló que “además, el almacenamiento de combustibles gaseosos y la separación de subproductos pueden ser complicados; queremos llegar al punto en el que podamos producir de forma limpia un combustible líquido que también se pueda almacenar y transportar fácilmente”.

Usos del dispositivo inalámbrico

Este novedoso dispositivo, indican los desarrolladores que puede llegar a usarse en plantas de energía similares a los parques de energía solar, produciendo combustible limpio utilizando luz solar y agua. El dispositivo piloto tiene un tamaño de 20 centímetros.

Para reducir las emisiones de energía, esta propuesta recoge la recolección de energía solar para convertir el dióxido de carbono en combustible. Con el tiempo se reducirían el uso de combustibles fósiles. Aunque la “cara oscura” de este camino es el desafío de producir estos combustibles limpios sin subproductos no deseados.

Esta nueva tecnología es duradera y produce combustible limpio

Otros análisis del equipo de investigadores centradas en esta innovación, observan que esta nueva tecnología es duradera y produce combustible limpio que es más fácil de almacenar.

Ahora los investigadores trabajan para optimizar aún más el dispositivo y mejorar la eficiencia. También observan y analizan otros catalizadores para usar en el dispositivo para obtener diferentes combustibles solares. Ante lo que queda por observar y descubrir: “Esperamos que esta tecnología allane el camino hacia la producción de combustible solar sostenible y práctica”, dijo Reisner.

Añadir nuevo comentario