La enseñanza online se impone a la presencial

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Joven estudiando por Internet

Lectura fácil

La evolución del coronavirus en España está generando un panorama incierto y extraño.

Los rebrotes están llevando a tomar de nuevo medidas
que limitan las posibilidades tanto de la sociedad como de las empresas en el día a día.

En todo este contexto, la enseñanza sigue convirtiéndose en algo imprescindible,
en algo que también se ha visto obligado a evolucionar
y su camino ha encontrado destino en Internet.

La formación a distancia a través de las redes es algo que ha llegado para quedarse.

Numerosos centros educativos de educación primaria y secundaria,
de bachillerato y ciclos de formación superior, han tenido que reinventarse.

Todas las instituciones se han visto obligadas a implantar protocolos
para impartir clases por internet en caso de ser necesario.

El ámbito universitario es el que más rápido se ha adaptado.
Tan solo hay que ver las opciones que se ofrecen ya no solo en universidades,
sino también en ofertas de posgrado
como la que vemos en el Máster Oficial de la escuela de Negocios y Dirección.

 Las clases presenciales son cada vez menos viables
por la enorme cantidad de focos de contagio que se han concentrado en las aulas.

Está quedando claro que una educación online es totalmente viable y factible.  

Sin embargo, lo que ha crecido más en popularidad han sido los cursos online.

 Una educación a través de Internet sí es posible.

 La enseñanza a través de Internet da flexibilidad de horarios,
no exige tener que acudir a ningún centro.
Solo pide tener una buena conexión a Internet y cierta disponibilidad.

Cada vez más universidades se han decantado por esta metodología,
ofreciendo cursos y másteres a través de Internet.

 Las empresas también han contribuido a esto,
invitando incluso a apostar por cursos en línea para completar la preparación de sus trabajadores.

 El tiempo pasa, la situación cambia y la enseñanza se adapta a las nuevas opciones y necesidades.  

La evolución del coronavirus en España está generando un panorama incierto y extraño. Los rebrotes esperados para la época de otoño ya están teniendo lugar, y eso está llevando a tomar de nuevo medidas que limitan las posibilidades tanto de la sociedad como de las empresas en el día a día.

Nuevos confinamientos, nuevos modelos de negocio y nuevas situaciones que llevan a nuevas soluciones. En todo este contexto, la enseñanza sigue convirtiéndose en algo imprescindible, en algo que también se ha visto obligado a evolucionar. Y su camino ha encontrado destino en Internet.

La formación a distancia a través de las redes es algo que ha llegado para quedarse. Numerosos centros educativos de educación primaria y secundaria, de bachillerato y ciclos de formación superior, han tenido que reinventarse. Todas las instituciones públicas, concertadas y privadas se han visto obligadas a implantar protocolos para impartir clases por internet en caso de ser necesario.

De hecho, el ámbito universitario es el que más rápido se ha adaptado. Tan solo hay que ver las opciones que se ofrecen ya no solo en universidades, sino también en ofertas de posgrado como la que vemos en el Máster Oficial de la escuela de Negocios y Dirección.

Una renovación a todos los niveles que ha traído al primer plano algo que siempre había estado orbitando alrededor de la enseñanza más tradicional. Las clases presenciales son cada vez menos viables, y a la vista está, dada la enorme cantidad de focos de contagio que se han concentrado en las aulas.

Esto ha provocado que las miradas viren en esta dirección. Ya sucedió a comienzos de año, aunque el proceso fue algo precipitado y demasiado accidentado. Ahora, los centros están preparados para este cambio de sistema en caso de ser necesario. Algo que, además de servirles para seguir enseñando, también está sirviendo para que la formación online en general gane más presencia.

Los cursos online de especialización, en el punto de mira de estudiantes y profesionales

Está quedando claro que una educación online es totalmente viable y factible. Los hogares ya están preparados, o al menos más del 90 % de los hogares de España (datos recogidos en 2019). Las conexiones van mejorando por momentos gracias a la llegada de la fibra óptica y la ampliación de la cobertura telefónica en más territorios.

Sin embargo, lo que ha crecido más en popularidad han sido los cursos online. Lo más interesante de todo es que, como recogen diferentes centros especializados en la enseñanza online, la pandemia no ha supuesto un cambio fundamental en su sector. Sí que ha atraído a más personas, pero no precisamente como el público suele creer.

Ha sido el sector más joven el que se ha interesado más por esta modalidad de formación. Los estudiantes universitarios, principalmente, han empezado a acercarse más a las propuestas de los cursos online al ver que, en efecto, una educación a través de Internet es posible.

La enseñanza a través de Internet da flexibilidad de horarios, no exige tener que acudir a ningún centro. Solo pide tener una buena conexión a Internet y cierta disponibilidad. De hecho, hay cursos que dejan a sus alumnos estudiar a su ritmo siempre y cuando lleguen a determinados hitos marcados en distintas fechas. Es una filosofía muy diferente, volcada también hacia una metodología completamente distinta. Se abandona el formato de la masterclass para abogar por algo que da más libertad.

Un formato interesante dadas las circunstancias, que refuerza la seguridad y minimiza riesgos, pero maximiza las posibilidades y las facilidades. Siempre había quedado relegado al segundo plano por no ceñirse a lo tradicional, pero ahora se ha convertido en la primera opción para muchísimas personas.

También ha influido en este auge la mayor apuesta por parte de grandes instituciones. Cada vez más universidades se han decantado por esta metodología, ofreciendo cursos y másteres a través de Internet, todos ellos con absoluta validez a nivel profesional, créditos ECTS y titulación oficial.

Las empresas también han contribuido a esto, invitando incluso a apostar por cursos en línea para completar la preparación de sus trabajadores. Todo ha ido alimentando este sector en los últimos años, y la pandemia del coronavirus ha terminado por ser el broche final para terminar de darle fuerza.

El tiempo pasa, la situación cambia y la enseñanza se adapta a las nuevas opciones y necesidades. Estudiar por Internet poco a poco se está asentando como la nueva forma de aprender, y puede que sea la principal dentro de muy poco.

2020-11-18

Añadir nuevo comentario