La investigación sobre hepatitis es galardonada con el Premio Nobel de Medicina

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Tres ganadores del Premio Nobel por su trabajo en la Hepatitis C

Lectura fácil

Los descubridores de la Hepatitis C ganan el Premio Nobel de Medicina 2020.

La hepatitis es la inflamación del hígado.
En la mayoría de las ocasiones se debe a la infección por un virus.
Los virus que afectan al hígado son de distintos tipos y generalmente se denominan con letras.
El virus de la Hepatitis C es uno de ellos.

El Premio Nobel de Fisiología o Medicina es otorgado anualmente
por la Fundación Nobel
por descubrimientos sobresalientes en los campos de las ciencias de la vida y la medicina. 

Este 2020, la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo ha distinguido
con el Premio Nobel de Medicina 2020 a los Harvey J. Alter, Michael Houghton y Charles M. Rice,
por el descubrimiento del virus de la Hepatitis C.

Estos tres científicos han hecho una contribución decisiva a la lucha contra la hepatitis de transmisión sanguínea,
un importante problema de salud mundial que causa cirrosis y cáncer de hígado
en personas de todo el mundo.

Los investigadores Harvey J Alter, Michael Houghton y Charles M Rice han visto reconocido su trabajo de investigación sobre el virus de la Hepatitis C, con el Premio Nobel de Medicina 2020.

El virus de la Hepatitis C es el principal causante de la inflamación crónica del hígado. Este virus causa una enfermedad que afecta a un total de 70 millones de personas y viene provocando 400.000 muertes anuales en todo el mundo. Se trata también de una de las principales causas de cáncer de hígado y de trasplante hepático.

Durante la ceremonia donde se informó de los laureados, la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo reseñó que el descubrimiento de este trío estadounidense-británico “ha salvado millones de vidas” y “sus contribuciones han sido decisivas para combatir este virus transmitido por la sangre, una enorme amenaza de salud global que causa cirrosis y cáncer de hígado en todo el planeta”.

El virus de la hepatitis ya cuenta con fármacos efectivos

El jurado ha subrayado la "contribución decisiva" que estos científicos han hecho para combatir un patógeno que es capaz de provocar enfermedades como la cirrosis o el cáncer de hígado.

Los tres investigadores galardonados con el Nobel de Medicina 2020 hicieron posible la identificación del virus, contra el que ya se han desarrollado fármacos efectivos. Los tres habían recibido previamente otro prestigioso galardón, el Premio Albert Lasker de Investigación Médica.

Para lograr el éxito, los científicos identificaron primero los subtipos A (transmitidos por consumir alimentos contaminados) y B (que se transmite a través de la sangre y los fluidos corporales), aún así, los tres científicos no podían explicar un porcentaje considerable de casos de hepatitis crónica, que provocaba importantes problemas de salud. Tenía que haber otra cosa, otro agente desencadenante que aún no se había podido descifrar.

Por su parte, Harvey J. Alter que, a finales de los años 70 investigaba en los Institutos Nacionales de Salud de EEUU, la incidencia de casos de este virus en personas que habían recibido una transfusión sanguínea. Hacía poco tiempo que los test para detectar el virus de tipo A y B estaban disponibles, pero en muchos casos, esas pruebas no daban respuesta a las incógnitas de la enfermedad.

El investigador siguió centrando sus esfuerzos y atención en la transmisión de la hepatitis a través de las transfusiones sanguíneas. Alter profundizó sus estudios y pudo demostrar que si se transfundía sangre de un afectado a chimpancés, éstos también desarrollaban la enfermedad.

Ante esta evidencia, pudieron demostrar la existencia de un agente infeccioso con las características de un virus. Sin más datos a los que agarrarse, al principio la enfermedad recibió el nombre de 'epatitis no A y no B'.

La investigación de Michael Houghton

Este investigador, con el apoyo de la farmacéutica Chiron, asumió la tarea de aislar la secuencia genética del virus. Su equipo fue recopilando fragmentos de ADN hallados en la sangre de chimpancés infectados y estudiando anticuerpos en muestras de sangre de pacientes afectados. Con este estudio detallado, finalmente pudieron identificar a un virus del género Flavivirus que recibió el nombre de virus de la Hepatitis C.

Estaban en 1989, y el estudio de anticuerpos en pacientes con esta patología crónica cuyo origen no se había podido determinar demostró que aquel, era el agente que llevaban tanto tiempo buscando.

Diagnóstico y acceso a tratamientos

Actualmente, con el avance y la investigación desarrollada por estos tres científicos, se crearon los test de detección que eliminaron la transmisión del virus a través de las transfusiones sanguíneas.

En este momento, en países como el nuestro y gracias a todo este desarrollo e investigación se ha facilitado a los pacientes el acceso a fármacos antivirales que hacen posible la curación de la enfermedad.

Añadir nuevo comentario