¿Productos de proximidad? Sí, lee bien porque te damos buenas razones para escogerlos

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Los productos de proximidad: una alternativa alimentaria sostenible

Lectura fácil

Estas son las diez razones por las que escoger los productos de proximidad:

  • Nos comprometemos con el cuidado del planeta
  • Proteges tu salud y la de los tuyos
  • Productos más frescos
  • Pagas el valor real del producto
  • Paramos la distribución a gran escala
  • Apuestas por una economía local justa
  • Respetas y fomentas la biodiversidad
  • Ayudas a mantener las tradiciones
  • Productos en cada estación del año
  • Te vuelves un consumidor más concienciado

Como has podido ver, escoger este tipo de productos suponen grandes ventajas para todos.

En GNDiario ya tenemos un hueco para los productos de proximidad. Estos son aquellos productos, generalmente comestibles, en los que su producción y venta se llevan pocos kilómetros, entre ambos procesos.

Por otro lado, el Km 0, es un concepto que se refiere al consumo de corta distancia. Este tipo de producto busca reducir el impacto de la huella desde que el productor recoge el alimentos hasta que es vendido al consumidor.

Tanto los productos de proximidad como los de Km 0 suponen una alternativa mucho más sostenible, en todos los sentidos, al suministros de alimentos a gran escala.

Productos de proximidad: 10 razones para escogerlos

Son una opción comprometida con el cuidado del planeta

Eligiendo los productos de proximidad promovemos la salud del medio ambiente y luchamos contra el cambio climático. Además, de esta forma, la emisión de gases contaminantes y de efecto invernadero se ve reducida.

Escoges proteger tu salud y la de los tuyos

Cierto es que los productos de proximidad no tienen porque ser ecológicos, por lo que esta elección se basa en la confianza establecida entre productor y consumidor.

Además, la producción en masa se asocia a los monocultivos, al uso de pesticidas, fertilizantes de síntesis, herbicidas, vamos, un mejunje de sustancias químicas que no son buenos para nuestra salud, pues afectan a todo nuestro organismo.

Productos más frescos

Al ser productos estacionales, solamente podemos escoger aquellos de temporada, por eso son más frescos, no necesitan conservantes ya que mantienen intactas sus propiedades.

Los productos que viajan miles de kilómetros antes de llegar hasta nuestro plato están en cámaras de frío o envasados durante semanas.

Pagas por lo que ves, por el valor real del producto

Los embalajes, las neveras para conservar un producto, el tipo de transporte, el almacenamiento... todo eso eleva los costes de aquellos productos que viajan desde lugares remotos.

Se frena la distribución a gran escala

Los países con unos precios de producción más barata padecen las consecuencias del consumo y la distribución a gran escala. Esto perjudica a los productores locales, y también a aquellos campesinos de países subdesarrollados que producen cantidades enormes sin recibir un sueldo justo por su trabajo.

Comprando a nivel local, frenamos todas las injusticias y todas las malas gestiones, y apostamos por nuestros agricultores y productores.

Apuestas por una economía local justa

Una economía local justa y de futuro para las personas, crea formas de intercambio y cooperación entre los productores y los consumidores que beneficia a todo el mundo.

El gran consumo lo llevan las grandes empresas, las cuales miran por sus intereses, y muchas no les dan a los productores los precios justos de dicha producción.

Respetas y fomentas la biodiversidad

Con el consumo de proximidad ayudas que se continúen produciendo y conservando variedades autóctonas de diferentes especies agroalimentarias, algunas en peligro de desaparición. Tristemente, muchas son desconocidas porque están fuera de los grandes círculos de consumo.

Se mantienen las tradiciones

Los productos de proximidad dan importancia a la tradición. Esto está cada vez está más valorado, y ya hay muchos restaurantes de calidad y consumidores que apuestan por la filosofía slow food.

De esta forma se favorecen las comunidades de tu zona, promocionando el entorno. Esto ayuda a que las pequeñas explotaciones familiares, agrarias y ganaderas puedan continuar funcionando.

Los olores y sabores estacionales conquistarán nuestros sentidos

Los productos de proximidad permiten redescubrirnos esos sabores característicos del lugar donde vivimos. Además, respetando el ciclo natural de frutas y verduras, hace que cada estación tenga un nuevo sabor y olor para nuestro paladar, nuestra vista y nuestro olfato.

Consumidores más concienciados

Cada vez son más las personas que se informan sobre las características de nutrición y seguridad alimentaria. Pues conocer el origen de los alimentos y de otros productos nos ayuda a ser un consumidor responsable.

Así, aprendemos a ver que el valor del producto no solo gira en torno al precio, sino que también recoge el significado completo que engloba consumir este tipo de productos.

La forma en la que se comercializan los productos de proximidad, como has podido comprobar, supone múltiples beneficios para productores, consumidores y para todo el planeta.

2020-06-25

Añadir nuevo comentario