Cómo ser un consumidor responsable: Recicla y no malgastes

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Ser un consumidor responsable para ayudar al planeta

Lectura fácil

Tenemos que aprender a ser consumidores responsables.

Ahora que estamos en casa, es momento de aprender.

Siendo consumidores responsables podremos ayudar al planeta.

Por nuestro bien y por el futuro de nuestros hijos, practiquemos la sostenibilidad

Un consumidor responsable puede comenzar a serlo desde su casa:

  • Reciclar la basura
  • Ahorrar en agua, luz y otros recursos.
  • Comprar productos ecológicos.
  • Fijarnos en el etiquetado de los productos para comprobar que sean sostenibles.
  • No tirar residuos por el váter.

Entre todos podremos ayudar al planeta.

Ser un consumidor responsable es sinónimo de cuidar el planeta y la vida en él.

Es hora de ponernos las pilas, ahora más que nunca, tiene que salir el consumidor responsable que llevamos dentro.

Hemos visto cómo los niveles de contaminación han bajado, cómo la naturaleza está respirando y nos hemos dado cuenta de los resultados de cuidar y ser respetuosos con el medio ambiente si ponemos de nuestra parte.

Esta pandemia acabará, y el daño que le hemos hecho al planeta también tiene que acabar. Es tiempo de educarnos, a nosotros mismos y a nuestras familias, para llevar un consumo responsable.

¿Qué es ser un consumidor responsable?

Un consumidor responsable es aquel que solo consume lo que necesita, sin excederse con las cantidades y sin pensar que cuanto más se compra más feliz se es.

Antes de salir de casa, los expertos recomiendan hacer una lista con esas cosas que tenemos que comprar, evitando así que la publicidad nos lleve a comprar cosas que, en realidad, no necesitamos y que finalmente, acabamos desperdiciando.

Para ser un consumidor responsable debemos fijarnos en la etiqueta de aquello que queremos comprar. Ahí aparecerá su composición, la calidad, la cantidad y los ingredientes que lleva. De esta forma podremos seleccionar esos alimentos más saludables.

En el etiquetado de cualquier producto alimenticio existen una serie de datos, que por normal general, deben aparecer en él:

  • La denominación del alimento.
  • La lista de ingredientes.
  • Ingredientes que puedan causar alergia o intolerancia y se utilice en la fabricación o elaboración del alimento.
  • Indicación cuantitativa de los ingredientes.
  • La cantidad neta.
  • La fecha de duración mínima o la fecha de caducidad.
  • Las condiciones especiales de conservación y de utilización.
  • El nombre o la razón social y la dirección de la empresa alimentaria.
  • País de origen o lugar de procedencia.
  • El modo de empleo.
  • El grado alcohólico en las bebidas con una graduación superior en volumen al 1,2%.
  • El lote.
  • Información nutricional.

Intenta escoger productos ecológicos

Los más recomendados son los productos ecológicos, ya que en ellos se utilizan sustancias y métodos naturales en lugar de productos de síntesis química para la prevención de enfermedades en los cultivos.

Poseen una gran calidad nutricional, pues emplean las técnicas de rotación de cultivos, lo que ayuda a romper con los ciclos biológicos de las plagas.

Además, consumir los productor de temporada, que van con su calendario natural, es una forma de ser un consumidor responsable que elige productos sanos, económicos y con más sabor.

En la producción ecológica no se utilizan productos modificados genéticamente, que se conocen como transgénicos. Ni para la producción agraria ni para la ganadera como alimentación.

En este tipo de producción, la crianza de animales tiene un crecimiento no forzados, con alimentos y medidas centradas en el bienestar animal. Además, cuentan con suficiente espacio de movilidad y acceso continuo al agua.

Todos estos factores de producción responsables ayudan a que se reduzca el estrés de los animales, ayudando a que no enfermen tanto y tengan una mejor salud.

Desde casa podemos comenzar a ser un consumidor responsable

Para ser un consumidor responsable no basta con seguir normas adecuadas de alimentación, sino que debemos de enfocarnos en lograr un ahorro energético, reciclar la basura, reutilizar, etc.

No podemos olvidarnos del uso responsable del agua. Y es que es un bien imprescindible para la vida, pero cada día más escaso. Debemos también tomar medidas para ahorrar en este recurso, pues es otra forma de conseguir sostenibilidad desde casa.

  • Cerrar los grifos cuando nos estemos enjabonándonos durante la ducha.
  • El WC no es un cubo de la basura. No todo se puede tirar por ahí. Además de acarrear problemas en nuestro hogar, el agua se contamina.
  • Revisar las instalaciones para evitar fugas.

Para seguir aprendiendo cómo ser un consumidor responsable el reciclaje es otro factor importantes. Debemos de clasificar las basuras y depositarlas en el contenedor adecuado.

  • Azul: papel y cartón.
  • Amarillo: plástico, bricks y metal.
  • Verde: vidrio.
  • Gris: residuos orgánicos

Según los datos conocidos, el ser humanos genera mucha más basura que la naturaleza recursos. A parte de que almacenar toda esa basura genera grandes problemas, contaminamos el planeta, agotando sus recursos, con su vida, y la nuestra también.

Si reutilizamos materiales, ahorramos en recursos naturales, no contaminaremos tanto y contribuiremos con la reducción del cambio climático.

Así que, pongámonos manos a la obra, y volvámonos un consumidor responsable, por nuestro propio bien y por el planeta, que es el único hogar que dejaremos a nuestros niños.

Añadir nuevo comentario