La vitamina D es muy importante para el correcto funcionamiento de nuestro organismo

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Fuentes de vitamina D

Lectura fácil

La vitamina D es un nutriente muy importante.

La vitamina D se encarga de:

  • Mantener la salud ósea
  • Del crecimiento celular
  • De la regulación del sistema inmune y cardiovascular de nuestro organismo

En caso de un nuevo confinamiento debes hacer lo siguiente:

  • Exponer la piel al sol durante 15-20 minutos en la ventana o terraza.
  • Si lleváis una dieta vegetariana, es recomendable consumir alimentos fortificados y suplementos de vitamina D3, por su mayor biodisponibilidad.
  • Por último, en la medida de vuestras posibilidades, mantened una actividad física frecuente, para mantener la fortaleza de vuestros huesos.

La vitamina D se encarga de mantener la salud ósea, del crecimiento celular o de la regulación del sistema inmune y cardiovascular de nuestro organismo.

Se puede decir que es fundamental, y es que, por ejemplo, aunque el calcio se encargue de fortalecer los huesos, este no podría hacerlo sin esta vitamina concreta.

Además, tal y como señalan Alexandra Alcorta y Pilar Vaquero, investigadora del CSIC, la deficiencia de este nutriente se relaciona con un mayor riesgo a contraer infecciones o enfermedades autoinmunes.

La importancia de la Vitamina D

Ambas investigadoras asocian la falta de este nutriente con la activación de mecanismos proinflamatorios, que promueven el depósito de grasas y triglicéridos en las arterias.

Asimismo, destacan en su artículo que la vitamina D es fundamental para regular la presión arterial y la función cardíaca.

Pero, ¿cómo y dónde podemos obtener este nutriente? Alcorta y Vaquero, del CSIC, nos señalan las fuentes principales en 20Minutos:

  • Luz solar: La mayor parte de este nutriente se obtiene a través de la exposición solar. Los expertos apuntan que tras 10-15 minutos tomando el sol, se obtiene la máxima producción de vitamina D.
  • Dieta y suplementos: También podemos adquirirla a través de la alimentación. La vitamina D2 se encuentra en alimentos de origen vegetal y la D3 en fuentes animales (pescado, huevos y lácteos). Con respecto a los suplementos para personas veganas o vegetarianas, esta vitamina se obtiene a partir de lana de oveja o de líquenes.

Deficiencia de la vitamina por causa del confinamiento

Las autoras apuntan que los niveles más bajos de vitamina D se registran a comienzos de primavera, pero este año justo cuando la gente podía salir a tomar el sol, no sorprendió el confinamiento.

Las científicas exponen que, al haberse podido reducir la actividad física, la salud ósea ha podido quedar afecta, cosa que pone a la población en riesgo de deficiencia de este nutriente esencial para el organismo.

Alexandra Alcorta y Pilar Vaquero del CSIC dan las siguientes pautas para ponerlas en práctica en caso de nuevos confinamientos:

  • En primer lugar, intentad exponer vuestra piel al sol durante 15-20 minutos en la ventana o terraza.
  • Si lleváis una dieta vegetariana, es recomendable consumir alimentos fortificados y suplementos de vitamina D3, por su mayor biodisponibilidad.
  • Por último, en la medida de vuestras posibilidades, mantened una actividad física frecuente, para mantener la fortaleza de vuestros huesos.

Algunos países, debido a su situación geográfica, dificultan la obtención de esta vitamina

Al contradictorio es que en los países del norte de Europa con latitudes superiores a 40ºN, los niveles de vitamina D en la población son más altos que en los países de la cuenca mediterránea.

Esto ocurre porque dichas comunidades consumen una mayor cantidad de alimentos enriquecidos con este nutriente además de otros suplementos.

Tal y como nos muestran las dos investigadoras, obtener la vitamina D a través del sol no resulta tan fácil, pues la producción de este nutriente en la piel, se rige por causas estacionales, la latitud, la hora del día, la pigmentación, la edad y el uso de protección solar.

Añadir nuevo comentario