Perder un año para salvar muchas vidas

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Año perdido por la crisis del coronavirus

Lectura fácil

El año 2020 va a ser un año perdido. 
La crisis del coronavirus ha paralizado todo.

Los centros educativos han cerrado,
las competiciones deportivas han sido aplazadas
y numerosos eventos se han cancelado.
Por ejemplo las Fallas o los San Fermines.

Sin embargo, el 2020 no va a ser un año perdido del todo.
Entre todos hemos permanecido unidos para salvar muchas vidas.
La población española permanece dentro de sus casas
para luchar contra el avance del coronavirus.

"Ante situaciones excepcionales, soluciones excepcionales", y así día a día. Esta es la frase que repito día a día aquí en mi puesto de trabajo.

Según nos vamos acercando al pico de esta pandemia en España, quede lo que quede, es cuando debemos ser realistas y plantear con perspectiva esta temporada, y saber que este año, lo tenemos que dar por perdido.

Colegios y universidades deben empezar el curso de nuevo pasado el verano

Pero el curso que empezaron en 2019. Esto se ha roto en marzo, cuando quedaba todavía mucho por delante. Y esto no se puede dejar en manos de la voluntad de las personas. Vivimos en una época en la que mucha gente lo está pasando regular. Mantener el nivel educativo desde casa es muy muy difícil, y sería un agravio el evaluar a todos por igual, sin saber las circunstancias que ha tenido cada uno, ni poder tenerlas en consideración. 

Se pierde un año, sí

Pero todos lo vamos a perder de una forma o de otra. Son los daños colaterales del COVID-19.

Fútbol, baloncesto, y demás ligas.. pues más de lo mismo, no va a tener sentido retomar nada, unirlo al verano, jugar dos campañas a la vez.

Serán campeonatos vacíos, y se empezará de nuevo en 2020, la liga de 2019, desde cero, perdiendo un año porque nos estamos dedicando todos a salvar vidas.

Y además, esta vuelta en el curso 2020-2021, no será normal. No creamos que va a ser normal, intentaremos convivir con una cierta normalidad pero me cuesta creer que en agosto o septiembre habrá estadios llenos, o que habrá aulas con 40 alumnos.

Los Juegos Olímpicos, deben aplazarse ya, y por dos años, con la seguridad de que se vuelva a la normalidad, esta normalidad de la que todos hablamos, pero que aún desconocemos.

[Puedes leer más artículos de Luis Pablo en este enlace]

Añadir nuevo comentario