El dolor de cabeza y la cefalea aumentan durante el confinamiento

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Primer plano de un hombre con sus dos manos sujetando la cabeza con gesto de dolor

Lectura fácil

El 75% de los neurólogos que atienden casos de dolores de cabeza
suprimieron su actividad presencial durante el estado de alarma.

El estudio “Impacto de la pandemia COVID-19 en la atención al paciente con cefalea en España”
ha evaludado el impacto de la pandemia por la COVID-19
en las estructuras asistenciales especializadas en cefaleas de nuestro país. 

La cefalea es uno de los síntomas neurológicos más frecuentes de la infección por COVID-19
y, en ocasiones, puede ser la única forma de presentación.
Constituye el motivo principal de consulta ambulatoria en Neurología.

En el 91,7% de los centros la actividad presencial cancelada se sustituyó por consulta telefónica.
El 95,8% de los encuestados afirmó que empleará material de protección personal en el futuro
y el 86% pretende incorporar en mayor medida la telemedicina.

El Grupo de Estudio de Cefaleas de la GECSEN acaba de publicar el estudio “Impacto de la pandemia COVID-19 en la atención al paciente con cefalea en España”. Se trata de un estudio transversal realizado durante la sexta semana del estado de alarma, con el objetivo de evaluar el impacto de la pandemia por la COVID-19 en las estructuras asistenciales especializadas en cefaleas de nuestro país y sobre cómo se prevé el futuro de estas unidades. El estudio, realizado con las aportaciones del 74% de los neurólogos responsables de las Unidades y Consultas de Cefaleas de diferentes hospitales españoles, cuenta con la representación de todas las Comunidades Autónomas.

La cefalea es uno de los síntomas neurológicos más frecuentes de la infección por SARS-CoV-2 y, en ocasiones, puede ser la única forma de presentación.

La infección por SARS-CoV-2, ha tenido un “enorme impacto” en los sistemas sanitarios. En nuestro país, la cefalea constituye el motivo principal de consulta ambulatoria en Neurología, es uno de los países con más casos notificados, según informa la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Resultados del informe presentado

La cefalea durante la pandemia en cifras: El 95,8% de los centros describieron limitaciones en la actividad presencial, un 60,4% mantuvo la consulta presencial preferente y el 45,8% los procedimientos urgentes. En el 91,7% de los centros la actividad presencial cancelada se sustituyó por consulta telefónica. El 95,8% de los encuestados afirmó que empleará material de protección personal en el futuro y el 86% pretende incorporar en mayor medida la telemedicina. La mayoría prevé un incremento en las listas de espera (93,8% en primeras visitas, 89,6% en revisiones y 89,4% en procedimientos) y una peor situación clínica de los pacientes. Finalmente, solo un 15% cree que su estructura asistencial se verá debilitada.

“La pandemia cambió de forma imprevista la atención médica en pocas semanas. Al dirigir la mayor parte de los recursos sanitarios a los pacientes infectados por SARS-CoV-2, la atención destinada al resto de enfermedades, entre las que se incluyen las neurológicas, se vio mermada. Además, la atención presencial a pacientes se redujo al mínimo para evitar la propagación de la infección y esto ha tenido un gran impacto en patologías crónicas”, señala la Dra. Sonia Santos, Coordinadora del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología.

“La Neurología abarca un elevado número de enfermedades crónicas, entre ellas las cefaleas. En España, la cefalea constituye el motivo de consulta más frecuente en las consultas de Neurología y además la cefalea tipo tensión y la migraña son consideradas como la segunda y tercera enfermedades más prevalentes en el mundo. Por esa razón, creímos conveniente realizar este estudio que además es la primera evaluación europea sobre la atención al paciente con cefalea durante la crisis COVID”.

Dra.Sonia Santos
Dra.Sonia Santos

Según se desprende del informe, casi un 96% de las Unidades y Consultas de Cefaleas españolas experimentaron alguna limitación en su actividad asistencial presencial debido a la pandemia de la COVID-19. Pero no todas las CC. AA. se han visto afectadas por igual. Desde la SEN se detalla que: aquellas con mayor incidencia acumulada de contagios han tenido porcentajes de cancelación de su actividad asistencial presencial mayores al 80%. Castilla-La Mancha, La Rioja, Castilla y León, Madrid, Galicia y Asturias, fueron las CC.AA. donde más se redujo la actividad presencial en la atención de las cefaleas. Pero en todo caso, esta fue una tendencia clara en todo el territorio español, donde, en conjunto, un 60% mantuvo consulta presencial exclusivamente para pacientes urgentes o preferentes y un 46% solo para los procedimientos urgentes.

El confinamiento de los pacientes fue el principal motivo para la suspensión de las consultas presenciales de cefaleas (un 77% de los casos), pero también por la necesidad de redistribuir el personal sanitario o por contagio de algún facultativo. Un 37,5% redistribuyó el personal sanitario en otras áreas de Neurología, un 48% en equipos de atención COVID, un 27% sufrió el contagio de algún facultativo adscrito a la consulta de cefaleas y un 29% el aislamiento de algún miembro para reducir la propagación del virus, lo que limitó la asistencia sanitaria.

El estudio muestra que el 75% de los neurólogos que atienden casos de cefalea tuvieron que suprimir la actividad presencial, por lo que las consultas presenciales se cancelaron o se sustituyeron por consultas telemáticas, principalmente a través del contacto con el paciente por vía telefónica o por correo electrónico. Aunque un 90% de las estructuras asistenciales encuestadas utilizaba ya algún sistema de telemedicina con anterioridad, durante la pandemia el 92% de las unidades realizó su actividad asistencial mediante consulta telefónica, el 35% mantuvo las modalidades de telemedicina existentes con anterioridad y un 52% aumentó las disponibles.

 Se interrumpe la investigación en cefaleas

La actividad investigadora se redujo o suprimió en la mayoría de las unidades. En el 98% de los casos se anularon las visitas de inclusión en ensayos clínicos y solo un 21% mantuvo visitas de seguimiento, de las que el 60% tuvo lugar de forma telemática.

“El incremento de la atención telemática parece que fue bien recibido por nuestros pacientes con cefalea, porque la gran mayoría de ellos conocía los riesgos de exposición a la COVID-19 y estaban dispuestos a reducir los desplazamientos a los centros hospitalarios. Así pues, la pandemia ha afianzado la utilidad de la consulta telemática en pacientes con cefalea, pero también ha puesto en evidencia la necesidad de mejorar el uso de la telemedicina mediante sistemas virtuales para la comunicación con los pacientes y otros profesionales sanitarios”, señala la Dra. Sonia Santos. Y es que un 64% de los neurólogos encuestados consideraban que la respuesta de los pacientes había sido favorable a la nueva situación, a pesar de que un 46% apreció un empeoramiento de la situación clínica de los pacientes que evaluó durante la pandemia.

A modo de conclusión

Como consecuencia de la pandemia, la actividad asistencial e investigadora en cefaleas se ha reducido de manera notable. Esto pone de manifiesto la necesidad de un incremento de la oferta de telemedicina en nuestros centros en un futuro cercano.

Añadir nuevo comentario