Un 32% de la población adulta española sufre algún tipo de dolor

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Dolor Neuropático, infografía

Lectura fácil

Cada 17 de octubre se celebra el Día Mundial Contra el Dolor. 

Esta es una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud,
cuyo objetivo es destacar la necesidad urgente de encontrar un mejor alivio
para el sufrimiento físico de enfermedades que causan dolor.

El dolor está presente en más del 50% de las consultas de atención primaria.
Una de cada cinco personas padecen dolor crónico de moderado a grave,
y una de cada tres no puede mantener una buena calidad de vida debido a las dolencias.

La International Association for the Study of Pain (IASP) puso en marcha en 2004 la iniciativa del Año Global Contra el Dolor en 2020 con el lema: “El alivio del dolor debe ser un derecho humano” y el objetivo de sensibilizar a gobiernos, instituciones públicas y privadas acerca de la necesidad de poner en marcha los recursos necesarios para apoyar la investigación, el diagnóstico y el tratamiento de la condición a nivel universal.

Este sábado día 17 de octubre, creamos conciencia sobre el Día Mundial del Dolor.

Al respecto, el doctor Fernando Cerveró, antiguo presidente de la IASP afirma que “su alivio, a través del estudio y desarrollo de nuevas y mejores terapias, es probablemente la actividad más ineludible que el personal sanitario debe realizar”.

Debido a su alta prevalencia en España, un 32% de la población adulta sufre algún tipo de dolor, y sobre todo en sus formas crónicas, actualmente, las consultas por esta condición suponen el 50% de las visitas a atención primaria y de ellas, un 25% son ya debidas al dolor neuropático, una afección neurológica que aparece como consecuencia de alteraciones del sistema nervioso.

La Organización Mundial de la Salud declara que: “esta cronicidad es una enfermedad y su tratamiento, un derecho humano”.

¿Qué sabemos del dolor neuropático?

“Aunque existe mucha variedad, el dolor neuropático se considera como uno de los peores dolores por la dificultad del tratamiento, por su enorme complejidad fisiopatológica, y por la forma tan intensa en la que lo experimentan los pacientes”, explica el Dr. Pedro Bermejo Velasco, Coordinador del Grupo de Estudio de Dolor Neuropático de la Sociedad Española de Neurología. “El dolor es una señal que envía el sistema nervioso para advertir de algo no anda bien, pero en el caso del dolor neuropático, éste no tiene ninguna función biológica, solo se produce por una disfunción del sistema nervioso que hace que se interpreten como dolorosos ciertos estímulos que en realidad no lo son”.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), más de 3 millones de personas en España lo padecen de tipo neuropático y un 77% lo padece de forma crónica. La Sociedad médica informa que, aproximadamente un 50% de los pacientes no responde al tratamiento prescrito, lo que conduce a una significativa pérdida de calidad de vida y a una limitación funcional acusada a lo largo del tiempo: el 85% de los pacientes presentan un deterioro significativo en su calidad de vida y más del 70% padece algún tipo de alteración psiquiátrica. La SEN indica que las patologías que más ven en consulta son por: trastornos del sueño, ansiedad o depresión.

“Con respecto al neuropático se caracteriza porque los pacientes experimentan, de una forma muy intensa, síntomas dolorosos similares a una corriente eléctrica o quemazón ante estímulos comunes. Además, a diferencia de otros tipos de dolor, el dolor neuropático no responde a los tratamientos analgésicos convencionales y es un dolor que tiende a convertirse en crónico: en más del 65% de los pacientes el cuadro de síntomas dura más de 12 meses”, señala el Dr. Pedro Bermejo.

¿Qué es una Unidad del dolor?

En estas unidades trabaja el equipo de profesionales de la salud especializados en la ayuda y cuidado de los pacientes con estas patologías. Tras recibir el diagnóstico, desde la Unidad, se propone al paciente un plan de tratamiento con el que intentar recuperar en la medida de lo posible el bienestar físico y emocional. La vida de antes, la vida sin esta situación crónica.

¿Cuándo acudir a esta Unidad?

A una Unidad de este tipo acuden fundamentalmente pacientes con problemas de columna –  lumbalgia, cervicalgia, dorsalgia, lumbociática, adversidades de la espalda operada o espalda fallida, radiculopatías…,sacralgias, dolor miofascial o cronicidad muscular  (contracturas persistentes que no se han aliviado con los tratamientos convencionales), etcétera.

También recurren a los médicos especialistas de esta Unidad, personas con la condición neuropática, neuropatía diabética, neuropatías periféricas, neuralgia postherpética, neuralgia del trigémino, …), con molestias severas por artritis o artrosis más frecuentemente en columna, hombros, caderas o rodillas.

Finalmente, estas Unidades, también se ocupan de los pacientes que sufren cronicidad mal controlada tras someterse a una intervención quirúrgica de cualquier tipo.

Añadir nuevo comentario