Envenenamiento de la fauna terrestre: cómo destruir ecosistemas autóctonos

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Víctimas del envenenamiento de la fauna también son los zorros

Lectura fácil

En España el envenenamiento de la fauna supone un grave problema.

Este uso ilegal del veneno se hace en contra de las especies depredadores de aves y mamíferos terrestres.

Así lo demuestra el último informe sobre el tema de las ONGs SEO BirdLife y WWF.

Esta acción ilegal acaba generando un impacto muy grave en la biodiversidad española.

Estos son los grupos de fauna más afectados:

  • Rapaces: buitre negro, buitre leonado, alimoche, quebrantahuesos, milano real.
  • Animales domésticos: mascotas de entornos urbanos.
  • Carnívoros terrestres: oso pardo, lobo ibérico, lince ibérico, zorro.

Además, muchas de las especies silvestres están en peligro de extinción.

Todos los años son víctimas del uso de cebos envenenados.

Esto es un tema serio porque España conserva las principales poblaciones de algunas de las rapaces enumeradas.

Por eso tenemos una gran responsabilidad como país y sociedad para evitar y luchar contra el veneno.

Aunque el último informe de las organizaciones dice que hemos mejorado bastante pero

que aún, debemos de seguir luchando contra este envenenamiento ilegal.

Tenemos que cuidar nuestra biodiversidad.

Un informe refleja las altas cifras de envenenamiento de la fauna que se están produciendo a lo largo de más de dos décadas. Dicho documento ha sido realizado por SEO/BirdLife y WWF.

Este informe recoge la evolución y los efectos en la fauna silvestre del uso ilegal del veneno con el fin de perseguir a los depredadores en España.

Para llevar a cabo este análisis se realizado un petición de información ambiental a todas las comunidades autónomas de España, sobre los datos relativos a los casos de envenenamiento de la fauna registrados entre 2013 y 2017.

Las muertes por envenenamiento de la fauna alcanzan la cifra de 21.260 animales en 25 años

Hay un registro total de 9.700 episodios de envenenamiento de la fauna, y cada uno ha dado lugar a la muerte de varios animales, y cabe destacar que se trata de un delito contra la fauna tipificado en el artículo 336 del Código Penal.

Se estima que solo han podido registrar una pequeña parte, pues según los datos de las comunidades autónomas, supondrían entre el 10 y el 15% de un dato real que puede llegar a superar los 200.000 animales muertos por envenenamiento.

Parece que no nos queremos dar cuenta, pero realizar esta acción ilegal acaba generando un impacto muy grave en la biodiversidad española.

Estos son los grupos de fauna más afectados:

  • Rapaces (35%): buitre negro, el buitre leonado, el alimoche, el quebrantahuesos o el milano real.
  • Animales domésticos (21%): mascotas de entornos urbanos.
  • Carnívoros terrestres (9%): oso pardo, lobo ibérico, lince ibérico o zorro.

Muchas de las especies silvestres están, en su mayoría, amenazadas, y todos los años son víctimas del uso de cebos envenenados, que tal y como comprobamos, también afecta a numerosas mascotas.

El informe de las ONG se centra más en el envenenamiento de la fauna silvestre. Esto es un tema serio porque España conserva las principales poblaciones de algunas de las rapaces enumeradas, por lo que nos encontramos ante una especial responsabilidad como país y sociedad de evitar y luchar contra el veneno.

Carbamato Aldicarb

Así se conoce al veneno más utilizado en España. Se trata de una sustancia prohibida desde el año 2007 y que aparece en el 40% de los episodios de envenenamiento de la fauna registrados.

El 24% de los casos presenta el uso del carbofurano (prohibido desde el 2008) y un 5% corresponde a la aplicación de la estricnina, prohibida desde el 1994.

El análisis refleja los puntos negros del veneno, que hacen referencia a los municipios con más casos de envenenamiento de la fauna entre el periodo comprendido de 1992 a 2017.

Tudela, Zaragoza, Bunyola y Albacete destacan. Por comunidades autónomas, destacan las que cuentan con mayor extensión territorial. La lista la encabeza Andalucía, seguida de Castilla y León, Castilla La Mancha, Cataluña, Aragón y Extremadura.

Un descenso por la labores de acción, pero que no deben de relajarnos, pues un problema que continúa persistiendo

Haciendo referencia al informe publicado en el 2016, podemos observar un descenso progresivo en los casos detectados de envenenamiento de fauna.

Esto se ha conseguido gracias al trabajo que se viene haciendo desde hace años para conseguir reducir que se cometa este delito.

Según las ONGs, España ha conseguido avanzar mucho en las dos últimas décadas, registrando una mejora de la situación y actuando con mejores herramientas, que el resto de países europeos, convirtiéndose en un referente internacional.

David de la Bodega, Responsable del Programa Legal de SEO/BirdLife apunta que: "el trabajo de instituciones, administraciones y de personas con una dedicación especial sobre este problema, ha resultado decisivo en estas dos décadas para poner límite al veneno. Todos han dedicado gran parte de su trabajo a terminar con esta amenaza para nuestra biodiversidad".

Por su parte, Carlos Cano, experto en lucha contra el veneno en WWF España, indica que “pese a los notables avances, el esfuerzo realizado aún no es suficiente con todavía un alto número de episodios y, además, se observa una cierta relajación de las instituciones y CCAA. Al mismo tiempo es preciso que Portugal se sume a esta tarea, ya que estas especies utilizan todo el territorio peninsular”.

Las administraciones públicas tienen que comprometerse

Desde WWF España y SEO BirdLife añaden junto al informe una serie de recomendaciones para que las administraciones públicas contribuyan con la mejora de la situación.

Ambas ONGs medioambientales creen que es clave e imprescindible la cooperación entre personas y regiones para impulsar la lucha contra el veneno, contando con el impulso del MITECO.

El envenenamiento de la fauna ha demostrado que la colaboración entre personas es una de las claves que nos ha llevado a ocupar el primer puesto de países del mundo que hacen frente con cierto éxito a esta problemática.

Añadir nuevo comentario