Una de cada tres personas espía el teléfono móvil de su pareja

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
29/04/2021 - 09:05
Manos con teléfono móvil / Pixabay

Lectura fácil

Nuestro teléfono móvil es, a día de hoy, el lugar donde recopilamos casi todos nuestros datos: nuestras conversaciones personales y laborales, la cuenta del banco, fotografías, la lista de la compra... Cada uno emplea su dispositivo para diferentes actividades, pero, quien más, quien menos, almacena cierta información que no comparte con sus conocidos.

Sin embargo, existen virus informáticos conocidos como stalkerware, que están destinados a espiar el móvil de una persona. Este virus consiste en un código malicioso que la gente utiliza para vigilar el móvil de sus parejas, el de sus empleados o el de sus hijos.

Sentencias condenatorias sobre ciudadanos que han terminado en la cárcel por espiar el móvil a sus parejas no son algo novedoso.  La más reciente, dos años de cárcel para una mujer por espiar el móvil de su marido. No obstante, aunque muchos conocen las implicaciones éticas de esta práctica, no todo el mundo sabe que espiar el móvil, el ordenador, los mensajes de WhatsApp o la cuenta de correo de alguien es un delito.

Lo que es delito no es tanto el hecho de espiar, sino más bien la propia vulneración de la intimidad de alguien. Aunque se pueda pensar que el simple hecho de acceder al móvil o la cuenta de correo de alguien, echar un vistazo y nada más, puede parece algo inocente, se trata de un comportamiento especialmente grave.

El móvil ha matado el aburrimiento, pero también está matando otro tipo de conceptos mucho más importantes, como las relaciones íntimas

Según un estudio desarrollado por la empresa de ciberseguridad Kaspersky, España es el quinto país europeo en el que más se utilizan virus stalkerware. Solamente superado por Alemania, Italia, Reino Unido y Francia.

En el análisis de Kaspersky señalan que 53.870 usuarios fueron víctima de este virus en 2020. Esta cifra es inferior a la que hubo en 2019, sin embargo, la compañía asegura que esto se debe a la pandemia de la Covid-19, ya que el empleo del código estaba subiendo hasta que llegó marzo y los confinamientos.

Este producto es cada vez más popular y supone un riesgo real a la privacidad de los que sufren sus daños. Lo únicamente necesario es tener acceso al dispositivo de la víctima para descargar una aplicación que contenga dicho virus.

El stalkerware se puede descargar en cualquier sistema operativo, pero normalmente los dispositivos Android son los más damnificados. A pesar de que Play Store, la tienda de aplicaciones oficial de estos móviles, prohibiesen la comercialización de apps con este código en 2020, en los navegadores hay páginas donde se pueden descargar las apk.

En muchos países es ilegal usar estas aplicaciones

Así como cualquier otra herramienta que registre la actividad de un individuo, sin el consentimiento de este o de la autoridad jurídica.

Para intentar evitar el riesgo de ser espiado, existen una serie de precauciones. Una de ellas es implantar claves de autenticación fuertes para evitar que alguien pueda tener acceso a tu móvil e instalar el software. Asimismo, en caso de compartir el dispositivo con alguien, se deberá prestar atención a lo que hace con él.

Motivos por los que no espiar el móvil de tu pareja

Una de las bases principales para que una relación de pareja funcione es la confianza. Cuando estás seguro/a de tu relación y confías en tu pareja, todo resulta funcionar con más facilidad, en cambio, si hay conflictos y problemas con este tema en concreto, puede desencadenar muchas discusiones y malestar entre ambos/as.

Por desgracia, aún se dan muchos casos en que, uno o los dos componentes de la pareja rastrean y espían el móvil del otro, a veces a escondidas, en busca de signos de infidelidad. Esta situación demuestra una falta de confianza importante en la pareja, pero muchas personas lo consideran como algo típico y normal que pone a prueba su amor y confianza. Sin embargo, existen otras que lo consideran como un ataque a la libertad y a la intimidad de la persona. Recientemente, hemos podido escuchar o leer que espiar el celular de tu pareja puede ser un delito de violencia de género, ¿será verdad? En este artículo de Psicología-Online lo resolveremos y veremos 6 motivos por los que no espiar el móvil de tu pareja.También te puede interesar: Qué hacer cuando tu pareja está todo el día con el móvilÍndice

  1. ¿Espiar el teléfono de tu pareja es delito?
  2. Motivos por los que no revisar el celular de tu novio o novia
  3. ¿Cómo actuar si tu pareja esconde el teléfono?
  4. ¿Qué hacer si desconfias de tu pareja?

¿Espiar el teléfono de tu pareja es delito?

El Ministerio de Salud, Asuntos Sociales e Igualdad, en el 2017, puso en marcha una campaña para concienciar a los jóvenes y adolescentes para erradicar una de las manifestaciones de violencia de género más comunes en esta población, la violencia de género digital, que engloba acciones como controlar, censurar, acosar y espiar a tu pareja mediante el teléfono móvil, entre muchas más. Cabe recordar que acceder a las conversaciones privadas de tu pareja, seas hombre o mujer, ya sea de WhatsApp u otras redes sociales, quebranta el artículo 197 de la ley orgánica 10/1995 del Código Penal sobre los Delitos contra la intimidad y por lo tanto, constituye un delito de revelación y descubrimiento de secretos con penalizaciones económicas y de prisión de uno hasta cuatro años.

Desgraciadamente, tienden a ser denuncias poco frecuentes en la justicia española debido a que existe un desconocimiento general de que este tipo de comportamientos puedan llegar a ser un delito, además, al involucrar a la justícia en estas situaciones, se pueden ver afectadas otras personas del entorno que actuarían como testimonio, provocando así situaciones incómodas y desagradables para ambos/as, es por este motivo que, no es muy común encontrarnos con denuncias de este tipo.

Sin embargo, es necesario hacer un trabajo informativo y de concienciación a la población más joven, ya que, normalmente, son los que tienden a reproducir más frecuentemente estas actitudes y comportamientos. Se les debe comunicar que estas acciones son consideradas como un delito y que, las consecuencias pueden llegar a ser muy duras.

Motivos por los que no revisar el celular de tu novio o novia

  • Delito: como acabamos de ver, revisar el teléfono móvil de otra persona es un delito de revelación y descubrimiento de secretos y se considera violencia digital.
  • Pérdida de confianza: tu pareja, si sabe que le espías su móvil podría desconfiar de ti y perder toda la confianza que ha depositado en vuestra relación.
  • Falta de respeto y de educación: es una conducta que va en contra de la privacidad e intimidad de la persona.
  • Tendrás pensamientos negativos recurrentes: si desconfías de tu pareja, lo más efectivo que podrías hacer sería hablar con él/ella y comunicarle tus inseguridades.
  • Entrarás en una rueda obsesiva: si te has acostumbrado a espiar el móvil de tu pareja, cada vez que le suene el teléfono o una notificación, estarás atento/a y nervioso/a y te frustrarás al ver que, en ese momento, no puedes saber quién le habla.
  • Tendrás más ansiedad.

¿Y si tu pareja oculta el teléfono?

  1. Primero de todo, tenemos que actuar con tranquilidad para evitar que la situación se ponga tensa y acabe en una fuerte discusión.
  2. Podrías hablar de una forma sincera y asertiva con tu pareja para manifestarle tus preocupaciones.
  3. Le puedes preguntar también, de forma comprensiva si te está ocultando alguna cosa.
  4. La confianza es vital en una relación de pareja y, si no hay una buena comunicación entre ambos/as y además, aparecen conductas como estas, puede llegar a perjudicar la relación, la autoestima, la confianza y la salud mental de los/as dos.

Será castigado con una pena de prisión de seis meses a dos años o multa de tres a dieciocho meses el que, sin estar debidamente autorizado, produzca, adquiera para su uso, importe o, de cualquier modo, facilite a terceros, con la intención de facilitar la comisión de alguno de los delitos a que se refieren los apartados 1 y 2 del artículo 197 o el artículo 197 bis:

a) un programa informático, concebido o adaptado principalmente para cometer dichos delitos; o
b) una contraseña de ordenador, un código de acceso o datos similares que permitan acceder a la totalidad o a una parte de un sistema de información
.

Añadir nuevo comentario