Feijoó e Íñigo Urkullu podrían revalidar sus presidencias

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Feijoó logra la cuarta mayoría absoluta / El País

Lectura fácil

Las elecciones de Galicia y País Vasco dejan dos claros ganadores.

Galicia es territorio popular. Feijoó consigue su cuarta mayoría absoluta.
Con 41 diputados seguirá cuatro años más de presidente en la Xunta de Galicia.

El Partido Nacionalista Vasco gana con claridad en el País Vasco.
Sin embargo, tendrá que pactar para llegar a gobernar.
Sólo tiene dos opciones matemáticas o Bildu con 22 representantes o el Partido Socialista con 10 representantes.

Alberto Núñez Feijoó e Íñigo Urkullu podrán renovar sus cargos. El presidente de la Xunta gallega, el popular Alberto Nuñez Feijoó revalida su cargo gracias a una nueva mayoría absoluta. Galicia es la única mayoría absoluta que le queda al Partido Popular y Alberto Núñez Feijoó es comparado en la “terra” de Rosalía de Castro con un modelo contemporáneo de Manuel Fraga, ya que el actual presidente de la Xunta revalida el cargo por cuarta vez.

El ya presidente de la Xunta declaró a sus fieles: “Sé por qué nos habéis votado y para qué. Estoy aquí para cumplir con mi deber, como el primer día de un mandato. No quería una Galicia dividida en partidos y menos entre bloques irreconciliables. Pondré todo de mi parte para cumplir”.

El Partido Popular logra 41 diputados en el Parlamento gallego

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Nuñez Feijoó ha repetido su resultado con respecto a hace cuatro años. En Marea que consiguió 14 diputados en 2016 ha desaparecido del Parlamento. El gran beneficiado de todo ello es el Bloque Nacionalista Galego. Los nacionalistas suben 13 escaños a costa de la Marea y el escaño restante se le lleva el Partido Socialista de Galicia que comanda Gonzalo Caballero.

Esta legislatura tendrá por tanto tres partidos en la cámara autonómica, el Partido Popular que podrá seguir haciendo y deshaciendo sin problemas, BNG con 19 diputados y con cuatro menos, el PSdeG. VOX y Ciudadanos no llegaron a pasar el corte. La formación que comanda a nivel nacional Santiago Abascal consiguió más de 26.000 votos, sin embargo, pese a conseguir el 2% de los sufragios no consiguió escaño.

Por encima de VOX, se encontró Galicia en Común con más de 50.000 votos que tampoco consiguió representación. Ciudadanos, la formación naranja que en Galicia dirige Beatriz Pino consiguió 9719 votos por debajo de los votos nulos y los votos en blanco que alcanzan las 25.000 papeletas.

VOX entra por primera vez en el Parlamento Vasco

La noticia sorpresa en las elecciones vascas es que VOX consigue irrumpir en el Parlamento Vasco. La formación de Santiago Abascal consigue un representante, el de VOX Álava, la diputada Amaia Martínez Grisaleña.

Sin embargo, el claro ganador de las elecciones es el PNV del lehendakari Urkullu. Los nacionalistas vascos han conseguido 31 diputados cerca de la mayoría absoluta (38).

Urkullu y Ortuzar celebran la victoria del PNV / El Diario Vasco
Urkullu y Ortuzar celebran la victoria del PNV / El Diario Vasco

Para poder continuar en la Lehendakaritza, Íñigo Urkullu podrá pactar con EH Bildu que tiene 22 asientos o con el PSOE que tiene 10 representantes. Respecto a los resultados anteriores, los escaños de EH Bildu han ido a parar al PNV. La formación que lidera Inés Arrimadas se consuela con entrar de la mano del Partido Popular en el Parlamento Vasco bajo la confluencia que lidera el vizcaíno Carlos Iturgaiz. Sin embargo, el Partido Popular ha perdido cuatro asientos durante esta convocatoria electoral, uno menos que Elkarrekin Podemos que se sitúa con 6 en el Parlamento Vasco.

El Parlamento Vasco apenas sufre cambios

Si analizamos provincia por provincia en el País Vasco con respecto a la última convocatoria electoral, podríamos concluir que el gran perdedor de estas elecciones en los dos territorios (Galicia y País Vasco) es Podemos. La Marea Gallega se ha diluido en el Parlamento Gallego, mientras que en Euskadi ha perdido 5 parlamentarios.

En Vizcaya han perdido dos representantes entre 2016 y 2020. En Álava han perdido otros dos y el último parlamentario se le ha llevado la formación de Santiago Abascal. El representante que han perdido en Guipúzcoa ha servido para mantener con vida a la confluencia de derechas formada por PP+Cs y, por arriba, PNV y EH-Bildu han sumado un representante más respectivamente 10 y 9 tras obtener 9 y 8 en 2016.  

2020-07-13

Añadir nuevo comentario