Los laboratorios siguen volcados en la búsqueda de la vacuna contra el coronavirus

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Los laboratorios siguen volcados en la búsqueda de la vacuna contra el coronavirus

Lectura fácil

Los laboratorios siguen en la búsqueda de la vacuna contra el coronavirus

y aunque ya han comenzado algunos ensayos clínicos,

los expertos avanzan que la vacuna puede tardar alrededor de un año en descubrirse.

La investigación española se puso en marcha

mucho antes de que empezara el confinamiento en España. 

La ciencia es global y la búsqueda de fármacos y vacunas

contra el coronavirus que afecta a la mayoría de países

es un objetivo común de muchos de equipos.

Tres días después de que se acordara el decreto

que establecía el estado de alarma, el Gobierno aprobó 30 millones de euros

para la ciencia.

Los laboratorios siguen en la búsqueda de la vacuna contra el coronavirus. Y aunque ya han comenzado algunos ensayos clínicos, los expertos avanzan que la vacuna puede tardar alrededor de un año en descubrirse.

La ciencia se afana en conseguir la vacuna contra el COVID-19

Todas las miradas están puestas en estos momentos en la ciencia, en que encuentre el antídoto para poder parar la crisis en la que estamos envueltos.

La investigación española se puso en marcha mucho antes de que empezara el confinamiento en España: la ciencia es global y la búsqueda de fármacos y vacunas contra un coronavirus que afecta a la mayoría de países es un objetivo común de decenas de equipos que para ello, además, se aprovechan de la tecnología puntera existente.

La ciencia en España

Desde que se detectaron los primeros casos en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, China, la comunidad científica se afana por buscar tratamientos pero, primero, por escudriñar el nuevo coronavirus porque solo así, conociendo su evolución, genética y su actividad en las células humanas se puede afinar en las soluciones.

Pocas veces la ciencia ha sido tan protagonista. Para las sociedades científicas, médicas, universidades y centros de investigación, esta pandemia ha puesto de manifiesto, como muy pocas veces antes, el papel relevante de la ciencia, junto con el sistema de salud, en la obtención e interpretación de datos y en proponer estrategias para obtener soluciones.

Valencia y Barcelona se adelantan

Tanto en el conocimiento del SARS-CoV2 como en el desarrollo de tratamientos y posibles vacunas participan desde el inicio investigadores españoles; por ejemplo, un equipo de la Universidad de Valencia y de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio) obtuvo los genomas completos del coronavirus de varios pacientes en España.

También lo hicieron desde Barcelona, en el Hospital del Vall d’Hebron; un esfuerzo que se comparte y se suma al que está haciendo la comunidad internacional por averiguar más sobre la transmisión del virus o cómo este ha ido cambiando a medida que se extiende.

La vacuna no estará lista antes de un año

Por el momento, no hay ninguna vacuna ni medicamento antiviral específico para prevenir o tratar el Covid-19, aunque sí se pueden aliviar los síntomas. En España hay varios equipos, entre ellos los del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), que trabajan por el desarrollo de la vacuna y todos los implicados coinciden en que todavía es pronto. La vacuna no estará lista antes de un año.

Y es que aunque EEUU y China hayan comenzado a ensayar en humanos prototipos de vacuna estos son aún candidatos y los ensayos clínicos llevan su tiempo, al menos tres fases que hay que ir superando.

Ya han comenzado los ensayos clínicos

Además de la investigación de la vacuna, también en España se han puesto en marcha ensayos clínicos con medicamentos que se han empleado en el tratamiento del ébola, la malaria o el sida.

Los experimentos con algunos medicamentos, como en el caso de remdesivir o la hidroxicloroquina, han empezado en fase III (la última de las etapas de los ensayos clínicos antes de ser aprobados por las agencias reguladoras), lo que, según los expertos consultados, puede suponer ventajas porque acotaría los tiempos.

Los investigadores también buscan nuevos test

Los científicos españoles están también centrados en el diagnóstico. Por ejemplo, desde el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología, la profesora del CSIC Laura Lechuga lidera un proyecto que pretende ofrecer un nuevo dispositivo basado en nanotecnología biosensora óptica que permitirá detectar el coronavirus en unos 30 minutos, directamente a partir de la muestra del paciente y sin necesidad de realizar análisis en laboratorios.

Por otro lado, el Comité Español de Matemáticas ha puesto en marcha Acción Matemática contra el Coronavirus con el objetivo de predecir anticipadamente el número de contagios, de fallecidos o las altas. Participan más de 200 grupos o investigadores de manera individual con el reto de ayudar en la toma de decisiones.

30 millones de euros para la ciencia

Tres días después de que se acordara el decreto que establecía el estado de alarma, el Gobierno aprobó 30 millones de euros para la ciencia, una “partida importante” dentro de “un primer paquete de ayudas” para hacer frente a esta emergencia: “estamos atentos a las necesidades de los investigadores, subrayó entonces el ministro.

Han pedido a través de un comunicado conjunto que se garanticen los recursos e instrumentos suficientes para que la ciencia pueda desempeñar con “la solvencia necesaria” su papel investigador y de asesoramiento a las autoridades en la actual crisis de la COVID-19: aumento sostenido y regular de la financiación y desplegar una red de asesoramiento científico “independiente y transparente”.

Añadir nuevo comentario