Las empresas ya no pueden pagar salarios diferentes a hombres y mujeres en puestos equivalentes

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Las empresas ya no pueden pagar salarios diferentes a hombres y mujeres en puestos equivalentes

Lectura fácil

El Gobierno ha confirmado esta semana

que habrá sanciones de hasta 187.000 euros para las empresas

que no reduzcan la brecha salarial de género

en base a las normas sobre transparencia retributiva y planes de igualdad.

Así lo dijo la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz

durante su intervención en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros

del pasado martes en el que se aprobó los reglamentos

que desarrollan las auditorías salariales y los planes de igualdad en las empresas.

Se considerará infracción muy grave el no contribuir a reducir la diferencia salarial

entre hombres y mujeres,

lo que conllevará una sanción de hasta 187.000 euros.

En esta línea, el Gobierno aclaró que las empresas dispondrán de 6 meses

para adaptarse al principio de transparencia retributiva y al de registro de planes de igualdad.

El Gobierno ha confirmado esta semana que habrá sanciones de hasta 187.000 euros para las empresas que no reduzcan la brecha salarial de género en base a las normas sobre transparencia retributiva y planes de igualdad.

Brecha salarial de género: Sanciones de hasta 187.000 euros

Así lo dijo la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz durante su intervención en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado martes en el que se dio luz verde a los reglamentos que desarrollan las auditorías salariales y los planes de igualdad en las empresas.

Se considerará “infracción muy grave” el no contribuir a reducir la diferencia salarial entre hombres y mujeres, lo que conllevará una sanción de hasta 187.000 euros, señaló Díaz.

En esta línea, el Gobierno aclaró que las empresas dispondrán de seis meses para adaptarse al principio de transparencia retributiva y al de registro de planes de igualdad.

No pueden se pueden recibir salarios diferentes en puestos equivalentes

Asimismo, las empresas de más de 50 trabajadores deberán tener un registro retributivo en el que incluir los valores medios de los salarios, los complementos salariales y las percepciones extrasalariales de la plantilla desagregados por sexo.

Deberán establecerse en el registro retributivo de cada empresa, convenientemente desglosadas por sexo, la media aritmética y la mediana de lo realmente percibido por cada uno de estos conceptos en cada grupo profesional, categoría profesional, nivel, puesto o cualquier otro sistema de clasificación aplicable.

Por su parte, las empresas de 50 o más trabajadores deberán elaborar en el marco de la negociación colectiva y aplicar planes de igualdad. Si el resultado del diagnóstico pusiera de manifiesto la infrarrepresentación de personas de un sexo determinado en determinados puestos o niveles jerárquicos, los planes de igualdad deberán incluir medidas para corregirla. Estos planes deberán registrarse obligatoriamente en el registro de convenios colectivos.

Es una herramienta para evitar las diferencias retributivas

Díaz defendió que estas dos normas suponen una “herramienta” para los trabajadores que les permitirá conocer si hay diferencias retributivas en puestos equivalentes, dado que las reclamaciones acerca de la desigualdad retributiva por género son “muy escasas” y señaló que, si las hay, con estas normas “se altera la carga de la prueba” y habría una “vía” para poder defender que no haya esas diferencias.

De momento, dijo que no se puede apuntar un objetivo en términos de reducción de diferencia salarial mientras no se despliegue la norma y destacó que “va a cambiar la filosofía de la empresa y en términos económicos tendrá efectos porque supondrá mayores ingresos para el Estado y tendrá repercusión en la cuantía de las pensiones de las mujeres.

Las diferencias salariales son discriminatorias

“A partir de hoy se acabó que hombres y mujeres puedan recibir salarios diferentes” por puestos equivalentes y “cualquier diferencia retributiva que pese en atención a las diferencias de categorías profesionales, de grupos profesionales del tipo que fueren pueden alterar la carga de la prueba y ser un indicio de discriminación, remarcó.

Por su parte, la ministra de Igualdad, Irene Montero, dijo que la brecha salarial de género en España es del 22 % y explicó que “solemos pensar que la brecha está en el salario base, pero no es la mayor fuente de desigualdad. Lo son los complementos retributivos”.

A su juicio, “se valoran menos los trabajos, habilidades y competencias tradicionalmente asociadas a los roles femeninos y se valoran más los tradicionalmente asociados a los roles de la masculinidad”, concluyó Montero.

2020-10-14

Añadir nuevo comentario