¿Cuál es el papel de los niños en la transmisión del coronavirus?

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Coronavirus: ¿Transmiten los niños menos el virus?

Lectura fácil

Desde que empezamos a descubrir las características del nuevo coronavirus 

los expertos han dicho que los niños podrían ser los que más contagien

y los que menos sufran el virus,

pero a día de hoy sigue sin haber consenso entre los científicos al respecto.

En la actualidad se están llevando a cabo varias investigaciones

para ver si los niños contagian el virus

con la misma fuerza que los adultos.

Si se descubriera que los niños contagian 

menos que los adultos,

se podrían relajar algunas de las medidas

de seguridad e higiene en relación al coronavirus.

Desde que empezamos a descubrir las características del nuevo coronavirus, los expertos han dicho que los niños podrían ser los que más contagien y los que menos sufran el virus, pero a día de hoy sigue sin haber consenso entre los científicos al respecto.

¿Son los niños una fuente de contagio?

"Varios artículos acerca del COVID-19 y los niños y adolescentes señalan que se contagian en menor medida que los adultos, que cuando lo hacen sus síntomas y procesos infecciosos son menos graves y que podrían tener menor capacidad de contagio", han asegurado desde Educación.

Por su parte, la ministra de Educación, Isabel Celaá, ha insistido en varias entrevistas a diferentes medios de comunicación que "cuanto menor es el niño, menor posibilidad tiene de transmitir el virus", pero desde el Ministerio aseguran que "la literatura médica y científica es todavía limitada".

El coronavirus y la vuelta a las aulas

Todo apunta a que la incertidumbre viene porque la mayoría de los estudios que citan se han realizado durante el confinamiento, sin que los niños convivan con otros y con los colegios cerrados, por lo que aún no se sabe con certeza cuál será la actuación de virus.

Los expertos y la ciencia buscan respuestas a por qué la COVID-19 ataca menos a los niños, se contagian menos y sufren menos las consecuencias, cómo transmiten el virus entre ellos o con los adultos y en qué medida.

Los niños desarrollan menos síntomas

La mayoría de las investigaciones coinciden en una conclusión: los niños desarrollan menos síntomas y los que los tienen son menos graves que en los adultos, aunque también apuntan de que eso no implica necesariamente que tienen menor poder de transmisión del virus.

El problema es que como la mayoría de los casos en niños no tiene síntomas, eso no motiva la búsqueda de diagnóstico proactiva como sí pasa en los adultos, que vas al médico.

Los niños no expresan la infección de manera clínica

Que los niños tengan mocos no es motivo suficiente para ir a buscar cuidados médicos o hacerles el test, por eso hay un sesgo de detección importante. Es muy probable se infectan de manera parecida, pero como no expresan la infección de manera clínica, no se les está diagnosticando. Podría ser que se infecten igual, pero de manera diferente.

Los menores de 20 años tienen la mitad de posibilidades de infectarse que los adultos, y los síntomas clínicos solo se manifiestan en el 21%, según un estudio publicado en Nature. Aunque los expertos creen que, aunque los niños contagiados tienen menos probabilidades de desarrollar síntomas clínicos, podrían ser capaces de transmitir el virus a otros.

¿Los niños contagian igual que los adultos?

Aunque los niños sufran menos la enfermedad y no tengan síntomas, sí que pueden contagiar igual que los adultos, aseguran algunos estudios. Uno de los factores clave es que los niños tienden a hacer más contactos sociales que los adultos y, por tanto, en igualdad de condiciones, deberían contribuir más a la transmisión que los adultos, sugiere el estudio de Nature.

El problema es que los cierres de escuelas disminuyeron potencialmente la transmisión entre los niños, pero no está claro hasta qué punto. Por eso consideran clave resolver esta duda antes de realizar acciones enfocadas en los menores.

Si no contagiaran igual se podrían relajar algunas medidas

En la actualidad, las investigaciones van encaminadas a saber cuál es la capacidad de transmisión de los niños. Se ha partido de que los niños contagian igual que los adultos para ser cuidadosos, pero en el caso de que no fuese así, las medidas de seguridad e higiene se podrían relajar de cara al curso que viene en las escuelas.

Es complicado llegar a una conclusión por el confinamiento y las medidas tan exigentes que se están tomando en la actualidad. Sí que hay algunos casos internacionales de colegios que han abierto y han tenido que volver a cerrar al descubrir que los niños son buenos transmisores del coronavirus, pero aún se está estudiando en profundidad.

Añadir nuevo comentario